CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

21 mayo 2020

14º ANIVERSARIO DEL SISS (2006-2020).- Cumpliendo años en medio de una pandemia mundial por una nueva enfermedad: la covid-19

Cubículo donde tiene que vivir María José Moya, responsable del SISS, a causa de sus enfermedades ambientales

UNA NUEVA ENFERMEDAD EN EL PLANETA: LA COVID-19

El ser humano se ha visto sobrepasado por la emergencia de salud internacional que está viviendo desde que, a finales de 2019, se vio afectado por una nueva enfermedad.

La covid-19 (que así se llama), surge como consecuencia del problema medioambiental que el humano viene causando en el planeta desde hace más de un siglo. Es altamente contagiosa.

Apareció en la ciudad china de Wuhan, y China informó de ella a la OMS en enero, que a su vez declaró la emergencia internacional el 30 de enero, y el estado de pandemia el 11 de marzo.

La enfermedad se extendió rápidamente, y esto ha obligado al confinamiento de gran parte de la población mundial y a la reducción de la actividad humana a la mínima vital.

En la actualidad, este es el contexto que sigue vigente en la mayoría de países.

La consecuencia positiva de ello es el respiro temporal que está suponiendo para el planeta. La Naturaleza ha aprovechado (su flora y su fauna) para mostrar la fuerza con la que podría regenerase si le diéramos una oportunidad, lo que podría mitigar en algo la emergencia climática imparable en la que vivimos. Pero apenas hay conciencia de lo común. Sólo individualismo e intereses económicos (unas veces maquillados, y otros no)

A día de hoy, el ser humano sigue luchando contra el covid-19.

LAS PERSONAS CON  SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE (SQM) Y/O ELECTROSENSIBILIDAD (EHS) EN TIEMPOS DE LA COVID-19

¿Y esto qué tiene que ver con nuestro espacio? Todo. En medio de la pandemia de la covid-19, las personas con sensibilidad química múltiple (SQM) tenemos un panorama aún más difícil e incierto que antes de esta pandemia, porque los gobiernos, las administraciones y gran parte de la ciudadanía, en vez de optar por valorar priorizar las formas de asepsia contra el virus de la covid-19 que son efectivas para destruir el virus de la covid-19, pero que no supondrían un problema secundario de salud a diversos colectivos como el de las personas con SQM (entre otros, como el de los asmáticos, los alérgicos, los pacientes de EPOC, los que padecemos migrañas, etc.), se están llevando a cabo fumigaciones sistemáticas con lejía y/o productos con fragancias, y además de forma continua, e incluso diaria.

Las personas con electrosensibilidad (EHS) tampoco lo tenemos fácil. El motivo es el aumento del uso de las tecnologías inalámbricas de la gente y empresas alrededor nuestro, por el confinamiento. Lamentablemente, no se promueve la tecnología saludable, es decir, por cable u otra que no sea invasiva con los espacios públicos y privados de forma indiscriminada.

Todo ello está siendo agotador. Más si cabe si las energías y la salud del enfermo ya eran muy limitadas antes de la covid-19.

A ello se suma la frustración y el efecto psicológico que supone, para personas que se ven obligadas a vivir encerradas por su SQM y/o EHS desde hace años, y pegadas a una mascarilla, el continuo bombardeo de mensajes de los medios de comunicación con las consignas de: “Ya falta un día menos”, “Ya queda menos”, “Un día más, un día menos”, “Piensa en lo que harás cuando vuelvas a salir”… Eso, día tras día, escuchándolo machaconamente personas cuyas duras condiciones de confinamiento, y vivencias con sus mascarillas, no supondrán variación alguna antes, durante y después del confinamiento por la covid-19:
  • Antes del confinamiento mundial ya llevábamos muchos años teniendo que vivir encerrados (pero de verdad. Es decir, sin “paseos”, sin salidas a la calle de vez en cuando, sin ningún tipo de alivio, sin contacto con alguien…);
  • Durante el confinamiento internacional, tanto las personas con covid-19, como la población en cuarentena por este motivo, tienen una comprensión, apoyo y solidaridad social, administrativa, mediática y del entorno, que una persona con SQM o EHS no ha tenido, ni tiene, ni tendrá (ni de lejos) con ellos, a pesar de que nuestro confinamiento no se reduce a permanecer encerrados temporalmente, sino de forma permanente, y conviviendo a diario con una situación compleja en que nuestras viviendas tienen que permanecer herméticamente cerradas para evitar que entren sustancias del exterior que nos afecten, y con una sintomatología continua, difícil de sobrellevar;
  • Tras la cuarentena, o cuando esta se vaya relajando, los enfermos de SQM y/o EHS graves seguiremos confinados, y por supuesto, usando mascarillas, como llevamos años obligados a ello, y sin que la sanidad nos las subvencione (ni esto, ni nada de lo que por nuestras enfermedades nos vemos obligados a utilizar en nuestras vidas diarias).

LA AUTORA DEL SISS EN ESTE CONTEXTO

En mi caso, llevo confinada desde 2006; y de esos 14 años, algunos sabéis que los últimos los he pasado viviendo en un cubículo de 3 m x 1,5 m, que además no tiene la altura suficiente para poder ponerme de pie, ni tampoco espacio para permanecer sentada. Pero es el único sitio que tengo lo suficientemente adaptado a mis patologías para que la sintomatología no acabe siendo insoportable.

A ello se suma una situación personal complicada desde 2016.

Así las cosas, y añadiendo a lo anterior las dificultades que está provocando, en mi vida diaria, el esfuerzo de llevar a cabo las acciones necesarias para intentar no contagiarme de covid-19; sumado a los problemas de salud que me están suponiendo las fumigaciones continuas que por esta enfermedad están realizando en la localidad donde vivo (que ha venido computando el mayor número de casos de toda España), disculpad que en estos dos meses y medio últimos me haya sido imposible actualizar mi espacio, a pesar de haber puesto todo mi empeño en ello (pero sin éxito). Es la primera vez que ha ocurrido en los 14 años de existencia del Servicio de Información sobre Sensibilidad Química Múltiple (SISS), pero realmente mi salud y circunstancias no dan para más.

En todo caso, os comunico que en este tiempo, poco a poco, he estado creando una entrada sobre la covid-19, para publicárosla pronto. Por supuesto, fundamentada en fuentes sólidas. Creo que en estos momentos es prioritario ofrecer esta información, dada la cantidad de gente que está muriendo por covid-19 en todos los continentes, y la que está enfermando y recuperándose pero sin que nadie sepa aún qué posibles secuelas podrían quedarles. Parte de estos contagios se están produciendo porque no conocen la información básica sobre este problema, sea porque no la han buscado activamente (por ej. para saber cómo ponerse bien una mascarilla), o sea por la intoxicación informativa promovida por los intereses creados surgidos alrededor de este asunto (algo que, desafortunadamente, pasa en cualquier cuestión).

¿QUIERES CONTRIBUIR A LA SUBSISTENCIA DE ESTE ESPACIO REALIZANDO UNA DONACIÓN? ¿CONOCES A ALGUIEN QUE LE GUSTARÍA SER PATROCINADOR/A?

Arriba a la izquierda de este espacio tenéis a vuestra disposición un marco donde aparece un número de c/c para quien desee realizar alguna aportación, en forma de donativo, para que la labor que desde aquí se hace pueda continuar. En el mismo sitio tenéis, además, un botón de PayPal que tiene la misma finalidad (aunque sinceramente, si no tenéis preferencias respecto a una u otra opción, decir que la segunda es menos aconsejable que la primera porque una parte importante de cada donación que se haga por esa vía se la queda PayPal).

Otra forma en que podríais apoyar es siendo patrocinador/a del espacio, o hablar de él a profesionales, tiendas, empresas, bancos de ética reconocida, medios de comunicación alternativos, etc., que creáis que podrían estar interesados, para que lo sean (lamentablemente, a causa de mi estado de salud esto es algo que no me es posible hacer por mí misma, por lo que agradezco cualquier ayuda al respecto). A los que estén interesados por favor, pasadles el siguiente enlace para que me contacten.

Muchas gracias por seguir leyendo, difundiendo y sustentar este espacio pionero sobre sensibilidad química múltiple y temas relacionados.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

25 febrero 2020

AGUA POTABLE.- Un macroestudio en 26 países de la UE, que cubrió el 75 % de su población de 2005 a 2018, muestra que el 5 % de los casos europeos de cáncer de vejiga se deben al agua del grifo (ISGlobal. 2020)

Los trihalometanos son compuestos que se generan después de desinfectar el agua
con productos químicos

Biomedicina y salud: salud pública
QUÍMICOS EN EL AGUA POTABLE SE ASOCIAN CON UN 5 % DE LOS CASOS DE CÁNCER DE VEJIGA EN EUROPA

Un macroestudio analiza por primera vez la presencia de trihalometanos en el agua del grifo de 26 países de la Unión Europea, entre ellos España, y su impacto en la salud. Los resultados indican cómo 6.500 casos anuales de cáncer de vejiga en Europa pueden ser atribuibles a dicha exposición.

Más de 6.500 casos anuales de cáncer de vejiga en Europa pueden ser atribuibles a la exposición a trihalometanos (THM) en el agua potable, lo que representa cerca del 5 % del total de casos europeos de cáncer de vejiga. Es una de las conclusiones de un macroestudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por “la Caixa”, que ha analizado por primera vez la presencia de estos compuestos químicos en el agua del grifo de 26 países de la Unión Europea.

Los trihalometanos son compuestos que se generan después de desinfectar el agua con productos químicos. Estudios previos ya habían asociado la exposición a largo plazo ­–que tiene lugar tanto por ingestión, inhalación o por absorción dérmica– con un mayor riesgo de cáncer de vejiga.

Esta nueva investigación, publicada en la revista Environmental Health Perspectives, se propuso recoger los niveles recientes de trihalometanos en el agua potable municipal europea y estimar la carga de cáncer de vejiga atribuible.

“El mayor desafío ha sido la recopilación de datos de trihalometanos representativos en todos los países de la UE”, explica Cristina Villanueva, investigadora de ISGlobal y coordinadora del estudio, que anima a optimizar “la disponibilidad de estos datos que deberían ser de fácil y rápido acceso”.

El equipo científico envió un cuestionario a las organizaciones encargadas de la calidad del agua municipal para recoger información sobre la concentración de trihalometanos totales e individuales (cloroformo, bromodiclorometano, dibromoclorometano y bromoformo) en el agua del grifo, red de distribución o planta de tratamiento.

Esta información se complementó con otras fuentes de información disponibles –datos abiertos, informes, literatura científica, etc.–. Se consiguió obtener los datos de trihalometanos de 2005 al 2018 de 26 países de la Unión Europea –todos menos Bulgaria y Rumanía donde la información era menos extensa–, cubriendo el 75 % de la población.

Los resultados indicaron grandes diferencias entre países. El nivel medio de trihalometanos en el agua potable en todos los países estaba por debajo del límite reglamentario europeo –la media fue de 11,7 µg/L cuando el límite permitido es de 100 µg/L–, aunque los niveles máximos sí que sobrepasaron los límites en nueve países (Chipre, España, Estonia, Hungría, Irlanda, Italia, Polonia, Portugal, Reino Unido).

Iro Evlampidou, primera autora del artículo, destaca que esta investigación “es de especial interés para los países que registran altos niveles medios de concentraciones de trihalometanos en el agua del grifo".

ASOCIACIÓN CON CÁNCER DE VEJIGA

Asimismo, se estimaron los casos de cáncer de vejiga atribuibles mediante un cálculo estadístico que relacionaba los niveles medios de trihalometanos con la información internacional disponible de las tasas de incidencia de la enfermedad en cada país.

En total, se estimaron 6.561 casos de cáncer de vejiga por año atribuibles a la exposición a trihalometanos en la Unión Europea. Los resultados mostraron grandes diferencias entre países. España (1.482 casos) y Reino Unido (1.356 casos) representaron el mayor número estimado de casos atribuibles, en parte debido a la alta incidencia de cáncer de vejiga o la elevada población de estos países.

En cuanto al porcentaje de casos atribuibles de cáncer de vejiga por la exposición a trihalometanos, Chipre (23 %), Malta (17 %), Irlanda (17 %), España (11 %) y Grecia (10 %) fueron los países que mostraron los porcentajes más elevados. En el extremo opuesto, se encontraban Dinamarca (0 %), Países Bajos (0,1 %), Alemania (0,2 %), Austria (0,4 %) y Lituania (0,4 %).

“En los últimos 20 años se han realizado esfuerzos importantes para reducir los niveles de trihalometanos en diversos países de la Unión Europea, incluyendo España. Sin embargo, los niveles actuales en ciertos países aún podrían conducir a una carga considerable de cáncer de vejiga que podría evitarse mediante la optimización del tratamiento del agua, desinfección y prácticas de distribución, entre otras posibles medidas”, valora Manolis Kogevinas, investigador de ISGlobal.

El equipo científico recomienda que los principales esfuerzos para reducir los niveles de trihalometanos se dirijan a países con niveles más altos. Así, el estudio estima que si los 13 países que tienen el promedio más elevado redujeran los niveles a la media de la UE, el número estimado de casos atribuibles disminuiría un 44 %, con 2.868 casos menos por año.

Fuente: Agencia SINC (15/01/2020)


¿QUIERE SABER MÁS SOBRE ESTA INVESTIGACIÓN?

Si desea más detalles sobre este estudio acceda a los siguientes enlaces:

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

03 febrero 2020

5G: la contaminación electromagnética que no permitirá "ni un rincón libre para los electrosensibles”, ni que las personas y el planeta puedan evitar sus riesgos

Tecnología 5G

El sábado 25 de enero de 2020 se produjeron concentraciones en más de 30 países, localizadas en alrededor de 200 ciudades, para pedir una moratoria, tanto terrestre como espacial, en la implantación de la tecnología 5G. El origen de esas acciones fue el llamamiento internacionalStop 5G on Earth and in Space” firmado por más de 100.000 personas de 200 países, de los que 2.000 son científicos, 1.400 médicos, 4.000 ingenieros, 2.200 enfermeras, 2.500 psicólogos y 1.200 organizaciones.

Entidades como Ecologistas en Acción y la asociación ecológica Vida Sana se han hecho eco de estos eventos, en sendos artículos, y en ellos han ofrecido información sobre la tecnología 5G que, por su interés, resumo a continuación:


DATOS SOBRE EL 5G Y REACCIONES EN ESPAÑA A SU IMPLANTACIÓN

1. La tecnología 5G, o red inalámbrica de quinta generación (5G), es el escalón siguiente a sus predecesoras: el 2G, el 3G y el 4G.

2. El 5G se suma a las redes anteriores (2G, 3G, 4G y wifi), es decir, se acumulará a las radiofrecuencias artificiales ya presentes.

3. Su despliegue por las empresas de telecomunicaciones mundiales, con el apoyo de los gobiernos, ya se ha iniciado.

4. El 5G supone “un salto cualitativo con grandes riesgos para la salud y el planeta” -1- porque, como recuerda Ecologistas en Acción, “la radiación de radiofrecuencias ha demostrado ser perjudicial para los seres humanos y el medio ambiente” -2-. No en vano, “la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) y el Consejo de Europa, entre otros organismos, han advertido ya de los riesgos de la exposición a radiofrecuencias, así como de la especial vulnerabilidad a dicha exposición de las personas electrohipersensibles, niñas y niños, embarazadas y personas de edad avanzada o con enfermedades crónicas” -2-.

A pesar de ello, sin embargo, la tecnología 5G se ha ideado para que su funcionamiento, cuando esté completamente implementado, necesite de un fuerte y generalizado dispositivo que abarque todo el planeta desde dos áreas:
  • Un despliegue terrestre, que necesitará la implantación de millones de nuevas antenas, la utilización de ondas de super alta frecuencia milimétricas, una emisión a alta potencia, y una distancia entre antena y antena que no supere los 100-200 metros (por lo que los operadores utilizarán el mobiliario urbano público para ello, como las farolas, las marquesinas o los semáforos); y
  • Un despliegue espacial, que “prevé el lanzamiento de 50.000 satélites” -1- que “rodearán la Tierra a diferentes altitudes para diversos fines de telecomunicaciones, pero principalmente para la entrega de Internet”, y “que darán una cobertura total a toda la superficie del planeta, frente a los 2.000 que existen ahora” -1-.
Pero la mayoría de las frecuencias previstas para el despliegue terrestre prácticamente no han sido utilizadas antes; y no se conocen sus consecuencias en un uso masivo e intensivo, a medio y a largo plazo, aunque “las pocas investigaciones sobre los efectos de este tipo de radiación apuntan a importantes efectos biológicos, de origen no térmico, que podría tener grandes repercusiones sobre el equilibrio ecológico del planeta” -1-.

En cuanto al lanzamiento de satélites, que ya ha empezado, se está haciendo “sin ningún estudio previo” -1-, ni previsión sobre sus posibles riesgos e impacto ambiental. Además, los astrónomos advierten de que “un número tan grande de objetos emisores de radio podría hacer imposible la radioastronomía” -2-, pues produciría “una transformación del espacio alrededor de la tierra de tal calibre que impediría la observación del universo” -1-.

En conclusión, “la implantación del 5G incrementará masivamente la exposición a la radiación de radiofrecuencia (RF) de las telecomunicaciones” -2-, aumentando “los niveles de radiación por miles de veces, según los especialistas” -1-, y sin garantía alguna para la salud pública y el medio ambiente. Ello, con el fin de "transmitir las enormes cantidades de datos requeridos para Internet” -2-. Por tanto, “el despliegue del 5G constituye un temerario experimento sobre la humanidad y el medio ambiente” -2-.

5. En España, diversas organizaciones se sumaron a los eventos internacionales antes mencionados, para pedir una moratoria en la implantación de la tecnología 5G. Además, objetaron formalmente al Plan 5G del gobierno con argumentación científica, y piden que se tengan en cuenta las observaciones y requerimientos de la Resolución del Defensor del Pueblo del 21 de agosto de 2019, que reconoce lo siguiente:
  • El gobierno no ha hecho una evaluación ambiental previa del Plan 5G, ni de los proyectos piloto derivados del mismo, por lo que no cumplen con la ley de evaluación ambiental.
  • No es justificable la negativa del Ministerio de Economía y Empresa (desde enero de 2020 Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital) a hacerla, porque al evitar consultar el borrador del Plan 5G y los borradores de los proyectos piloto 5G al órgano ambiental correspondiente, ignoró diversos artículos de la Ley 21/2013, de Evaluación Ambiental. Además, diversas asociaciones se lo solicitaron durante el trámite de información pública del Plan 5G.
  • En los proyectos piloto que se están llevando a cabo se va a utilizar una banda de frecuencias para la que aún no se han fijado los límites de exposición seguros, lo que es contrario al principio de precaución, y
  • No se ha prestado una atención especial a las personas que padecen electrosensibilidad, ni en el Plan 5G, ni en los Proyectos Piloto, como pide el Defensor de Pueblo y determina la Resolución 1815 del Consejo de Europa.
Por tanto, como advierte Ecologistas en Acción, “el plan no tiene la preceptiva evaluación ambiental estratégica ni una evaluación de impacto en la salud”, por lo que pide al Ministerio “la revisión de oficio del Plan Nacional 5G y de todos los actos que se han aprobado en desarrollo del mismo”; y además, junto con miles de personas y profesionales de todo el mundo, exige a los gobiernos “que se paralice el despliegue de esta red inalámbrica mientras no se demuestre que este producto es inocuo” -2-.

Mientras tanto, Ecologistas en Acción señala que “varios organismos internacionales están evaluando la exposición humana en el próximo escenario de exposición 5G, a la vez que científicas y científicos del NTP [nota del SISS: National Toxicology Program] analizan esta tecnología” -2-.

.................
-2- Ecologistas en Acción. Piden detener el despliegue del 5G. 24/01/2020.


Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo