¿AYUDAS EN NUESTRA LABOR? ¿HAY COPYRIGHT?
1. Difunde los enlaces del SISS en redes, grupos, medios, etc. (asegurarás la difusión de una información correcta sobre SQM y temas relacionados); 2. Hazlo conforme a nuestra licencia de Creative Commons "Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada" (+info: final de página) y con un link operativo y visible a la entrada o imagen cuya información difundas. Imágenes de la responsable del SISS: sólo bajo petición y permiso escrito. 3. DOCUMENTOS EN PDF: divúlgalos SIN ALTERAR, y DENTRO de su enlace original del SISS (NO de Scribd, etc.).
SPAM
Empresas y similares: por abuso continuado en el pasado no se publicarán intentos de aprovechar nuestro trabajo (gratuito) para dejar autopropaganda (lucrativa). Tienes la opción de ser patrocinador nuestro.

26 julio 2016

AVISO: cambia el número de cuenta para realizar donaciones al SISS, por causas ajenas a nuestra voluntad

"¿Crisis? ¿Tú has visto a algún banquero en la cola del paro o a algún ejecutivo rebuscando en las basuras?. Los pobres sois más pobres y punto" (Romeu, 2008)
Estimado lector, el número de cuenta para efectuar donaciones a este espacio ha cambiado por causas ajenas a nuestra voluntad. Sentimos las molestias que este hecho te pueda causar, si eres benefactor del espacio y tenías el antiguo número de cuenta guardado.

Te explico lo que ha pasado: Bankia ha llevado a cabo recientemente una reestructuración de sus bienes inmuebles, cerrando parte de sus sucursales. Y entre ellas estaba nuestra. La pasada primavera nos comunicó los datos de la nueva, pero hasta la semana pasada (o  sea, hasta finales de julio) no nos notificó que el número de cuenta también cambiaba, ni que esto sería efectivo a partir del 1 de julio pasado.

Personalmente, creo que algo tan sensible como el cambio de número de una cuenta se tendría que haber anunciado con antelación, no casi tres semanas después de haberse hecho efectivo (en mi caso cuatro, porque con mi fatiga crónica y la duración del proceso de airear la carta de la notificación, no me fue posible leer la información hasta hoy). Por otro lado, el cambio de número de cuenta en pleno verano (o sea, cuando la gente que debería enterarse de esta información está de vacaciones), no parece, en principio, lo más acertado. En fin, en cualquier caso, he hablado hoy con mi nueva sucursal y lo cierto es que han sido muy amables.

En conclusión, el motivo de esta entrada es comunicate que el nuevo número de cuenta para realizar donaciones al SISS (que sustituye al anterior) es, a partir del 1 de julio, el siguiente:

ES74-2038-1003-2230-0835-8555 (Bankia)

Por mi parte, acabo de cambiar el anterior número que aparecía en la sidebar del SISS, por este otro, que es el único válido desde ahora.

Además, te comunico las características que Bankia dice haber imprimido a las cuentas a las que ha cambiado el número por el cierre de la sucursal donde estaba el cliente:
  • Las domiciliaciones las ha pasado, automáticamente, a las nuevas cuentas; y
  • Los ingresos no domiciliados, avisará al emisor de dos cosas (se supone), si intenta hacer un ingreso a la antigua cuenta: que la cuenta ya no está operativa por haber cerrado la sucursal, y el nuevo número. Por tanto, al NO SER una operación devuelta, no supondrá un perjuicio económico al emisor, y además este podrá efectuar el ingreso deseado con normalidad. De no ser así, y haber algún tipo de problema, agradeceré mucho que me lo comuniques.
Reitero mis disculpas. Lamentablemente soy la primera perjudicada con el cambio. Si puedes difundir esta entrada con el fin de que pueda enterarse la mayor cantidad posible de personas -sobretodo aquellos (escasos) benefactores actuales- lo agradeceré mucho.

Un cordial saludo y feliz verano.
Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

15 julio 2016

RUIDOS NOCTURNOS. Se confirma su relación con la mortalidad cardiovascular, respiratoria y metabólica, a corto plazo, a causa del debilitamiento del sistema inmune por estrés (Environmental Research. 2016)

Camiones de la basura, coches, autobuses, camiones cisterna para el riego de calles, helicópteros policiales, entradas y salidas de garages, motos, ambulancias, coches de bomberos, de policía... Y a ello habría que sumar los ruídos provenientes de vecinos, fiestas, conciertos, obras, bares, terrazas, tapas del alcantarillado mal ancladas que se mueven con el paso de vehículos por encima...

Publicado en 'Environmental Research'
EL RUIDO NOCTURNO DEL TRÁFICO AUMENTA LA MORTALIDAD EN MADRID
  • El estudio, realizado por investigadores del Instituto de Salud Carlos III y de la Universidad Autónoma de Madrid ha relacionado el ruido del tráfico con la mortalidad diaria registrada en la ciudad por diferentes causas
  • Los investigadores han desvelado que existe relación entre el ruido nocturno del tráfico y el incremento de la mortalidad por infarto de miocardio, enfermedad isquémica del corazón, enfermedades cerebrovascular, neumonía, EPOC y diabetes.
Un nuevo estudio confirma la relación entre el ruido causado por el tráfico en la ciudad de Madrid y el incremento de la mortalidad. El análisis, realizado por investigadores del Instituto de Salud Carlos III y de la Universidad Autónoma de Madrid, indica que el ruido causado por el tráfico durante la noche es el que más incidencia tiene en el aumento de fallecimientos diario. El artículo acaba de ser publicado en la revista líder en la especialidad Environmental Research

La investigación se centró en analizar el efecto que los niveles de ruido podría tener sobre la mortalidad diaria ocurrida en Madrid a lo largo del periodo 2003-2009 por diferentes causas como infarto de miocardio, enfermedad isquémica del corazón, enfermedad cerebrovascular, neumonía, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y diabetes.

Los resultados encontrados indican que existe una relación entre el ruido nocturno en Madrid y el incremento de la mortalidad por todas las causas anteriormente citadas excepto el asma en el grupo de mayores de 65 años. Así, por cada incremento de 1dB(A) del ruido nocturno aumentaría la mortalidad por enfermedad isquémica un 2,9 %, por infarto de miocardio un 3,5 %, un 2,4 % para mortalidad por enfermedad cerebrovascular, un 3 % para neumonía y un 4,0 % para EPOC. Para el caso de la mortalidad por diabetes el incremento por dB(A) sería de un 11 %.

Efecto inmediato

Los investigadores concluyen que el efecto del ruido sobre la mortalidad por enfermedades cardiovasculares sería inmediato, es decir el día después de una noche ruidosa a causa del trafico se incrementaría la mortalidad por estas causas; mientras que para la mortalidad por causas respiratorias y diabetes tendría un efecto retrasado dos días.

"Está demostrado que altos niveles de ruido promueven mecanismos de estrés que pueden causar alteraciones de tipo cardiovascular, respiratorio y metabólico en personas con patologías de base a corto plazo. De esta forma, el ruido puede ser el factor precipitante de una cadena de mecanismos biológicos cuyo desenlace puede ser la muerte", explica Julio Díaz, jefe de Área del Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III y coordinador del estudio.

Para los autores, el hecho de que la mortalidad por asma no aparezca relacionada con el ruido refuerza la hipótesis en la que el ruido, a través de un aumento de los niveles de cortisol, debilita el sistema inmune. El asma, al no ser una enfermedad infecciosa respiratoria como la neumonía, no se ve afectada por los niveles de ruido.

Fuente: Instituto de Salud Carlos III - Nota de prensa (12/07/2016)

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

27 junio 2016

SENSIBILIDAD QUIMICA MÚLTIPLE: testimonio de una obstinada ante las elecciones generales del 26 de junio de 2016

Sensibilidad química múltiple_testimonios
Elecciones y sensibilidad química múltiple
Hoy domingo 26 de junio de 2016 he podido cumplir un deseo: votar (un derecho que a los ciudadanos nos ha costado mucho esfuerzo conseguir y al que nadie debería renunciar: recordemos que hasta hace poco no podíamos ejercerlo, y aún menos las mujeres).

Personalmente, hacía años que no había podido hacerlo porque no confluían las circunstancias mínimas necesarias que requiere mi salud y porque el sistema electoral complica este ejercicio a las personas discapacitadas que no podemos votar de manera presencial. El proceso del voto por correo es farragoso para quien tenga problemas de salud que limitan su vida diaria y además da por sentado que una tercera persona podrá realizar por ti una serie de trámites que requieren emplear bastante tiempo (y durante varios días). Esto hace que en la práctica muchas personas enfermas nos quedemos sin votar. Por el contrario, con un certificado digital o un DNI digital podríamos hacerlo de forma fácil, rápida, sin tener que depender de terceras personas, sin molestar a nadie, y sin tener que poseer un teléfono móvil para ello (un aparato que no tiene sentido que tengamos aquellos que nuestros problemas de salud nos impiden salir de casa). En defintiva, el sistema electoral no se hizo pensando en las personas con discapacidad que no pueden ir a su colegio electoral a votar.

Afortunadamente en mi caso, en estas elecciones generales de 2016 se han unido varias circunstancias inusuales (unas fortuitas y otras no) que han hecho posible que pudiera votar:

1. Mi cuadro de salud llevaba unos días más o menos estabilizado.

2. A primera hora de la mañana la climatología me era favorable porque hizo fresco y estuvo nublado (lo contrario hubiera perjudicado mi intolerancia al calor y a la luz que provoca la sensibilidad química múltiple -SQM-).

3. No era un día laborable (lo que favoreció que hubiera poca gente y coches que tuviera que evitar por la calle; y ningún vecino en las zonas comunes de mi edificio, excepto uno que casualmente provenía de la única puerta cuya familia no usa productos de aseo problemáticos).

4. El colegio electoral estaba a pocos metros de mi casa, y no era química y electromagnéticamente problemático (por tratarse de un edificio antiguo sin reformar, tener un gran patio de recreo abierto nada más entrar a él, y haberse situado la zona de votación en la planta baja frente al patio).

5. Por último, y no menos importante, hubo gente en el lugar que me brindó su gran ayuda, comprensión y amabilidad. En concreto, dos apoderados (Arantxa y Patxi), que afortunadamente no tenían problemas químicos en su aseo personal que al menos fueran detectables a través de la doble mascarilla con protección interior de refuerzo que yo llevaba puesta; un policía (Andrés); y las personas de la mesa en la que me tocó votar. Sin duda, sin la asistencia y cooperación de todos ellos yo no hubiera podido votar, pues aunque llegué al colegio electoral justo en el horario de apertura (las 9:00 h.) con el fin de hallarlo vacío, me encontré con la sorpresa de que ya había una enorme muchedumbre dentro, y una gran cola fuera. Esto hacía completamente imposible que yo pudiera entrar al edificio. De hecho, aunque estaba en el amplio patio de recreo, alejada de la gente, y con varios protecciones faciales superpuestos hubo alguna persona que al pasar a algunos metros míos me afectó bastante. Afortunadamente, Patxi me brindó enseguida ayuda y entró en el edificio para hablar con la mesa electoral con el fin de que pudiera votar. Arantxa salió también, para ver cómo podía ayudarme. Al final, se sacaron las urnas al patio para que yo pudiera votar.

Durante la espera me enternecieron dos policías entreteniendo a unos perros que ladraban mientras permanecían atados a la entrada del colegio esperando a su dueño. También me emocionó la sensibilidad que mostró Andrés, el policía que estuvo atento a que yo no me cayera mientras me llevaba al otro lado del patio de recreo donde se iban a sacar las urnas, ya que el efecto de los químicos del entorno, sumado a la luz ambiental y al mucho tiempo que llevaba sin pisar la calle, me hacían difícil la deambulación sin irme de un lado hacia otro por la desestabilización motora que me provoca la SQM.

Prácticamente todos estuvieron increíbles. Les di las gracias a todos. Fue muy emocionante.

Pero aún hay más. Una vez voté resultó que los límites de la salud no me hacían posible volver a mi casa, al menos no en el momento (¿pero cómo explicarlo, viviendo a pocos metros del colegio electoral?). Reconozco que era un riesgo que tenía asumido de forma temeraria, pero quería votar. La ida sabía que, descansando un par de veces por el camino, podría hacerla si no se cruzaba en mi camino alguien que llevara consigo sustancias químicas que me afectaran a pesar de la protección facial que llevaba (productos de aseo personal con fragancias, cigarros encendidos, etc.); pero la vuelta tenía claro que era probable que no podría realizarla porque precisamente si tuve que dejar de votar hace años fue porque la última vez que lo hice ocurrió algo similar, y ante ello un policía me brindó como solución llamar a una ambulancia para que pudiera volver a casa, cosa que rechacé amablemente por considerarlo una solución desproporcionada, que además consumiría demasiados recursos públicos. Pero en ese momento, me prometí que no volvería a molestar a nadie más de esta manera de nuevo, y encima para acabar con nefastas consecuencias para mi salud.

Sin embargo, hoy afortunadamente los dos apoderados que estuvieron conmigo -desde el principio muy concienciados con mis circunstancias- me preguntaron si podría volver a mi casa sin problemas. Y de ella (Arantxa) salió acompañarme. El trayecto lo hice con algunas paradas más en el camino de las que había necesitado para la ida, pero esta amable apoderada estuvo conmigo hasta que llegamos a la misma puerta de entrada a mi edificio. La sorpresa vino cuando durante el trayecto me reveló que conocía la sensibilidad química múltiple. Resulta que hacía unos años había visto un reportaje sobre ello, del que recordaba a una "ingeniero agrícola" (por las señas, era nuestra compañera Judith Marqués), por lo que estaba concienciada con el problema y lo entendía. Fue una gran alegría saber que la labor de difusión con la SQM da sus frutos calando de manera tan práctica y masiva a pie de calle, pues a las personas que tenemos que vivir aisladas por nuestros problemas de salud no nos es posible conocer, desde nuestros hogares, el alcance real y completo que tiene la divulgación en la sociedad. Subí las escaleras a mi casa haciendo algunos descansos, pero con una gran sonrisa detrás de los filtros protectores faciales que llevaba encima: el esfuerzo de difusión con la SQM y el esfuerzo para ir a votar habían servido de algo, y además hoy había conocido a tres personas encantadoras (¡gracias Arantxa, Patxi y Andrés!).

El resto del día ha sido complicado, pues mi cuerpo está decidiendo si las consecuencias de la salida van a derivar en una crisis o no (fuerte malestar general, síntomas similares a una gripe, fatiga crónica exacerbada, mialgias generalizadas, ojos con sensación de que queman por dentro -por la exposición a la luz-...).

En 2015 sólo pude realizar una salida a la calle: fue el jueves 10 de septiembre, dentro de un transporte adaptado a mi SQM. En 2016 lo fue hoy domingo, 26 de junio -hasta la fecha-, para votar en las elecciones generales.

Ahora necesito recuperarme para intentar estabilizarme cuanto antes, en lo posible.

María José Moya

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo