¿QUIERES AYUDAR EN LA LABOR DE DIVULGACIÓN DEL SISS? ¿HAY COPYRIGHT?
1. Conviértete en activista difundiendo los enlaces del SISS en redes, grupos, medios, etc. para asegurar la difusión de una información correcta sobre SQM y temas relacionados; 2. Hazlo conforme a nuestra licencia Creative Commons "Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada" (+ info: final de página); y con link operativo y visible a la entrada o imagen cuya información difundas. Imágenes de la responsable del SISS: sólo bajo petición y permiso escrito. 3. DOCUMENTOS EN PDF: divulga SIN ALTERAR y DENTRO de su enlace original en el SISS (NO desde Scribd, etc.).
SPAM
Empresas y similares: no se admite intentar aprovechar nuestro trabajo (gratuito) para dejar autopropaganda (lucrativa). El abuso continuado en el pasado ha provocado que ya NO se publiquen. Tienes la opción de ser patrocinador nuestro.

26 julio 2014

EL PAN, UN PRODUCTO QUE HA DEJADO DE SER NATURAL: lo que le quitan, lo que le ponen

pan casero
El aumento de casos de alergia al gluten apunta a los cambios en las semillas de trigo y en la producción
“EL PAN HA DEJADO DE SER UN PRODUCTO NATURAL”
La industrialización en la producción de semillas y harinas ha hecho que este producto básico haya cambiado radicalmente

Ana Álvarez. Redacción
“Hace tiempo que el pan empezó a morir. Aparca en las tiendas sus pálidos cadáveres, ataúdes cortados en rodajas”, sentenciaba el sociólogo Jesús Ibáñez en Por una sociología de la vida cotidiana (1994). El pan tiene hoy el poder de despertarnos nostalgia y recuerdos de otro tiempo en que sus propiedades eran otras.

¿Qué ha cambiado? Para empezar, el trigo. Las semillas no son las mismas. Han sido hibridadas hasta conseguir el mayor rendimiento posible y la mayor resistencia. No es algo nuevo. El agricultor siempre había seleccionado sus semillas, eligiendo las más fuertes, las más grandes, para ser plantadas nuevamente. “En los años 50 y 60, había ingenieros agrónomos que ya buscaban aumentar la producción del trigo, pero eran ingenieros independientes que trabajaban para las diputaciones, para el Estado… Y estaban en contacto con las panaderías, con el consumidor. Los trigos híbridos que sacaron entonces son buenísimos. Ahora hay ingenieros muy buenos que trabajan en centros de mejora, pero que están sometidos. Tienen que sacar el trigo que demanda la industria. Hay un dinero para la investigación que ponen las empresas. No pueden sacar lo que ellos quieren”, explica Víctor García, del proyecto de recuperación de semillas antiguas Triticatum. El objetivo de estas variedades híbridas de hoy es aumentar la productividad. El resto de cuestiones pasa a un segundo plano.

A partir de ahí, la harina es refinada para garantizar una mayor duración, retirando de ella las partes susceptibles de deteriorarse. “La industria harinera separa primero la cubierta del grano con un proceso denominado descascarillado, para evitar que la harina tenga salvado. Después separa el germen con otro tratamiento para evitar que los aceites de éste obstruyan los turbotamices. De esta forma, el resultado es el fantasma de la harina”, denuncia Irais, biólogo y productor.

El germen del trigo contiene lípidos muy nutritivos y proteínas asimilables, pero su enorme valor para la industria cosmética y dietética lo convierte en un producto demasiado valioso para ser malgastado en el pan. Por su parte, el salvado aporta las propiedades oligopéptidas (sabor y olor) y la fibra. Retirando ambos, el producto resultante está compuesto de almidón y gluten, al que se le añaden una serie de aditivos y complementos.

“Hay un listado de aditivos legales para la harina (blanqueadores, antifermentantes, enzimas modificadas genéticamente) que una fábrica de harina puede añadirle a ésta para estabilizarla y mejorarla. Y luego, en las panaderías, otros cuarenta aditivos que el panadero puede utilizar legalmente también para incorporar al pan, para que tenga la corteza más crujiente, más dorada, que tenga más miga, absorba más agua, etc.”, explica Víctor García.

A diferencia de éstas, las harinas ecológicas, por regla general, utilizan sólo los ingredientes básicos (harina, agua y sal), y el cereal no ha sido tratado con productos químicos durante su cultivo. En las harinas ecológicas industrialmente procesadas, la normativa obliga a devolver parte del salvado y la totalidad del germen al producto final. Sin embargo, debido al enorme valor del germen es difícil pensar que una vez separado se vuelva a gastar en medios para devolverlo. “En todas las fábricas que he visitado, nadie lo hace. El consumidor o el panadero no saben si está el germen ahí o no. Habría que hacer una analítica para saberlo”, apunta Víctor García.

PAN CON MÁS GLUTEN

Si partes de un trigo pensado únicamente para que crezca mucho y pronto, y luego le quitas el salvado, el germen, el pan que salga de ahí no va a tener mucho sabor y tendrás que agregarle un montón de cosas”, explica Isolda, de Semilla Solacera. “El pan ha dejado de ser un producto natural; es un producto químico que nuestro organismo tiene que tolerar”, explica la nutricionista y bióloga Pilar Parra. Estos panes, además de no ser nutricionalmente ricos, tienen un porcentaje de gluten mucho mayor. “Tiene tres veces más gluten que el pan tradicional”, denuncia Pilar Parra. “Y el problema no es sólo el pan. El gluten está ahora en todos sitios: lo añaden como espesante a muchas cosas. A los helados, a las salsas, a los embutidos, porque es una proteína muy barata de obtener”.

En los últimos años, ha habido un aumento exponencial de los casos de alergia al gluten (celiaquía) e intolerancia. “Es una cuestión de mejora de métodos de diagnóstico, pero también hay una serie de celiaquías que no se expresaban con síntomas, llamadas silentes, y que, debido a la cantidad de gluten que estamos tomando, ha hecho que se expresen. Se piensa que es una de las razones de que estén saliendo más casos. Luego hay mucha gente que tiene problemas de salud y que a lo mejor nunca sabrá que es celiaca, porque no hay un médico que sea capaz de verle los síntomas”. La doctora Pilar Parra apunta cuestiones de calidad y cantidad del gluten. “Nuestro organismo no está capacitado para digerir bien el gluten. Si encima tienes una predisposición genética y te están metiendo hasta tres veces más cantidad… Además, este trigo híbrido no es un trigo silvestre que nuestro organismo se acostumbró a digerir durante siglos”.

EL CASO DE LA ESPELTA

La preocupación por la salud y el aumento de casos de intolerancia al gluten han estado detrás del crecimiento de la demanda de otros cereales en los últimos años, variedades de trigo viejo como la espelta o el kamut (trigo persa).

FRUCTUACIONES DEL MERCADO vs. LOCALISMO

En la primavera de 2013, a causa de las lluvias, las cosechas de espelta del centro de Europa fueron muy escasas y de mala calidad. La demanda se disparó de forma que las grandes empresas comenzaron a hacer acopio en otras zonas del continente, comprando toda la producción.

“En España se estaban produciendo unos dos millones de kilos. Han acaparado todo. La poca espelta que había se ha quedado en manos de las grandes fábricas de harina que sirven a las grandes cadenas de alimentación”, explica Víctor García. Como consecuencia, este año la producción de espelta ha crecido exponencialmente. “Todos los agricultores que conozco tienen espelta este año”, explica Isolda, de Semilla Solacera. Se prevé una gran producción de este cereal, que posiblemente hará caer su precio para el productor, aunque esta bajada nunca llegará a notarla los consumidores.

Frente a las fluctuaciones del mercado, los pequeños productores apuestan por relaciones de cercanía. “Aquí está marcando mucho el mercado de lo bio. El mercado ecológico, por serlo, no está fuera de la macroeconomía. Con una relación estable cliente-proveedor, tú te aseguras de que te van a comprar y que lo vas a poder vender. Aunque venga un alemán y me quiera pagar el doble, yo tengo un compromiso que no voy a romper. Creo que es más a lo que hay que tender. Porque, además de lo ecológico, hay otros criterios”, puntualiza Isolda.

CAMBIO DE HÁBITOS

Iban Yarza, responsable de la web La Memoria del Pan, insiste en la imposibilidad de generalizar: “Decir hoy ‘pan de pueblo’ o ‘pan congelado’ no es decir mucho. Hay gente que hace cosas bien y gente que las hace mal”. En lo que sí coinciden panaderos, harineros y agricultores es en que es necesario cambiar los hábitos de consumo.

En Reino Unido, ejemplo de los efectos de la industrialización sobre el sector alimentario, se ha puesto en marcha la iniciativa ‘Real Bread Campaign’ para exigir la recuperación del auténtico pan, que los fabricantes cesen en el uso de mejorantes, o al menos los declaren, y que se retiren términos como “fresco” o “recién horneado” de supermercados y otros distribuidores.

PAN RECIÉN HECHO A CUALQUIER HORA

El pan precocido industrial es el más barato del mercado, y lo es a pesar de que sus costes de producción son mucho mayores, debido al gasto energético necesario para la congelación, y el envasado. Lo que abarata su coste es la producción masiva. “Interrumpir la cocción implica que se interrumpe la transformación que el almidón sufre en el horno. Esto afecta a la forma en que la miga absorbe el agua, de manera que en un par de horas se vuelve gomoso y se seca enseguida”, explican desde el Centro de Investigación e Información en Consumo (CRIC), que aboga por un consumo consciente y transformador.

EJEMPLOS DE INICIATIVAS

Triticatum (La Garrotxa, Girona)

Triticatum es un proyecto de recuperación de variedades antiguas de trigo nacido hace 30 años de la mano de Víctor García Torres. Triticatum cuenta con un banco de semillas formado por más de 700 variedades de trigos antiguos y un jardín botánico donde tiene plantadas otras 200 para estudiar sus características agronómicas. Además, dispone de un área de formación y asesoramiento para panaderías, para campesinos y para cualquiera que quiera trabajar con variedades antiguas.

“Trabajo con variedades antiguas, que forman parte de nuestro patrimonio. Son el resultado del cultivo de generaciones y generaciones de campesinos, un producto que es nuestro y viene de nuestros ancestros. Estas variedades son muy poco exigentes en nutrientes. No necesitan que se les incorpore nitrógeno, y compiten muy bien con la hierba. Además, si son trigos antiguos de una zona determinada, son resistentes a algunos tipos de enfermedades, porque están aclimatados. A nivel organoléptico, tienen gusto y texturas diferentes a los modernos. Y esto lo conocen los panaderos viejos. Antes conocían los trigos, de dónde provenían. Había una relación más de proximidad entre el panadero, el agricultor, el fabricante de harina. Era una producción más local”.

Semilla Solacera (Itero de la Vega, Palencia)

Proyecto de reciente creación, dedicado a la producción de harina de kamut, espelta, saragolla y centeno de forma tradicional. Semilla Solacera nace como una apuesta por la soberanía alimentaria y unas relaciones diferentes entre productores y consumidores. “No añadimos fertilizantes, herbicidas, etc. a la tierra. La mayor diferencia en nuestra harina es la forma en que la producimos: hacemos la molienda en molino de piedra y la tamizamos a mano. El tamizado, al ser a mano, hace que la harina mantenga el germen y una parte del salvado. También intentamos explicar a la persona que compra la harina cómo se ha hecho. Es lo más interesante. Y hay toda una ideología detrás: tanto de soberanía alimentaria, como que lo ecológico se expanda y no sea para una élite únicamente, que la tierra se recupere”. Desde Semilla Solacera explican que “poco a poco más productores ecológicos están viendo que procesar el grano y hacer la harina incrementa un poco las ganancias y genera una relación un poco más coherente con lo que es la agroecología. La gente se está lanzando a comprar un pequeño molino y producir su propia harina”.

Pan de Madre (La Iglesuela, Toledo)

Cooperativa agroalimentaria dedicada a la elaboración de pan integral con masa madre y de repostería. Pan de Madre es un proyecto formado por familias que han apostado por la vida rural y que elaboran pan con harinas bio¬lógicas y masa madre como fermento natural. Inciden mucho en tareas de reeducación alimentaria y concienciación sobre lo que se come.

“La masa madre que utilizamos es una reserva de la masa del pan que hacemos hoy, elaborado con harinas integrales, ecológicas, y agua de manantial, que se deja fermentar y actúa como levadura en el pan que haremos mañana. Esto hace que estemos utilizando reservas de [masa] madre que parten de una masa elaborada hace seis años. El pan elaborado con masa madre es un pan mimoso y mimado, un pan que necesita tiempo, reposo, calor, humedad, buen ambiente, buenas harinas vivas, con todo su germen, su salvado, sus nutrientes. Presentan un olor, textura, color y sabor especiales”.

Como Pan de Madre, otros pequeños proyectos en todo el Estado elaboran pan siguiendo estos fundamentos, lo que hace que encontrar “auténtico” pan sea una cuestión de prioridades.

Fuente: Diagonal (22/07/14)

NOTA DEL SISS

Entre los enfermos con sensibilidad química múltiple (SQM) es habitual presentar intolerancia al gluten sin ser celíacos. También hay personas que desconocen que lo son, o que sus problemas gastrointestinales pudieran provenir de la ingesta de productos alimentarios con gluten. Si lo eliminaran de su dieta podrían mejorar de forma sensible sus molestias.

Desde el Servicio de Información sobre SQM y Salud Ambiental (SISS) hemos compartimentado el artículo en dos capítulos más, respecto al texto original, para mejorar su estructura temática (respetando el tipo de licencia CC by-SA de Creative Commons bajo el que se distribuye).

TEMÁTICA DEL ARTÍCULO

PRINCIPAL: Harinas ; Pan.
SECUNDARIA: Harinas-tipos (convencional, ecológicas, ecológicas industriales) ; Procesados ; Composición-problemas (salvado de trigo, germen de trigo, almidón, gluten, aditivos) ; Cereales (trigo, espelta, kamut, saragolla, centeno) ; Terminología-marketing (pan de pueblo, pan congelado, pan fresco, pan recién horneado) ; Pan precocido industrial ; Salud ; Mercado local ; Producción-alternativas.
Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

18 julio 2014

CAMBIOS PARA UNA NUEVA ETAPA: URL, cabecera y nombre nuevos

logo-servicio-de-informacion-sensibilidad-quimica-multiple-y-salud-ambiental
Como señal de un nuevo tiempo que deseamos remarcar y visibilizar de forma palpable, en estos días estaréis viendo cambios en nuestro espacio.

La dirección (URL), ha pasado de mi-estrella-de-mar.blogspot.com al dominio propio www.sensibilidadquimicamultiple.org La primera ahora redirecciona a la segunda automáticamente.

Además, nuestro nombre ha pasado de ser “Mi Estrella de Mar” a “Servicio de Información sobre Sensibilidad Química Múltiple y Salud Ambiental” (SISS). Con ello remarcamos la orientación -como documentalista que soy- bajo la que trabajamos; y adecuamos nuestra denominación a la labor que venimos realizando, a la vez que deseamos dar más relevancia al trabajo informativo y de colaboración que llevamos a cabo en ámbitos profesionales y en medios de comunicación, así como nuestra presencia en estos ámbitos. Esto no quiere decir que renunciemos a seguir también con el resto de propuestas que hasta ahora lleváramos a cabo.

Para “despistados” (y para evitar a quienes quieran aprovechar esta situación para “apropiarse” de nuestro antiguo nombre) conservaremos la denominación de “Mi Estrella de Mar” en segundo plano, pero no para seguir dándole uso, sino a efectos prácticos por lo que comentamos. Se agradecerá que se haga el esfuerzo por favor, de colaborar recordando que ya no es este el nombre y que cuanto antes difundamos el nuevo, más rápido se logrará dar el paso.
Hasta ahora, nuestro nombre (Mi Estrella de Mar) tenía un carácter personal, más que un ánimo de “definirnos”. Y es que cuando empezamos en 2006 nuestra labor de difusión -gratuita y voluntaria- como espacio pionero en sensibilidad química múltiple, era imposible saber que nos mantendríamos tanto tiempo, que llegaríamos a tantos sectores profesionales y de población, que los medios de comunicación se harían eco de nosotros, que nuestra labor de difusión de la SQM acabaría teniendo el eco suficiente para insuflar fuerza para crear una identidad como colectivo y asociaciones entre otras cosas, y que llegariamos a obtener el alcance internacional que hemos tenido (nos llegan visitas de todo el planeta, incluido de sitios que podría pensarse que por falta de infraestructura o de democracia debería ser imposible).

Por otro lado, nuestro nacimiento se enmarca en un contexto en el que cuando empezamos aún no existía Facebook y Twitter apenas tenía 2 meses de vida. A su vez, como hemos apuntado no había “sentido de colectivo” por parte de los enfermos de SQM (por lo que muchos afectados pensaban que eran los “únicos” a los que les pasaba "esto"), los medios de comunicación no habían oído hablar aún de “sensibilidad química múltiple”, y entre otras cosas la gran mayoría de médicos no la conocían y por tanto no sabían diagnosticarla (emitiendo por ello en su lugar, diagnósticos erróneos, lo que iba en claro perjuicio de los enfermos, que sólo podían que empeorar, dado que no se les orientaban sobre qué hacer para estabilizar y mejorar su SQM en lo posible. Es por ello que muchos empeoramos de forma tan espectacular en tan poco tiempo: nadie sabía nada).

Nos alegramos de que este espacio se haya convertido en referencia y que desde 2006 hayan cambiado tanto las cosas, aunque para quienes tenemos la salud ya tan resentida desde hace años lo veamos con tanta lentitud, y los cambios sólo lleguen a costa de un gran esfuerzo personal y de desgaste en salud.

Agradeceremos que los sitios que nos tengáis enlazados seais tan amables de cambiar el nombre antiguo por el actual. En cuanto al cambio de URL, imaginamos que es indiferente, dado que la antigua se redireccionará automáticamente a la nueva, pero sustituirla también sería de interés para podernos acomodar todos a estos nuevos tiempos.

Agradecemos también a todos que difundáis esta entrada todo lo que os sea posible para poder dar a conocer nuestra nueva etapa lo más rápidamente posible y a la mayor cantidad de personas y profesionales posible con el fin de que estén informados de ello y puedan asumir los cambios cuanto antes.   

El nuevo nombre y la nueva dirección supondrán una mejoría para todos y sin duda para el trabajo por los intereses de la sensibilidad química múltiple (SQM). Poco a poco este cambio de denominación se irá viendo también en nuestras redes sociales. 

Por último comentar que también hemos variado la cabecera de nuestro Servicio de Información. Algo lógico, de acuerdo a estos cambios comentados al principio. Quizás no sea el encabezamiento definitivo, quizás sí. Pero en principio, la propuesta está ahí.

Dos apuntes tras iniciar esta nueva etapa: con ella, lamentablemente han desaparecido las estadísticas de los botones sociales (Facebook, Twitter, Linkedin, etc.) y esto es algo que nos tememos que es irrecuperable. Pasa cuando se cambia una URL, aunque en realidad en este caso no se trate de un cambio sino de un redireccionamiento.

Decir también que, dado que en los últimos meses no hemos podido actualizar nuestro espacio lo que hubiéramos deseado, hay una serie de trabajos pendientes de publicar en él, con los que hemos colaborado o se nos nombró como “Mi Estrella de Mar”. Cuando los referenciemos, respetaremos esta denominación, pero insistimos en recordar en que ya no es nuestro nombre oficial a partir de ahora.

Poco a poco, si la salud va dejando y conforme a los límites que esta nos marque, nuestra intención es ir abordando algunas otras variaciones para irlas adecuando a estos cambios principales, que como comentamos, serán beneficiosos para el colectivo.

Como esbozamos al comenzar esta entrada, planteamos estos cambios como signos con el que hacemos visible una nueva época, que en breve publicaremos...

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

13 junio 2014

PROPOSICIÓN NO DE LEY: El Congreso pide a Sanidad que la Sensibilidad Química Múltiple sea incluida en la Clasificación Internacional de Enfermedades -CIE- (nota pública conjunta del Fodesam y Mi Estrella de Mar)

Ante la reciente petición de la Comisión de Sanidad el pasado 11 de junio al Gobierno, de que la Sensibilidad Química Múltiple sea incluida en la versión nacional de la Clasificación Internacional de Enfermedades como consecuencia de una campaña iniciada por el Fodesam, cabe hacer algunas apreciaciones:
María José Moya, enferma de SQM, cuya formación académica en documentación ha sido de gran ayuda en la campaña
La primera, felicitarnos por lo acordado por la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados que, por unanimidad, ha dispuesto pedir al Gobierno que incluya la Sensibilidad Química Múltiple en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de España, como enfermedad física derivada de la exposición a sustancias químicas tóxicas, "siguiendo el ejemplo y utilizando alguna de las fórmulas aplicadas en países como Alemania, Austria o Japón" , tal y como reza el texto acordado. Es muy importante tomar como referencia lo hecho en países avanzados como los tres citados.

En segundo término, agradecer a los diputados de las fuerzas políticas presentes en la Comisión (PP, PSOE, IU, CiU y UPyD) su voto positivo, pero muy especialmente a la diputada María del Carmen Quintanilla, del Partido Popular, que fue quien redactó la Proposición no de Ley y la defendió ante la Comisión.
La diputada popular María del Carmen Quintanilla
Finalmente, tener en cuenta que lo positivo de la noticia no implica que deba bajarse la guardia, en especial en lo que tiene que ver con el ritmo con el que deberá materializarse lo que el Congreso pide al Ministerio de Sanidad. El Fodesam seguirá trabajando para que, en la medida de lo posible, se aceleren los trámites. De hecho, ya tenemos diseñados los próximos pasos a dar.

La inclusión de esta enfermedad en la Clasificación Internacional de Enfermedades es una larga reivindicación de las personas que, en número creciente, padecen esta enfermedad física que se deriva de la exposición a sustancias químicas tóxicas, tan frecuentes en nuestro entorno cotidiano. Les provoca síntomas un gran número de cosas, como perfumes, ambientadores, detergentes, agua del grifo, o los tintes de la ropa. Cualquier tardanza en llevar a efecto esta medida perjudicará a las personas que la sufren y que muchas veces atraviesan un calvario cotidiano.

La Sensibilidad Química Múltiple (SQM), que afecta en un 80% a mujeres y que podría tener en España una incidencia de en torno a un 0,5% de la población, está frecuentemente asociada al Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) y a la Fibromialgia (FM), enfermedades, estas sí, incluidas ya por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Clasificación Internacional de Enfermedades a escala global. Es a través de la OMS, que en nuestro país se encuentran ambas clasificadas en las diferentes versiones y ediciones que tenemos de la CIE (el SFC, tipificado en el CIE-9 con el código 780.71 y en el CIE-10 con el G-93.3; y la FM, con el 729.1 en el CIE-9 y el M79.7 en el CIE-10. Sin embargo, a pesar de esta circunstancia, más favorable para el SFC y la FM respecto a la SQM, aún queda mucho por conseguir para que la atención a las personas con SFC y FM sea la adecuada a pesar de los años pasados desde su oficialización. Aún así, ese fue el primer paso para acceder a la posibilidad de poner unos cimientos.

"Que el Gobierno atienda esta petición con urgencia, significaría un avance no sólo para el colectivo de enfermos de sensibilidad química múltiple sino también para los de síndrome de fatiga crónica y fibromialgia, unidos en esta reivindicación por la frecuente evolución conjunta que tienen estas tres enfermedades en la misma persona", comenta María José Moya, enferma grave de Sensibilidad Química Múltiple y autora del espacio decano en Internet sobre esta enfermedad, Mi Estrella de Mar, que lleva muchos años prestando un valioso servicio de información al colectivo y que ha colaborado junto al Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental en la iniciativa que ha dado pie a la Proposición no de Ley. Esta afectada estima que "aún siendo muy importante haber conseguido que haya una petición oficial del Congreso al Gobierno pidiéndole que incluya la SQM en la CIE, preocupa sin embargo el ritmo al que la resolución de lo acordado por la Comisión podría ir. Para los enfermos es vital que se haga ya, y afectando a las CIEs vigentes y futuras en España. Mientras tanto, los enfermos seguiremos en terreno de nadie y fuera del sistema sanitario. No se puede retardar más".

Tal y como argumentaba el Partido Popular en su Proposición no de ley "dado que la OMS aún no ha incluido la SQM a escala global en la CIE y que esta organización no permite que los países puedan introducir nuevos códigos", los países referenciados en la proposición "han optado por incorporar la Sensibilidad Química Múltiple a través de un código ya existente en su CIE-10. Alemania y Austria, han incluido esta enfermedad en el código T78.4 referido a «alergia no especificada». Es decir, que cuando se realice una búsqueda por el código 78.4, el resultado no será únicamente las SQM, sino también las alergias, reacciones de hipersensibilidad... etc., incluidas en dicho código. Japón, la ha incluido dentro del código T65.9 de la CIE-10, que se refiere a «efectos tóxicos de sustancias no específicas»”.

En la propuesta que el Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental remitió en su día al Partido Popular se señalaba que "el mero hecho de que la SQM aparezca listada servirá para que las personas que padecen esta dolencia se sientan menos excluidas y puede representar cierta mejora en la comprensión y trato médico, social, administrativo, etc. hacia ellas. Debe tenerse en cuenta que la situación de estas personas es ya de por sí bastante difícil, ya que la enfermedad se caracteriza por desórdenes en múltiples áreas (neurológica, hormonal, dermatológica, cardiológica...) por intolerancia a la exposición -aún a niveles bajos aparentemente “aceptables” para otras personas-, de sustancias químicas frecuentemente empleadas en la sociedad actual (colonias, productos de limpieza, de aseo personal, suavizantes de ropa, pesticidas…). Todo ello les dificulta extraordinariamente su vida cotidiana, obligándoles con frecuencia a vivir confinados en su hogar casi como "personas burbuja"; y, las escasas veces que salen a la calle, a hacerlo provistos de mascarillas en medio de la incomprensión general. Aparecer en esos listados facilitaría una posible mejor atención sin necesidad de que estas personas tengan que hacer esfuerzos suplementarios".

La Clasificación Internacional de Enfermedades, por otro lado, lista ya muchos problemas de salud derivados de la exposición a sustancias químicas, por lo que la inclusión de la Sensibilidad Química Múltiple en uno de esos códigos es algo de pura lógica a fin de completar la larga lista de problemas sanitarios ya incluidos y causados por los mismos o semejantes factores. De hecho, muchas de las sustancias químicas citadas en las diferentes versiones de dicha clasificación afectan reconocidamente a las personas que padecen Sensibilidad Química Múltiple, bien sea iniciando la enfermedad, o disparando sus síntomas una vez la enfermedad ya se ha iniciado. Un ejemplo de lo dicho lo tenemos en el epígrafe 980-989 del CIE-9 (Efectos tóxicos de sustancias primordialmente no medicamentosas respecto a su origen). En él, se incluyen -entre otros- los efectos de diferentes disolventes, plomo, otros metales, y pesticidas.

Por último, queremos agradecer desde aquí a todas las personas y entidades que han ayudado, sin efectos contraproducentes, a las reivindicaciones de este colectivo, tales como por ejemplo, la Asociación Vida Sana, con la que el Fodesam hizo hace años una campaña conjunta, o a aquellas asociaciones de personas afectadas que supieron mantener una actitud prudente en algunos momentos, línea en la que les animamos a seguir trabajando en la nueva situación creada y en la que es tan importante la unidad y coordinación en la acción.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

---------------------------------------

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo