CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

13 marzo 2018

TÓXICOS COTIDIANOS: consiguen detectar la presencia, cantidad y efectos en la salud, presentes y futuros, del bisfenol A en los fetos (Universidad Rovira i Virgili. 2018)

Equipo de la investigación. Centro de Tecnología Ambiental Alimentaria y Toxicológica (TecnATox). Universidad Rovira i Virgili.
De la investigación queremos resaltar lo siguiente: que reconoce que la exposición del ser humano al Bisfenos A es “prácticamente continua”, y que esto tiene consecuencias diferentes según cada persona en función de múltiples variables. Esto es lo que también señalan, desde hace años, los investigadores y estudios independientes en sensibilidad química múltiple (SQM) respecto a las sustancias químicas en que vive inmerso el ser humano. Esto es: que la exposición continua a bajas dosis de estos crea y va elevando la carga tóxica corporal de las personas, y que ello puede tener repercusiones diferentes en cada ser humano en función de factores tales como su género, edad, entorno en que viva y el tipo de sustancias de que se componga su carga tóxica corporal pasada y presente. El estudio de esta entrada además indica que los efectos negativos del Bisfenol A en la salud pueden darse en la fertilidad; el desarrollo del cerebro; la conducta; y la modificación de los biomarcadores que predisponen a alteraciones metabólicas, problemas de reproducción, afecciones inmunológicas o enfermedades neurodegenerativas como el párkinson o el alzhéimer, en la edad adulta. Ante ello, el modelo permite detectar el momento en que el Bisfenol A entra en contacto con el organismo; el momento en que el feto se encuentra más expuesto a él; el seguimiento y análisis de sus efectos hasta que el cuerpo lo elimina; y el afinamiento de la predicción de sus consecuencias futuras en la salud. Todo ello de forma individualizada para cada persona y en tiempo real.

María José Moya
Documentalista

Biomedicina y salud: Toxicología
UN MODELO MATEMÁTICO PARA SABER CUÁNTO BISFENOL A RECIBE EL FETO
Investigadores de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona han creado un modelo matemático para conocer la cantidad de bisfenol A que las mujeres embarazadas transfieren al feto. El método se ha probado en una muestra de 100 mujeres embarazadas para saber cómo se comporta esta sustancia tóxica en su organismo y qué consecuencias puede tener sobre la salud del bebé en un futuro.

SINC

El bisfenol A (BPA) es un plastificante presente en una amplia variedad de productos alimenticios, cosméticos, envases, pastas de dientes o juguetes, entre otros. Se trata de una sustancia química diferente del resto, ya que se degrada muy rápidamente y el cuerpo lo elimina con facilidad. Pero como la exposición es prácticamente continua, antes de que se haya deshecho ya se consume de nuevo, lo que conlleva que el cuerpo no lo termine de expulsar. El feto, además, tiene un metabolismo más lento, lo que hace que el BPA se mantenga durante más tiempo en su organismo.

Varios estudios han demostrado que cuando el bisfenol entra en contacto con el organismo de mujeres embarazadas, puede traspasar la placenta y llegar al feto y la exposición a este tóxico puede tener efectos negativos sobre la fertilidad, el desarrollo del cerebro o cambios conductuales en la etapa adulta, por ejemplo. Hasta el momento, sin embargo, no existía ningún método que permitiera cuantificar la cantidad del compuesto que recibe el feto a través de la madre.

Ahora, investigadores del Centro de Tecnología Ambiental Alimentaria y Toxicológica (TecnATox) han creado un modelo matemático para conocer este dato y lo han aplicado a una muestra de 100 mujeres embarazadas para saber cómo se comporta el BPA en el organismo de cada una y qué consecuencias puede tener sobre la salud del bebé en un futuro.

Para hacerlo posible, los investigadores VIkas Kumar y Raju Prasad Sharma, encabezados por Marta Schuhmacher, han desarrollado un modelo farmacocinético llamado P-PBPK, que es como una especie de "traje a medida" para cada persona que forma parte del estudio: detecta en qué momento el bisfenol A entra en contacto con el organismo a través de la ingestión, la inhalación o la piel, por ejemplo. A partir de este momento, el modelo hace un seguimiento y analiza qué efectos provoca durante su viaje a través del organismo hasta que el cuerpo lo elimina.

La reacción del bisfenol A cuando se encuentra dentro del cuerpo es diferente en función de cada persona y depende de múltiples variables (tamaño, edad, tipo de respiración, si está tomando medicación o no, etc.). El modelo que han diseñado en la URV permite tener todos estos datos personalizados y en tiempo real, informa en qué momento el feto está más expuesto a este químico -en este caso, a los seis meses de embarazo-, y además, permite afinar mucho más la predicción sobre los efectos que en un futuro tendrá en la salud de cada individuo la exposición a este compuesto.

SUGERENCIAS SOBRE CAMBIOS DE HÁBITOS Y DE ALIMENTACIÓN

Los investigadores hicieron el seguimiento de las mujeres incluidas en el estudio a partir del primer trimestre de embarazo, el parto y continuaron durante el periodo de lactancia. De momento, la investigación ha logrado determinar qué cantidad de bisfenol A llega al feto a través de la madre y ahora estudian los efectos que produce en cada caso concreto. Esto permitirá poder hacer sugerencias personalizadas sobre cambios de hábitos y alimentación dirigidos a reducir el impacto de este químico.

Ahora el reto es averiguar qué probabilidades hay de que los pacientes desarrollen en un futuro enfermedades como alteraciones metabólicas, problemas de reproducción, afecciones inmunológicas o enfermedades neurodegenerativas como el párkinson o el alzhéimer, ya que la concentración de este compuesto en el organismo puede llegar a modificar la acción de determinados biomarcadores que predisponen a padecer estas enfermedades.

Esta investigación forma parte del proyecto europeo Heal (Health and Environment-wide Associations vía Large population Surveys), en la que participan 29 institutos y centros de investigación.

Referencia bibliográfica

R.P. Sharma, M. Schuhmacher, V. Kumar. “The development of a pregnancy PBPK model for bisphenol A and its evaluation with the available biomonitoring data”. Science of the Total Environment 624 (2018) 55–68. DOI: 10.1016/j.scitotenv.2017.12.023.

URV (Universitat Rovira i Virgili)


Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo