CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

25 febrero 2013

LA OMS Y EL PNUMA ALERTAN DEL GRAVE PERJUICIO PARA LA SALUD DE LOS DISRUPTORES ENDOCRINOS (sustancias químicas presentes en nuestra vida diaria) en base al estado del conocimiento científico

Cada tejido tiene un momento específico cuando se está formando. Ese es el "marco sensible" a los efectos de los disruptores endocrinos (DE). Además, algunos tejidos continúan desarrollándose después del nacimiento, y en la infancia y la niñez, lo que proporciona un marco más amplio a las exposiciones que alteran esta "programación" (OMS/PNUMA. 2013)
Se trata de un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en febrero de 2013, con el título State of the science of endocrine disrupting chemicals 2012”. Su objetivo es exponer los efectos de los disruptores endocrinos en la salud y el medio ambiente, en base al estado del conocimiento actual. Como indica su portada, se trata de “una evaluación del estado de la ciencia de los disruptores endocrinos preparado por un grupo de expertos para el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Mundial de la Salud(1).

Y su resultado es claro y contundente, mereciendo en este sentido especial atención las imágenes, con magníficas explicaciones que lo acompañan (de las que he entresacado para este artículo las de mayor interés).

El documento consta, en su forma completa original, de 289 páginas; y en su versión resumida, de 38 (que se titula “State of the science of endocrine disrupting chemicals 2012. Summary for decision-makers”). Ambos pueden leerse y descargarse, pinchando aquí (PDFs en inglés).

Los resultados (2) se han divulgado por la OMS (3) a través de un comunicado de prensa en varios idiomas. De él se han hecho eco, estos días, los medios de comunicación. Desde MI ESTRELLA DE MAR publicamos a continuación la nota de prensa íntegra difundida en español.
NOTAS 
(1) “An assessment of the state of the science of endocrine disruptors prepared by a group of experts for the United Nations Environment Programme and World Health Organization”.

(2) Los autores del informe pertenecen a un grupo de trabajo del IOMC (Inter-Organisation Programme for the Sound Management of Chemicals). El IOMC es un programa creado en 1995, por recomendación de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992. Su fin es aumentar la cooperación y coordinación internacional sobre seguridad química y en él participan la FAO —Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura—, la OIT —Organización Internacional del Trabajo—, el PNUD —Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo—, el PNUMA —Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente—, la ONUDI —Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial—, el UNITAR —Instituto de las Naciones Unidas para la Formación y la Investigación—, la OMS, el Banco Mundial y la OCDE.

(3) La publicación la edita la OMS; y está auspiciada por el PNUMA (UNEP en inglés) y la OMS (WHO en ingles). Sin embargo, para evitar un compromiso directo con el documento (y porqué no decirlo, para evitar actuar ante sus conclusiones) los informes se acompañan por defecto (también en este), del siguiente texto: “This document is not a formal publication of the United Nations Environment Programme and the World Health Organization and the views expressed therein are the collective views of the international experts participating in the working group and are not necessarily the views of the organizations”. Por tanto, no son “publicaciones oficiales” de la OMS y el PNUMA (aunque las promuevan, publiquen y sus afirmaciones en las notas de prensa las ratifiquen), y las “opiniones expresadas en ellas” no tienen porqué coincidir con las de estas organizaciones (¿datos, investigaciones y conclusiones a los que dan lugar, son “opiniones”?).

TRANSCRIPCIÓN DEL COMUNICADO DE PRENSA DE LA OMS SOBRE EL INFORME


NUEVO INFORME SOBRE LAS SUSTANCIAS QUÍMICAS QUE PERTURBAN LA FUNCIÓN ENDOCRINA
Comunicado de prensa

19 de febrero de 2013. Ginebra
Según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca del estado de los conocimientos científicos sobre las sustancias químicas que perturban la función endocrina (State of the Science of Endocrine Disrupting Chemicals) muchas sustancias químicas sintéticas cuyos efectos sobre el sistema hormonal todavía están por investigar podrían tener importantes repercusiones en la salud.

En el informe conjunto se pide que se siga investigando para entender plenamente las relaciones entre esos denominados perturbadores endocrinos (PE) —presentes en muchos productos domésticos e industriales— y determinadas enfermedades y trastornos. El informe señala que estudios más exhaustivos y mejores métodos analíticos podrían reducir el riesgo de enfermedad y generar ahorros considerables para la salud pública.

UNAS SUSTANCIAS QUÍMICAS PUEDEN ALTERAR EL SISTEMA ENDOCRINO
Sistema endocrino: glándulas endocrinas
y algunas de las hormonas que fabrican
(OMS/PNUMA. 2013)

La salud humana depende del buen funcionamiento del sistema endocrino, que regula la liberación de hormonas esenciales para funciones tales como el metabolismo, el crecimiento y desarrollo, el sueño o el estado de ánimo.

Los PE pueden alterar el funcionamiento normal de este sistema hormonal y aumentar el riesgo de efectos adversos para la salud. Algunos PE son naturales, pero también hay PE sintéticos que se pueden encontrar en los pesticidas, los componentes electrónicos, los productos de aseo personal o los cosméticos, así como en los alimentos, ya sea como aditivos o contaminantes.

El informe de las Naciones Unidas, que es el más completo sobre los PE realizado hasta la fecha, destaca algunas relaciones entre la exposición a los PE y diversos problemas de salud, en particular la posibilidad de que contribuyan a la criptorquidia (ausencia de descenso de los testículos) en los jóvenes, al cáncer de mama en la mujer, al cáncer de próstata en el hombre, a problemas de desarrollo del sistema nervioso y al déficit de atención/hiperactividad en los niños o al cáncer de tiroides.

LOS PRODUCTOS QUÍMICOS ESTÁN CADA VEZ MÁS PRESENTES EN LA VIDA MODERNA

Los PE pueden contaminar el medio ambiente sobre todo a través de los vertidos industriales y urbanos, los desagües agrícolas o la incineración y vertido de basuras. La exposición humana puede producirse por ingestión de alimentos, agua o polvo, por inhalación de gases o partículas presentes en el aire o por contacto con la piel.
Los DE se encuentran en múltiples
cosas diarias y entran en el cuerpo
por ingestión, inhalación y absorción
de la piel (OMS/PNUMA. 2013)

«Los productos químicos están cada vez más presentes en la vida moderna y son importantes para algunas economías nacionales, pero su gestión irracional pone en peligro la consecución de objetivos de desarrollo fundamentales y un desarrollo sostenible para todos», dijo el Subsecretario General de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner.

«La inversión en investigación y nuevos métodos analíticos puede contribuir a mejorar los conocimientos sobre los costos de la exposición a los PE, a reducir los riesgos, a maximizar los beneficios y a identificar alternativas más inteligentes que vayan en el sentido de la transición a una economía verde», añadió el Sr. Steiner.

AUMENTO DE LAS ENFERMEDADES Y TRASTORNOS

Además de la exposición a las sustancias químicas, hay otros factores ambientales y no genéticos, tales como la edad o la nutrición, que podrían estar en el origen del aumento observado de algunas enfermedades y trastornos. Sin embargo, las grandes deficiencias de los conocimientos actuales hacen que sea extremadamente difícil señalar con exactitud las causas y los efectos.

«Necesitamos urgentemente más investigaciones para obtener un cuadro más completo de las repercusiones sanitarias y ambientales de los perturbadores endocrinos», dijo la Dra. María Neira, Directora del Departamento de Protección del Medio Humano de la OMS. «Los datos científicos más recientes revelan que la población mundial está expuesta a los PE y a los riesgos que conllevan. La OMS seguirá colaborando con sus asociados para establecer las prioridades en la investigación de los PE y sus repercusiones en la salud humana, a fin de mitigar los riesgos. La responsabilidad de proteger a las generaciones futuras nos incumbe a todos

El informe también señala problemas similares en relación con el efecto de los PE en la fauna salvaje. En Alaska, la exposición a los PE puede estar contribuyendo a las alteraciones reproductivas, a la infertilidad y a las malformaciones de la cornamenta observadas en algunas poblaciones de venados. La disminución de las poblaciones de algunas especies de nutrias y leones marinos también podría deberse, al menos en parte, a su exposición a diversas combinaciones de PE, al insecticida DDT, a otros contaminantes orgánicos persistentes y a metales como el mercurio. Por otra parte, las prohibiciones y restricciones del uso de PE se han relacionado con una recuperación de las poblaciones de diferentes animales salvajes y a una reducción de los problemas de salud.

RECOMENDACIONES

El informe formula una serie de recomendaciones para mejorar los conocimientos mundiales sobre esas sustancias químicas, reducir los riesgos de enfermedad y recortar los costos conexos. Entre ellas se encuentran las siguientes:
  • Métodos analíticos: los PE conocidos representan solo la punta del iceberg, y son necesarios métodos analíticos más completos para identificar otros posibles PE, sus fuentes y las vías de exposición.
  • Investigación: se necesitan más datos científicos para identificar los efectos de diferentes combinaciones de PE (sobre todo de origen industrial) a los cuales están cada vez más expuestos tanto los seres humanos como los animales salvajes.
  • Notificación: muchas fuentes de PE son desconocidas porque la notificación e información sobre las sustancias químicas presentes en diferentes productos, materiales y bienes son insuficientes.
  • Colaboración: un mayor intercambio de datos entre los científicos y los países puede contribuir a corregir las lagunas existentes, sobre todos en los países en desarrollo y en las economías emergentes.
«En los últimos 10 años la investigación ha permitido grandes avances que revelan que las perturbaciones endocrinas pueden ser mucho más amplias y complicadas de lo que se creía en el decenio precedente», dijo el profesor Åke Bergman de la Universidad de Estocolmo y redactor jefe del informe. «A medida que la ciencia sigue avanzando, es hora de abordar la gestión de las sustancias químicas que perturban la función endocrina y de proseguir las investigaciones sobre la exposición a ellas y los efectos que tienen en el ser humano y los animales salvajes.»

PARA MÁS INFORMACIÓN, PUEDE PONERSE EN CONTACTO CON:

Nick Nuttall
Portavoz y Director de Comunicación del PNUMA (Nairobi)
Móvil: +41 79 596 5737 / +254 733 632 755
Correo electrónico: nick.nuttall@unep.org

Glenn Thomas
Responsable de Comunicación, OMS
Tel: +41 22 791 3983
Móvil: +41 79 509 0677
Correo electrónico: thomasg@who.int

Nada Osseiran
Responsable de Comunicación, Salud Pública y Medio Ambiente, OMS
Tel: +41 22 791 4475
Móvil: +41 79 445 1624
Correo electrónico: osseirann@who.int



REFLEXIONES SOBRE EL INFORME Y ACERCA DE LA EVOLUCIÓN DE POSICIÓN DE ENTIDADES Y PAÍSES EN LA RELACIÓN ENTRE TÓXICOS Y SALUD

Algunas enfermedades y disfunciones potenciales por exposición temprana a los DE (OMS/PNUMA. 2013)
Este es un informe valiente y magnífico, sin duda. La OMS parece estar dando pasos positivos en los últimos años, intentando ser más independiente y libre que hasta ahora, de la presión de los lobbies de los diferentes tipos de industria, para informar y alertar a la población de cosas como el tabaco (uno de los lobbies más evidentes para la sociedad durante muchos años), las telecomunicaciones, las sustancias químicas cotidianas, la sobremedicación incentivada por la farmacéutica, etc.

Pero no seamos ingenuos. No es por valentía (de ninguna organización oficial). De ser valientes, ni se hubiera permitido la comercialización de todo esto; ni se hubiera permitido una legislación que lo amparara; y ni se hubiera hecho oídos sordos a la aplicación del principio de precaución, cuando empezaron a crecer "determinados" problemas de salud, y la abrumadora evidencia sobre ello, que hay desde hace tiempo. Tampoco se hubiera aceptado escuchar a los lobbies; ni se hubiera dado como válidas investigaciones sesgadas, pagadas por las industrias interesadas, con el objetivo de confundir y difuminarlas entre aquellas otras independientes (o sea, no "subvencionadas" por la industria).

Los pasos hacia adelante se están dando por los grados de pandemia, y por tanto de costes económicos para los estados que todo ello está suponiendo. Algo de ello se dice en la misma nota de prensa de la OMS y el PNUMA, aunque difuminado por otros elementos, para evitar que se identifiquen como elementos principales de interés.

Pero este es un problema, que no sólo atañe a la salud y a la capacidad productiva de las personas y seres vivos del planeta de hoy y a nivel global; sino que traspasa, a través de la genética, a las generaciones futuras de personas, fauna, flora y medio ambiente en general (lagos, mares, acuíferos, aire, etc.).Y esto, tiene y tendrá ya un coste sanitario, laboral, de consumo y de todo tipo, a cuyas cifras ni se les puede poner números (si es que se quisieran hacer).

Esto es lo que está haciendo que se estén creando programas, organizaciones, colaboraciones, estudios, informes, etc., y a la vez se esté “dejando” que a estas acciones entren personas concienciadas e investigadores independientes para, por ejemplo, realizar informes valientes y magníficos como este que nos ocupa. Todo ello, desde luego, con la presión en sentido contrario de la industria y los intereses que la rodean.

Pero, fuera de este importante documento, reflexionando en general, ya no podemos permitir que se den tímidos pasos sólo. De ningún organismo, ni de ningún investigador. Cualquier avance es bienvenido y se agradece sobremanera (el refranero popular dice que "más vale tarde que nunca", y que "es de bien nacidos ser agradecidos"), pero a pesar de la abrumadora evidencia que existe desde hace años —global y específica—, lo cierto es que, a nivel global, se sigue anclado en recurrir a frases, tipo-mantra, ya obsoletas, y promovidas por la industria y el conservadurismo más rancio (como “se necesita más investigación”, por ejemplo). También se sigue relativizando los resultados, justificando lo injustificable, no tomando acciones consecuentes a la gravedad del problema (sino por contra, adoptando una pasividad a estas alturas ya inexplicable), etc.  

El efecto de la exposición temprana a los DE puede manifestarse en cualquier momento de la vida (OMS/PNUMA. 2013)
Ya es hora de actuar. ¿A qué están esperando?. Al respecto, os dejo con el breve capítulo "The tip of the iceberg" (la punta del iceberg), del magnífico informe de la OMS y del PNUMA, que desde MI ESTRELLA DE MAR hemos traducido para esta entrada:

"10. La punta del iceberg.- Debido a que sólo una pequeña fracción de los cientos de miles de sustancias químicas sintéticas existentes han sido evaluados por su actividad de disruptores endocrinos, y debido a que muchas sustancias químicas de los productos de consumo no son identificados por el fabricante, [en el informe] sólo hemos visto la "punta del iceberg". ¿Cuántos disruptores endocrinos hay?.

¿De dónde vienen? ¿Cuáles son sus riesgos para el ser humano y la fauna? ¿Cuáles son sus efectos, individualmente y entre ellos, durante el desarrollo y la edad adulta, e incluso a través de las generaciones? ¿Cuáles son sus mecanismos de acción? ¿Cómo pueden mejorarse las pruebas para disruptores endocrinos? Todas estas preguntas necesitan respuestas".



ECO DE LOS RESULTADOS DEL INFORME EN LOS MEDIOS

Los DE llegan al medio ambiente a través de medios tanto puntuales como difusos (OMS/PNUMA. 2013)
Personalmente vi la noticia tanto en prensa como en televisión (Televisión Española —"Telediario" de TVE1 y "Noticias de la 2" de TVE2—). Por ejemplo en los siguientes medios, que la dieron de forma certera (por lo que merece su lectura):

Hace un año, científicos chinos alertaron de que el rastro de los teléfonos iPhone, las tabletas iPad y las consolas Xbox 360, Wii y PlayStation 3 había aparecido en la leche materna de las mujeres de Shenzhen. (…) hallaron (…) niveles 'relativamente altos' de PBDE, compuestos empleados en las carcasas de plástico de aparatos electrónicos para que no ardan. La exposición de los niños a estas sustancias se ha relacionado con la falta de descenso de los testículos a la bolsa escrotal cuando son adultos, entre otros problemas reproductivos y del sistema nervioso.

Y los PBDE no están solos. Forman parte de un enorme grupo de sustancias químicas, conocidas como disruptores endocrinos, relacionadas con cánceres de mama, de próstata y de tiroides, y también con problemas en el desarrollo infantil, como la hiperactividad, el déficit de atención y algunos trastornos neurológicos.

Son componentes de pesticidas, cosméticos, plásticos, pinturas, detergentes industriales, anticonceptivos hormonales y un sinfín de sustancias químicas liberadas sin control al medio ambiente y capaces de alterar la salud de los seres humanos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) han publicado el informe más completo hasta la fecha sobre estos disruptores endocrinos.

El informe, muy alarmante, señala que unos 800 químicos son capaces, o al menos sospechosos, de perturbar el sistema endocrino, el conjunto de órganos de nuestro cuerpo que producen hormonas, como ovarios, testículos, tiroides y páncreas. Sin embargo, alertan la OMS y el PNUMA, "sólo una pequeña parte de estos productos químicos han sido investigados en ensayos capaces de identificar efectos endocrinos evidentes en organismos intactos".

Según subraya el informe, "la gran mayoría de los productos químicos de uso comercial en la actualidad no se ha probado en absoluto". Hay cientos de miles de sustancias químicas sintéticas en uso, y muchas de ellas ni siquiera son identificadas por los fabricantes en sus etiquetas, así que los expertos de la OMS y el PNUMA advierten de que sólo se ve "la punta del iceberg".

(…) "La rapidez con la que ha aumentado la incidencia de estas enfermedades descarta los factores genéticos como única explicación plausible", explican los autores del informe, coordinados por Åke Bergman, de la Universidad de Estocolmo. Detrás de esta epidemia de trastornos endocrinos se encontraría la exposición a estos químicos, como demuestran pruebas en laboratorio (…)

Los autores del documento piden medidas para reducir la exposición a estos contaminantes y recuerdan las prohibiciones y restricciones de otras sustancias químicas, como el plomo, el insecticida clorpirifós, el pesticida tributyltin y los PCB, aislantes de equipos eléctricos que afectan al desarrollo intelectual de los niños. Estas restricciones disminuyeron la aparición de los problemas asociados a estos químicos tanto en la salud de las personas como en el medio ambiente. La UE también ha actuado contra algunos disruptores endocrinos, como el bisfenol A, que se utilizaba en el plástico policarbonato de los biberones hasta 2011. (…)”.
“Un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta del aumento de la exposición humana a los disruptores endocrinos, por ello han pedido con "urgencia" una investigación más completa sobre cómo estas sustancias químicas, que pueden alterar el sistema hormonal (de humanos y animales), afectan a la salud y al medioambiente.

(…) se encuentran en muchos hogares y subproductos industriales (…)”.
“Los disruptores endocrinos son unos compuestos químicos capaces de simular el comportamiento de las hormonas. Entre ellos están los ftalatos, empleados en la industria como ablandadores de plásticos, las benzofenonas, que se encuentran en los filtros ultravioletas de las cremas solares, los parabenes, usados para extender la caducidad de productos cosméticos como los champús, o el bisfenol A (BPA) presente en plásticos (policarbonato y resinas epoxi).

(...) Ayer, (...) anunciaron el contenido de un informe encargado a 16 especialistas para evaluar las evidencias científicas relacionadas con los efectos de estas sustancias. Una de sus principales conclusiones es que estos compuestos químicos son una “amenaza global” de la que hay que estar pendiente.

El documento apunta la existencia de unos 800 componentes que causan o son sospechosos de producir alteraciones en la regulación hormonal. Solo “una pequeña fracción” de ellos, advierten los investigadores, han sido analizados para comprobar los efectos que provocan en la salud de las personas.

En 2002 se elaboró un informe similar al presentado ayer. Entonces no se pudo ir más lejos de plantear la “débil evidencia” que existía de que la salud se viera afectada negativamente por la exposición a los disruptores endocrinos. Diez años después, los resultados son radicalmente distintos. Los investigadores plantean abiertamente que hay nuevos indicios que vinculan a estos compuestos químicos con problemas reproductivos (ya sea por infertilidad, tumores o malformaciones) o con efectos sobre la tiroides, el funcionamiento cerebral, la obesidad y el metabolismo.

La actividad disruptora, insisten, va más allá de alterar mecanismos de acción de los estrógenos y los andrógenos o la actividad de la tiroides. (...) problemas (...) no solo en humanos, (...) alteraciones (...)  desórdenes inmunitarios o metabólicos (...) tumores (...), acumulación de grasa en el cuerpo.”

OTROS TEMAS RELACIONADOS CON ELEMENTOS COTIDIANOS LEGALES QUE ENFERMAN

-IARC/OMS. IARC classifies radiofrequency electromagnetic fields as possibly carcinogenic to humans, 2011. 

Histórica nota de prensa, difundida el 31 de mayo de 2011 por la International Agency for Research on Cancer (IARC), que pertenece a la OMS. El título declara que “La IARC clasifica los campos electromagnéticos generados por radiofrecuencias como posiblemente cancerígenos para humanos”. El PDF, de 6 hojas en inglés, se encuentra en este enlace de MI ESTRELLA DE MAR, en el capítulo "Cuatro documentos oficiales clave en el camino del reconocimiento de los problemas de salud producidos por los campos electromagnéticos".


Esa resistencia, provocada por un consumo innecesario de los medicamentos, provoca 25.000 muertes al año en Europa”.

-Robin, Marie-Monique. Nuestro veneno cotidiano, 2011.
Libro y documental (video subtitulado en español), sobre los tóxicos en la cadena alimentaria y las enfermedades crónicas prevenibles por esta causa. 


BIBLIOGRAFÍA PARA AMPLIAR INFORMACIÓN



Nota de prensa original en inglés sobre el informe motivo de esta entrada en MI ESTRELLA DE MAR (el comunicado es idéntico a la versión en español y se difundió el mismo día —19 de febrero de 2013—).


-OMS (20..?). Global Plan of Action for Children's Health and the Environment (13 h. PDF)

Plan de acción mundial para la salud infantil y el medio ambiente, 2010-2015.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

6 comentarios:

Francisca Planells Sastre dijo...

Gracias Maria Jose soy una afectada de SQM severo pero vivo en mallorca y si no fuera por tus publicaciones y consejos no me enteraria de nada y no sabria como actuar.

VICTORRES @VIKO52 dijo...

Excelente artículo, se puede decir que: "recién salido del horno" y sin ningún desperdicio. Muy bien avalado por los organismos competentes. Gracias MaryJo por compartirlo. Un Abrazo y Bendiciones.

Loli Lucendo Pinós dijo...

Hola M.Jose!!!No te puedes imaginar lo mucho q valoro el gran trabajo q haces!!!Creo q no tiene precio la ayuda que nos prestas a enfermos y familiares!!!Eres tan grande!!! Te admiro mucho!!!Un abrazo guapa!!!!

Mar Cantón dijo...

HOLA MARÍA JOSÉ, QUERÍA SLUDARTE, HE ESTADO UN TIEMPO DESAPARECIDA (SALUD, YA MEJOR) Y ME ENCANTA VOLVER A ENCONTRARTE, HAY TANTAS COSAS BUENAS SIEMPRE EN TU BLOG... UN MILLÓN DE ABRAZOS :-))

Mayte Gomez dijo...

Buenos días.
Enhorabuena por mi estrella de mar.

Tengo sqm y me está ayudando mucho.
Muchas gracias.
Mayte.

Espe dijo...

Mª José, me ha dado hace un rato por bucear por la red y leer sobre los parabenes. He encontrado este artículo que me parece muy interesante ya que habla de parabenes no solo en cosmética (campo en el que tal vez seamos más conocedores de su exitencia) si no también en los medicamentos.

A lo mejor tú leíste el artículo o incluso lo utilizaste o/y reprodujiste, éste o otro similar, en tu blog. Si es así me alegro, aunque este comentario que estoy escribiendo dejaría de tener valor (porque ya su contenido estaría en este blog). Como no sabía si ya lo conocías me he decido a ponerlo aquí. Si tuviera facebook lo haría en tu grupo pero como no es así (tengo esa asignatura pendiente, jjejej) pues se me ha ocurrido escribirlo aquí.

El enlace es http://www.ecoeko.es/web/content/francia-prohibe-el-uso-de-los-parabenos

Copio lo que más me ha llamado la atención :

"Alrededor de 400 especialidades farmacéuticas -la mayoría muy comunes-contienen parabenos, unos conservantes cuyos efectos tóxicos y cancerígenos son objeto de debate científico y que la Asamblea Nacional francesa votó prohibir el pasado 3 de mayo"

"Entre los productos más comunes que se enumeran hay (...) muchos jarabes para la tos, antiácidos estomacales, remedios para los trastornos del intestino, para las náuseas y los vómitos, cremas vaginales, reguladores cardiovasculares, antibióticos, medicamentos contra el dolor y la fiebre (formas genéricas del ibuprofeno y el paracetamol), tratamientos de la astenia ..."

"La Asamblea Nacional francesa votó el 03 de mayo la prohibición del uso de los ftalatos, alquilfenoles y los parabenos, tres categorías de los disruptores endocrinos. El texto aún debe ser aprobado por el Senado, pero la preocupación existente en las industrias afectadas las obligaría, en caso de aprobación definitiva, a encontrar sustitutos.
La Agencia Francesa para la Seguridad de Productos de Salud (AFSSAPS), con el apoyo de varias empresas farmacéuticas, ha puesto en marcha un estudio toxicológico, cuyos resultados espera tener listos en el mes de noviembre." Esos resultados de los que habla intentaré buscarlos, si los encuentro ya pondré otro comentario (a menos claro, que los encuentre en tu blog)

En el enlace que te he puesto más arriba hay otro a una página en inglés en la que entre otras cosas se detalla lista de cosméticos sin parabenes, que más abajo copio. El resto del texto en inglés aún no lo he leído. Es largo, no domino mucho el idioma y ya estoy algo cansada. Otro día será, bueno si me acuerdo y no me agoto en el intento (jajaja).

El otro enlace es http://www.organicconsumers.org/bodycare/breastcancer090604.cfm

Y la lista es:
Paraben-free cosmetics from www.thinkbeforeyoupink.org:
AnneMarie Borlind Natural Beauty
Aubrey Organics Skin, Body & Hair Care Products
Caribbean Pacifics Suncare Products Dr. Hauschka
Earths Beauty Cosmetics
Honeybee Gardens
Kettle Care herbal Body Products
Living Nature Products
Logona Cosmetics
Martina Gebhardt Naturkosmetiks
Natural Solutions-Holistic Beauty&Health
Organic Essentials Skincare (and Nutritional Product)
Organic Excellence Hair Care Products
Real Purity Cosmetics
Restored Balance Herbal Products
Sante Kosmetics
Suki's Naturals

Lo malo es que este enlace es en inglés y parece antiguo (2004?) con lo que a lo mejor ni son todos los que están ni están todos los que son.

Bueno, tal vez sirva de algo.

Un saludo,

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo