¿AYUDAS EN NUESTRA LABOR? ¿HAY COPYRIGHT?
1. Difunde los enlaces del SISS en redes, grupos, medios, etc. (asegurarás la difusión de una información correcta sobre SQM y temas relacionados); 2. Hazlo conforme a nuestra licencia de Creative Commons "Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada" (+info: final de página) y con un link operativo y visible a la entrada o imagen cuya información difundas. Imágenes de la responsable del SISS: sólo bajo petición y permiso escrito. 3. DOCUMENTOS EN PDF: divúlgalos SIN ALTERAR, y DENTRO de su enlace original del SISS (NO de Scribd, etc.).
SPAM
Empresas y similares: por abuso continuado en el pasado no se publicarán intentos de aprovechar nuestro trabajo (gratuito) para dejar autopropaganda (lucrativa). Tienes la opción de ser patrocinador nuestro.

20 marzo 2013

EXPOSOME: UNA GRAN HERRAMIENTA PARA LA EVALUACIÓN DE LA EXPOSICIÓN INDIVIDUAL A TÓXICOS (AETOX, Asoc. Española de Toxicología)



Texto de gran interés para profesionales sanitarios e interesados en la Medicina Ambiental, tanto por su contenido, como porque quien lo enlaza es un organismo oficial, que además es la AETOX (Asociación Española de Toxicología). Hay que tener en cuenta, en este sentido, que el grueso de la Toxicología más "oficialista" suele ser especialmente reacia a entender que 1. Las enfermedades, trastornos y alteraciones NO suelen venir siempre de la mano de la misma "cantidad" de tóxico para toda la población, a partir de la cual aparezcan anomalías; 2. El efecto sumatorio y de interacción entre los nuevos tóxicos entrantes a cada individuo y su carga tóxica corporal previa es una realidad; y 3. No siempre se tiene la posibilidad de “medir” la existencia o gravedad de algo, con la tecnología médica actual, lo que no quiere decir que no exista.  

Así que, enhorabuena a la AETOX por el documento que a continuación transcribimos, porquees claro y rotundo respecto a la relación entre tóxicos y enfermedad. Sobre su autoría, aunque no se refleja expresamente, dado que la AETOX lo muestra en su página y una entidad oficial es poco imaginable (por poco serio) que cuelgue un documento en su web sin dar su autoría a menos que sea suyo, deducimos que es así y que su contenido lógicamente está apoyado por dicha entidad. Sobre el año de redacción, tampoco figura, pero sería el de 2011, como fecha más temprana. NOTA: los enlaces en el texto son aportaciones particulares de Mi Estrella de Mar para aportar claridad a ciertos términos de cara al lector en general.

EXPOSOME: UNA PODEROSA HERRAMIENTA PARA LA EVALUACIÓN DE LA EXPOSICIÓN INDIVIDUAL

La exposición química tóxica de las personas y seres vivos
es diaria y tiene múltiples fuentes

¿Cuáles son los factores por los que los humanos evolucionamos de la salud a la enfermedad? Esta gran pregunta tiene una clara respuesta: desde las exposiciones tóxicas ambientales hasta la vulnerabilidad genética, pasando por nuestro comportamiento y estilo de vida, todo ello contribuye al desarrollo de la enfermedad.

Décadas de investigación evidencian que aunque en el origen del cáncer y de la mayoría de las enfermedades crónicas existen tanto causas genéticas como ambientales, son, sin duda, estas últimas las más importantes (80-90%). Sin embargo, a pesar de su enorme importancia, el “ambiente” sigue siendo muy poco conocido.

En el año 2005, el Dr. Christopher P. Wild, director de la agencia internacional para investigación del cáncer, contrastó el esfuerzo y los costes que se han dedicado a los estudios genéticos en contraposición a los ambientales. Claramente la balanza estaba a favor de los primeros, con sofisticadas herramientas de análisis, mientras que para cuantificar la exposición ambiental los medios técnicos han cambiado muy poco desde los años 70 (mediciones ambientales en el lugar de trabajo, mediciones en el agua/aire de la comunidad, determinaciones en alimentos, etc.).

Pero, ¿qué es exactamente el ambiente? Tradicionalmente el término ambiente ha ido asociado a la exposición a contaminantes ambientales externos, bien en el trabajo (hidrocarburos aromáticos policíclicos en el lugar de trabajo por ejemplo) o bien en el ambiente de la comunidad (pesticidas como contaminantes ambientales por ejemplo). Este concepto de ambiente ha sido absolutamente reduccionista dejando fuera otros factores externos e internos. Entre los primeros nos hemos olvidado del stress, la localización geográfica donde reside el paciente, los hábitos del individuo (ingesta de fármacos, tabaco, alcohol y otras drogas), su actividad física y, sobre todo, la dieta. Pero es que, además, en el término ambiente se hacía poco énfasis en las causas internas (especialmente las infecciones e inflamaciones previas a que había estado expuesto el individuo, y especialmente, la flora intestinal propia, generadora de trimetilamina, la cual constituye un factor de riesgo fundamental en la generación de aterosclerosis.

Hasta ahora con los métodos tradicionales se analizaba cada uno de los factores etiológicos del “ambiente” de forma individual (por ejemplo, la determinación de la exposición ambiental en el trabajo). Este marco de trabajo era fruto del paradigma imperante dosis-respuesta, que pretendía evaluar que una determinada dosis de un tóxico iba a producir una determinada respuesta. Es por eso que uno de los desafíos de la ciencia es tratar el “ambiente” como una entidad única, con un lenguaje común para todos los profesionales procedentes de diversos ámbitos (medicina del trabajo, epidemiólogos, investigadores, etc). Este lenguaje común puede ser encontrado gracias al concepto de “exposome”. En palabras de C. Wild, “exposome” constituye la totalidad de las exposiciones (internas y externas) que sufre una persona desde el mismo momento de la concepción, durante toda su vida. Exposome (todo lo no genético) es un nuevo concepto unificador de todas las exposiciones, que se contrapone al genoma (sólo lo genético).

Pero si exposome incluye todas las exposiciones internas y externas ¿existe alguna técnica de laboratorio que permita este análisis en conjunto?

Las nuevas tecnologías ómicas (transcriptómica, aductómica, metabolómica) nos permiten encontrar nuevos biomarcadores de dosis efectiva que evalúan la “exposición ambiental total”, constituyendo lo que algunos investigadores denominan el “santo grial de la exposición”. Estas técnicas son capaces de detectar un perfil proteíco (huella o firma química concreta) que implica una futura evolución a la enfermedad/cáncer en ese paciente, pero con la particularidad de que si retiramos el agente etiológico tóxico, esa “huella o firma” proteica vuelve a la normalidad.

Veamos el ejemplo de la exposición a benceno en el medio laboral: en la actualidad analizamos la exposición con determinaciones ambientales en el lugar de trabajo (evaluación externa) y con análisis de biomarcadores de exposición interna (ácido t,t-mucónico y ácido S-fenilmercaptúrico en orina), cuyo resultado tan sólo nos indica si el paciente está o no expuesto, no siendo útil para el diagnóstico de la enfermedad. Usando las nuevas tecnologías, en concreto la transcriptomica, se han identificado recientemente dos firmas proteicas de exposición a benceno; esto indica con absoluta certeza que los trabajadores con ese perfil van a desarrollar los efectos tóxicos del benceno a menos que se elimine el factor etiológico de riesgo (niveles elevados de benceno en aire ambiente laboral, exposición a tabaco, etc). Su importancia radica en que detecta la posible enfermedad de forma precoz, cuando existe capacidad de revertirla. Todo esto hace que el concepto de “exposome” vaya a cambiar en los próximos años la práctica de la medicina en general y de forma concreta la de la higiene industrial, pasando de una medicina preventiva y poblacional, a una medicina predictiva e individualizada.

BIBLIOGRAFÍA
-Lioy PJ. 2010. Exposure science: a view of the past and milestones for the future. Environ Health Perspect 118:1081-1090.

-Rappaport AM. 2011. Implications of the exposome for exposure science. J Expo Sci Environ 21(1):5-9.

-Rappaport SM, Smith MT. 2010. Environment and disease risks. Science 330(6003):460-461.

-Wild CP. 2005. Complementing the genome with an “exposome”: the outstanding challenge of environmental exposure measurement in molecular epidemiology. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 14(8):1847-1850.

-Exposome: A powerful approach for evaluating environmental exposures and their influences on human disease (Symposium, Washington, 25-26 february, 2010).

-Emerging Technologies for measuring individual exposomes (Symposium, Washington, 8-9 december, 2011).


INFORMACIÓN RELACIONADA DE INTERÉS en Mi Estrella de Mar



Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

3 comentarios:

Carlos Diaz dijo...

Muchas gracias, aun ni la vi casi por encima, pero gracias, me encantara ocupar mi tiempo en conocer, aprender... ^__^
Gracias

AndriSs AleJandra AtDl dijo...

ayer te conoci en un video.... maria jose vivo en argentina mi familia esta en españa y tengo la misma enfermedad q vos... me discriminan los mismos medicos en argentina

Contaminación Geoambiental dijo...

Efectivamente, no se considera con la importancia que merece el cuidado de nuestro entorno.Habitualmente pensamos o sentimos que estamos protegidos en nuestras casas, cuando en ellas estamos sometidos a múltiples exposiciones de radiaciones naturales, artificiales, tóxicos y material particulado ademas de otros factores como contaminantes biológicos ( hongos, levaduras).

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo