¿AYUDAS EN NUESTRA LABOR? ¿HAY COPYRIGHT?
1. Difunde los enlaces del SISS en redes, grupos, medios, etc. (asegurarás la difusión de una información correcta sobre SQM y temas relacionados); 2. Hazlo conforme a nuestra licencia de Creative Commons "Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada" (+info: final de página) y con un link operativo y visible a la entrada o imagen cuya información difundas. Imágenes de la responsable del SISS: sólo bajo petición y permiso escrito. 3. DOCUMENTOS EN PDF: divúlgalos SIN ALTERAR, y DENTRO de su enlace original del SISS (NO de Scribd, etc.).
SPAM
Empresas y similares: por abuso continuado en el pasado no se publicarán intentos de aprovechar nuestro trabajo (gratuito) para dejar autopropaganda (lucrativa). Tienes la opción de ser patrocinador nuestro.

31 diciembre 2014

ÁNGEL, FUNDADOR DE FOX-FIBRE: nuestro pensamiento para él en esta última entrada de 2014 (in memoriam)

Febrero de 2014. Brasil
Ángel Sánchez Egea, fundador de Fox Fibre (Fox Fibre® Colorganic®, ahora Organic Cotton Colours), nos dejó el 13 de julio, según me comentaron.

Me ha sido imposible comunicároslo hasta ahora (y aún sigo “resistiéndome” a hacerlo), porque no me lo creo. No es posible pensar en Ángel como alguien que “pasó”, que “ya no está”. Y tampoco como “otra persona más” —de los miles de millones que ha visto nacer y ha acogido este Planeta—, o como alguien que vivió, y en su brevedad mortal (como la de todos), pasó como un suspiro. Un suspiro, de tantos, dentro de la Historia de la Tierra y de la inmensidad del Universo. Me resisto a que una vida tan valiosa para todos y que tanto ha aportado y podría seguir aportando haya partido. Me resisto también a que alguien que luchó de forma tan valiente, denodada, pasional y positiva, en una guerra de años, durísima, y que lo dejaba exhausto, no la haya ganado.

Cuánto daño hacen las películas con finales felices, o las frases hechas dichas sin pensar donde se supone que si uno es “bueno”, lucha, y es “positivo”, al final tarde o temprano siempre tiene “su recompensa” porque es lo “justo”. Pero no. La vida es la vida, para todos. Ni más, ni menos. Y por ello, los finales “felices” (que ni son “finales”, ni son eternos) son tan aleatorios, como los negativos.

Más bien somos un cúmulo de momentos buenos (si es que los sabemos percibir y disfrutar como tal), y no tan buenos (que de no poder solucionarlos, hay que percibir como temporales, como todo lo demás). Y junto a ellos, nuestra consciencia, valoración y disfrute de las pocas o muchas situaciones o “destellos” que tengamos la suerte de tener a nuestro alcance, más que pensar en objetivos futuribles para "poder ser felices" (como que nos toque la lotería, o que factores externos vayan a solucionar muestros problemas).
Febrero de 2014. Brasil
Ángel era consciente, entre otras cosas, de su temporalidad y de la de todo, y por ello su empeño en “usar” su tiempo en el Planeta para intentar contribuir en ser parte activa de la solución, no del problema. Por ello, en un tiempo en que la gente desconocía lo que significaba la palabra “ecología” (y dedicarse a algo relacionado con ello era objeto de mofa en el sector del textil), Ángel decidió apostar por ser pionero en ello abriendo las puertas a esta otra forma de hacer las cosas creando una pequeña empresa de ropa ecológica, que además, tenía como plus algo que hoy día sigue siendo innovador: fabricar la ropa que vendía; y sin tinte alguno, con una variedad de algodón que naturalmente era de color, y cuidando todo el proceso de confección para que el resultado final siguiera siendo ecológico 100%.
Fox Fibre, empresa ecológica fundada por Ángel

Le apasionaba lo que hacía (se notaba), y lo que esto significada: un beneficio real para el Planeta y para las personas, sobretodo para las enfermas. Esta idea la antecedía incluso a la de su propio (y lógico) beneficio personal. Era ético, era honesto. Me comentaba (dentro de lo poco que podiamos comunicar, por nuestra salud) que lo que le gustaba de mí es que éramos los dos muy parecidos en el tema de la ética. Luego, con el tiempo, resultó que también teníamos muchas similitudes en la forma de ver y de enfocar la vida, porque yo también había decidido en su momento "emplearla" —como él quiso hacer con la suya—, en intentar poner el tiempo que tenga por vivir en trabajar para un bien común, más que para mí misma. Porque es lo justo, y porque si se quieren cambiar las cosas hay que empezar por uno mismo y predicar con el ejemplo, Vivir así (cada uno analizando honestamente sus capacidades para poder actuar de forma meditada en el ámbito en que sea más útil), creo que es mucho más reconfortante y apasionante, que hacerlo mirándose el ombligo mientras intentamos tranquilizar nuestras conciencias con frases justificadoras como, "es que no puedo cambiar nada”, "¿qué voy a hacer yo?", “no sé qué hacer”, “ya lo harán otros”, “es caro”, "no tengo tiempo"...

Ángel, además de en el tema ecológico fue pionero también en su apoyo a las personas con sensibilidad química múltiple (SQM). Desde antes de que el "colectivo" tuviera conciencia de tal, él ya conocía esta enfermedad, apoyaba a sus enfermos y se preocupó por saber algo que por entonces no preocupaba a casi ninguna empresa: si lo que él hacia podía ayudar a sobrellevar el día a día a las personas con SQM, si podía aliviar su sintomatología. Era una preocupación real, honesta.

Por eso me entristece especialmente que se fuera sin saber del reconocimiento de la SQM en España (y en un margen tan escaso de tiempo entre ambos sucesos). En los últimos meses en que se apretó el trabajo al respecto lo tuve en mente, sonriéndome a mí misma pensando en lo mucho que se alegraría cuando supiera de ello si todo salía bien. Pensaba si adelantarle algo, pero no soy de dar por hecho nada antes de que salga por completo, y aún faltaban cosas... Cómo se hubiera alegrado del reconocimiento.
16 de noviembre de 2013 (Madrid)

Hasta el final estuvo activo haciendo cosas, incluso durante la quimioterapia. En su último año, ya muy delicado, viajó en noviembre de 2013 a Biocultura-Madrid para dar una charla (gracias sinceras a los que fuisteis a ella; y también a los que no estábais en la ciudad, pero os movilizásteis para difundir el evento para que otros fueran). Durante ese viaje, además hizo la asepsia para poder venir a verme. Fue la segunda y última vez que lo vi. Ángel es una de las únicas cinco personas que sin ser un medio de comunicación, en todos estos años que llevo conviviendo con la SQM tuvo el interés y generosidad de querer hacer la asepsia para venir a verme.

A los pocos meses (en febrero de 2014), aún lo debilitado que estaba por los muchos meses de quimioterapia (que a su vez repercutió en su cadera), tuvo la osadía de viajar a Brasil. Quería presenciar in situ los inicios de la nueva etapa de Fox Fibre en el proyecto iniciado de cultivo de algodón orgánico y sostenible con implicación de familias campesinas. Ante mi preocupación por un viaje tan largo y complejo su comentario fue tan natural como espontáneo: si le tenía que pasar algo le pasaría igual estuviera donde estuviera. Creo que los dos sabiamos que no era esa toda la cuestión. Al cabo de un rato, tras una mención velada a nuestro carácter mortal y un silencio, le dije: "A ver si lo voy a pasar yo peor que tú si te pasa algo". A lo que él respondió, en tono guasón: “¡Pues seguramente!”. Él era consciente —y así lo expresaba— de haber vivido una existencia feliz, de tener una familia que le quería que estaba haciendo todo por él, que dentro de la impersonalidad médica estaba siendo bien atendido, y que él vendería cara la derrota —de producirse—, porque aunque cada vez estaba más cansado y no veía un retroceso en la enfermedad, estaba luchando todo lo que estaba en su mano. También era consciente de haber intentando hacer las cosas lo mejor posible durante su vida. Transmitía serenidad y aplomo.
16 de noviembre de 2013. 15:00 h. Charla "El algodón engaña". Biocultura-Madrid
Ya admiraba su humanidad, ética y forma de ser; pero tras saber de su enfermedad hace unos años, se añadió mi admiración por la fortaleza, serenidad y entereza con la que hizo frente a su posible desaparición. Y desde planteamientos tan honestos. Es un miedo difícil de manejar ante algo que la sociedad oculta, rechaza hablar de ello convirtiéndolo en un tema tabú, no te prepara para ello, le incomoda incluso que se muestren "emociones" al respecto ante una pérdida, e incluso si le preguntas a algún psicólogo va a intentar también obviar. Sólo una vez —como humano—, Ángel mostró temor.

Ángel ya no está en este Planeta en el que seguimos viviendo aún los que lo recordaremos en nuestro existir (una existencia durante la que nos seguiremos moviendo cual pequeñas hormigas, la mayoría sin ni siquiera caer en la cuenta de que cada segundo gastado no vuelve). En este espacio, Ángel pervivirá y estará con nosotros. Su generosidad le llevó a seguir preocupado hasta el final por las personas con SQM, y en concreto por mi situación y salud personal.

Ha sido un placer y un honor conocerte.
Un abrazo, Ángel. Y otro para tu familia.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

11 comentarios:

Morgan Le Fay dijo...

No conocía a este hombre bueno, gracias por contarme/ contarnos cosas de su labor. Que descanse en Paz

Pilar Pérez dijo...

No puedo más que agradecerte enormemente el gesto que has tenido para con Ángel. Echaba de menos que alguien le hiciera alguna mención como él se merece y reconociera su labor para con los demás… GRACIAS!
Te conocí de la mano de Ángel y sé de la admiración y el cariño que él te tenía. Le seguiremos echando de menos, pero sé que cuando alguien pasa por tu vida para darle un poco más de sentido, es imposible que caiga en el olvido.

María José Moya dijo...

Hola Pilar, no sabes cómo agradezco tu comentario: tanto porque conociste a Ángel (y por tanto puedes saber cómo era, y hablar de él de primera mano -como lo has hecho-), como por todo lo que comentas...

Entre ambos la admiración era mutua. Porque Ángel era (me cuesta mucho hablar de él en pasado) una persona íntegra, buena, coherente y empática para con la gente.

Y no lo digo porque ya no esté y "haya que hacer un panegírico" (yo no soy de eas personas), sino porque es cierto: lo decía antes, lo mantengo ahora, y lo seguiré diciendo mientras viva (a menos que me dé algo que me anule mentalmente).

Sinceramente pienso que dentro del sector de la Ecología se le debería homenajear / recordar de algún modo, tanto por lo mucho que hizo rompiendo moldes y esquemas mentales en sus comienzos en este tema y a lo largo de todo su trayecto; como por la entrega de tantos años a estos temas.

Ahora se dan por sentadas cosas, y es "fácil" encontrar productos eclógicos; pero antes, era algo insólito. Incluso ahora, el modelo ecológico propuesto por Ángel sigue siendo innovador, más "ecológico" que la media de lo que se comercializa como tal (porque la ley lo permite), y con unas perspectivas que siguen siendo rompedoras (en donde Ángel no miraba sólo los aspectos sociales, a la hora de producir y vender; sino los valores sanitarios, y una preocupación sincera por ciertas enfermedades -sobretodo la SQM- que hasta hace poco nadie valoraba, y aún menos el productor/comerciante a la hora de relacionar sus productos con la salud del consumidor).

carolina sanchez de viala dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carolina sanchez de viala dijo...

Hola MªJosé,
Soy Carol, la hija menor de Ángel. No he podido contenerme las lágrimas de la emoción al leer tu escrito y vuestros comentarios, igual que Pilar os envio mis más sinceros agradecimientos por este reconocimiento tan merecido a la labor de mi padre, y a él como persona única (como todos), pero con una humanidad y carismo tal que faltan palabras para expresar y que seguramente puede suscitar incredulidad si es dicho por una hija suya, pero es así. Siento su presencia como si no se hubiese ido, y cuando me siento sucumbir en la desesperación, pienso en su luz y alegría y se me pasa. Así que yo tampoco, como tu MJosé,puedo referirme a él como algo del pasado, además algunos acontecimientos curiosos o "sobrenaturales" que ocurrieron poco después de su fallecimiento, hacen que me autoreafirme a esta percepción, yo no creía demasiado en estas cosas, al igual que él, sinembargo mi padre estaba conectado con algo especial que no era de este mundo,.. y gracias a esta percepción tengo fuerzas para seguir adelante.
Reitero mis más sinceros agradecimientos a ti (que por cierto, oí hablar mucho de ti a mi padre), a Santi y a Pilar (y seguramente muchos otros), por creer en su trabajo, y en él como persona, y sobretodo por la estima y admiración que le profesasteis.
Un fuerte abrazo
Carol

María José Moya dijo...

Hola Pilar, no sabes cómo agradezco tu comentario: tanto porque conociste a Ángel (y por tanto puedes saber cómo era, y hablar de él de primera mano -como lo has hecho-), como por todo lo que comentas...

Entre ambos la admiración era mutua. Porque Ángel era (me cuesta mucho hablar de él en pasado) una persona íntegra, buena, coherente y empática para con la gente.

Y no lo digo porque ya no esté y "haya que hacer un panegírico" (yo no soy de eas personas), sino porque es cierto: lo decía antes, lo mantengo ahora, y lo seguiré diciendo mientras viva (a menos que me dé algo que me anule mentalmente).

Sinceramente, pienso que dentro del sector de la Ecología se le debería homenajear / recordar de algún modo, tanto por lo mucho que hizo rompiendo moldes y esquemas mentales en sus comienzos en este tema (y a lo largo de todo su trayecto); como por la entrega de tantos años a estos temas.

Ahora se dan por sentadas cosas, y es "fácil" encontrar productos ecológicos; pero antes, era algo insólito. Incluso ahora, el modelo ecológico propuesto por Ángel sigue siendo poco usual, más "ecológico" que la media de lo que se comercializa como tal (porque la ley lo permite), y con unas perspectivas que siguen siendo rompedoras (en donde Ángel no miraba sólo los aspectos sociales, a la hora de producir y vender; sino los valores sanitarios, y una preocupación sincera por ciertas enfermedades -sobretodo la SQM- que hasta hace poco nadie valoraba, y aún menos el productor/comerciante a la hora de relacionar sus productos con la salud del consumdor).

Pero además de todo esto, era su forma de ser, de ver la vida su transparencia... Un ser humano como pocos, realmente.

María José Moya dijo...

Querida Carol, no sabes lo que me ha emocionado leer tus palabras. Ha sido como si Ángel se hiciera presente a través de ti. Eres un cachito de él en el planeta, y por tanto a través de ti y de todos los que lo recordaremos, está ahí.

A pesar de que ya han pasado algunos meses desde que partió, como explico, no consigo hablar ni pensar en él en “pasado”: su vida, su ímpetu, sus ganas y pasión por vivir (y hacerlo de forma tan consciente), su inteligencia y cultura, su ética e integridad, su juventud interna y externa (a través de la mirada, la fluidez verbal, los tipos de sonrisa, la gesticulación, la flexibilidad mental), su modestia, su gran vitalidad y ánimo aún mermado de forma tan cruel e “injusta” (aunque la Vida no sea ni justa ni injusta), ese magnetismo, ese halo, esa bondad, esa positividad que desprendía cuando le vi en noviembre de 2013 cuando vino a Biocultura-Madrid y pasó a visitarme… ¿Cómo voy a hablar de una persona tan excepcional, y a la que además por ende le profesaba tanto afecto y admiración, en pasado?.

Esta entrada-homenaje la quería haber escrito antes, mucho antes; pero cuando hay implicados sentimientos es difícil poder ordenar las ideas para darles un curso. Por otro lado, estaba la sensación de que cuando la escribiera, de algún modo haría palpable la realidad de que ya “no está”, no sólo para quien la leyera, sino para mí.

Por ello era difícil.

Tras conocer la noticia, además, me quede en shock. Durante más de una semana no me comuniqué con la única persona que entra a mi casa (mi ayuda domiciliaria), ni me interesé en darle las pautas habituales, ni nada.

Imagino tu dolor y siento mucho el sufrimiento que te está causando. No hay palabras de consuelo que puedan darse en estas circunstancias. Sólo el tiempo -dicen- logra algo parecido (el tiempo, y el pensar que tuviste la fortuna de poder conocer y disfrutar de una persona buena, cariñosa y excepcional, como padre, algo que no está al alcance de muchos)…

Carol, te envío un afectuoso abrazo (y otro cálido para tu hermana y tu madre),

carolina sanchez de viala dijo...

Querida Maria Jose,
Mejor descripcion de mi padre de la que tu has hecho aqui, impossible. Me has vuelto a emocionar otra vez. Otra vez agradezco tus palabras, y que hayas sido tan conciente de la energia tan calida y brillante que emana mi padre. Qualquier cosa que pueda hacer cuenta o contar conmigo. Afectuoso abrazo.Carol

Amparo Bárcenas dijo...

Lo siento, siempre duele saber que se van personas buenas de este mundo.

D.E.P.

carolina sanchez de viala dijo...

Muchas gracias, Amparo

Amparo Bárcenas dijo...

No me des las gracias Carolina, ojalá no hubiese que dar este tipo de noticias y menos de personas buenas y honradas.

Ánimo a toda la familia y un dulce abrazo.

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo