CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

10 septiembre 2006

UNA MALA EXPERIENCIA (salida a la calle de una enferma de SQM)

Este es el testimonio de una enferma de Sensibilidad Química Múltiple (SQM) de Montcada (Barcelona -España-) dejado en un foro. Describe su intento de hacer vida normal tras días anteriores al que ahora se va a describir sin poder hacer nada -incluido lo más normal- hasta tener la suficiente energía y mediana salud como para aventurarse a hacer una salida "como esta".

El texto se reproduce con permiso de la autora y el título original.

UNA MALA EXPERIENCIA:

"Ayer fui a Barcelona a ver el concurso de belleza felino donde participaban los gatos de María xxxx. La verdad es que había unos gatos fantásticos y maravillosos. Uno de los suyos, cuando me fui lo habían nominado, no sé si obtuvo el premio... ya nos lo dirá. En fin me fui de allí con bastante alergia, ya que tengo alergia a los gatos, pero bueno.

En el trayecto a plaza Cataluña para coger el tren me dió un bajón y tuve que parar para tomar algo y recuperar un poco de fuerzas.

Ayer había mucha gente en Barcelona, así que hubo un momento ya de subida que todo se llenó de olores: zotal para las calles, lejías de los locales, la gente emperifollada de colonias, yo ya no podía mas. Iba con mascarilla (*) pero todo el cuerpo me flojeaba, tenia nauseas, mareada, etc.

Mi objetivo era poder llegar al tren. No me acordaba que al ser sábado tengo 1 tren cada 2 horas, pero encima al ser un puente de 3 días el último no pasó. Así que me estuve esperando unas 2 h. para nada.

Al final decidí coger otro tren que fuera a Montcada, e ir [después] en taxi a mi casa (no tenía dinero para ir desde Barcelona). No me veía capaz de dar ni un paso.

Cogí un tren que iba a Terrassa, debían ser ya las 22.30. El tren iba como sardinas, tuve problemas para entrar, lo hice a presión como el resto de pasajeros.

Yo no sabía que a esas horas coge el tren gente bastante indeseable, pues bien, me vi rodeada por unos 10 jóvenes entre 16 y 20 años, no tenían mala pinta.

Evidentemente no me podía sentar, todo me daba vueltas, me encontraba muy mal, y todo me pasaba a cámara lenta, como en una película, escuchaba las voces lejanas... así que no me entere de la misa la mitad.

Pero la historia es que por el hecho de llevar la mascarilla y llevar una cara de más muerta que viva empezaron a meterse conmigo, ¡¡¡en unos 15 minutos interminables!!!. Me insultaron, se reían, me humillaron uno después del otro... fue la experiencia mas horrible que he pasado nunca... en este aspecto.

Al principio no me enteraba demasiado, yo solo me concentraba en mantenerme de pie, de hecho me aguantaba el pelotón de gente.

Una niña extranjera estaba viendo todo lo que estaba pasando. Así que le contó a su mami lo que pasaba y muy amablemente vinieron hacia mí y me cedieron el asiento, rescatándome del centro de la marabunta.

Una vez estuve sentada, ellas salieron a defenderme y poco a poco se fueron callando. Ellas me apoyaron un poco, lo que pasa es que mi cabeza no comprendía nada, yo no sabía qué decir. Fue entonces cuando tomé un poco de conciencia de lo que pasó, y el gesto de generosidad hizo que se me anegaran los ojos de lágrimas de agradecimiento. Estuve unos 10 minutos más hasta que llegué a mi parada.

Cuando llegué tenía que ir a la parada de taxis, me encontraba muy mal, y fue entonces cuando empecé a sentir la impotencia de lo que había vivido: paradójicamente [ahora] me sentía muy mal!!!. Con vergüenza, nerviosa, culpable por no haberme quitado la mascarilla y evitar el trance, no podía parar de llorar, ¡¡¡me hicieron sentir tan mal!!!. Me preguntaba qué tendría que haber hecho... yo no hice nada... solo callar... No puedo entender estas cosas, cómo hay cierta gente que se aprovecha de las debilidades de los demás para apisonarlos, hacerles daño, etc... Son gente que no tienen ningún tipo de conciencia de los demás ni de sí mismos, no tienen respeto por nada.

Me costaba mucho andar y todavía faltaba 1 km. hasta casa. La sorpresa fue ¡¡¡que no había taxis!!!, y después de descansar un rato decidí ir andando... no quería quedarme en la calle durante toda la noche.

Tardé 1 h. y media en llegar, cada paso fue un suplicio. Devolví por el camino, menos mal que había bancos para estirarme a cada ratito.

A la 1 llegaba a mi casa, desfallecida… y he dormido en el coche, ya que me he visto incapaz de subir las escaleras de casa.

Perdonad por este rollo tan largo pero es que me pareció una situación tan indignante y humillante que necesitaba contarla. Espero que nadie se llegue a encontrar nunca más con una situación similar".

Autora: Judith (domingo, 10 septiembre 2006).

--------------------------------------------
(*) se refiere a la mascarilla que las personas con SQM usualmente nos vemos obligados a llevar -por recomendación de los médicos especialistas en esta patología- para evitar en lo posible un mayor deterioro en nuestra ya muy limitada calidad de vida. Sin embargo tanto por vergüenza propia como por incomprensión del entorno no suele ponerse cuando realmente se necesita, lo que deriva en una segura recaida en la enfermedad (aumento de dolores, flojera general, congestión y confusión mental, fotofobia e intolerancia a ruidos, entre otra sintomatología que ya de por sí con esta enfermedad es permanente. Además, entre otras cosas aparecen: náuseas, mareos, migrañas y aumento de la intolerancia a productos químicos habituales en el ambiente -olor a tabaco, perfumes, productos de limpieza de hogar y/o higiene personal, tintas y papel de libros y folletos, gases liberados al aire por tu ordenador ... y un largo etcétera-, además de a fármacos, alimentos, etc.).
Sin embargo, aún a pesar de las mismas reticiencias del enfermo de SQM, cuando no puede más acaba poniendose la mascarilla: generalmente ya se encuentra muy mal y esta ya no constituye una prevención para la sintomatologia a venir debido a que el "olor" perjudicante se ha metido ya "dentro de uno", con los destrozos en salud que esto conlleva, de manera temporal o permanente, volviéndote más sensible aún a los productos dañinos y a otros nuevos, convirtiéndose así en un círculo vicioso.
Algunas personas (pocas, por la poca comprensión que existe) se atreven a ponérsela de manera habitual (con lo que se gana en salud, dentro de unos límites).

nota: para más información ver los posts: "Mascarillas y recomendaciones para SQM" y "Qué es la Hipersensibilidad Química Múltiple (SQM)".
--------------------------------------------

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

No hay comentarios:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo