CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

19 agosto 2013

LA EXTINCIÓN SILENCIOSA: ADIÓS AL 90% DE LAS VARIEDADES DE FRUTAS Y VERDURAS

Algunos de los 3.800 tipos de papas --patatas-- cultivadas andinas tradicionales (fuente de dato e imagen: Organic Gardening)
LA EXTINCIÓN SILENCIOSA: ADIÓS AL 90% DE LAS VARIEDADES DE FRUTAS Y VERDURAS

En paralelo a la extinción de la fauna salvaje se está produciendo otra, de forma anónima y ante la que estamos ciegos y sordos: el de las especies vegetales y animales que nos sirven de alimento. La industrialización de la producción de verduras, cereales, frutas, carnes… ha exigido el abandono masivo de miles de variedades en pro de las virtudes exclusivamente comerciales como el aspecto y la durabilidad. La reducción de la diversidad de lo que comemos es asombrosa, en torno al 90% en el último siglo. Y la tendencia continúa hacia la simplificación y uniformación. La riqueza alimentaria del mundo está en peligro.

Según datos del extraordinario artículo de Charles Siebert que este mes publica la revista National Geographic, el 90% de las variedades de frutas y verduras en EEUU han desaparecido (por ejemplo, de 7.000 clases de manzanas existentes en el s. XIX quedan actualmente menos de un centenar). En China, el 90% de especies de trigo ha desaparecido. Y en Filipinas, de miles de clases de arroz solo persisten cien. Y estas extinciones masivas se repiten en todo el mundo. En el siguiente gráfico que incluye el artículo de NG se aprecia el dramático cambio que hemos generado en la biodiversidad alimentaria:

Comparativa de las variedades existentes de algunas verduras y frutas hace 80 años y actualmente --clic para ampliar la imagen-- (fuente: Our dwindling food variety / Food ark)
En un siglo hemos acabado con la diversidad genética que nuestros antepasados lograron a lo largo de 10.000 años de domesticación y selección. Consiguieron adaptar las mejores variedades para los climas y peculiaridades locales de cada zona, creando un patrimonio alimentario de incalculable valor por su calidad, eficiencia y diversidad. Y ahora estamos renunciando conscientemente a todo ello, seleccionando para monocultivos las variedades no por su sabor o virtudes nutritivas sino por su rentabilidad económica.

La revolución verde tuvo indudables efectos positivos en nuestra capacidad para generar alimentos, pero el modo en que hemos obviado la importancia de la diversidad para centrarnos en la producción puede volverse en nuestra contra. Como explica Siebert, al barajar solo un puñado de variedades, aumenta el riesgo de que una enfermedad u hongo logre arrasar con facilidad todas las cosechas, lo que encadena al sistema al uso creciente de pesticidas y plaguicidas: “En África, agricultores y ganaderos se han endeudado para pagar fertilizantes, plaguicidas, medicinas y piensos de elevado contenido proteico necesarios para que esas plantas y animales prosperen en condiciones climáticas diferentes de las originales. Son como adictos, enganchados a un hábito que no pueden permitirse ni en términos económicos ni ecológicos”.

Fuente: La Aldea Global (6/07/11)


INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA
Variedades vegetales que no se encuentran en los supermercados, pero sí aún en eventos de intercambio de semillas --Seed Savers Exchange-- como el de Decorah, en Iowa -EEUU- (foto: Jim Richardson. Fuente: Grow your own heirlooms / Food ark)
-EL ARCA DE LA COMIDA (National Geographic en Español 28/10/11)
Traducción al español del artículo que da pie al artículo de esta entrada, del original en inglés "Food ark" de Charles Siebert, con fotografías de Jim Richardson, y publicado por la National Geographic Magazine en julio de 2011.

IMÁGENES DE ESPECIES ALIMENTARIAS HOY DÍA RARAS

Galerías de fotos de Jim Richardson, clasificadas por temas, para complementar al artículo comentado de Siebert, “Food ark”. Las imágenes muestran algunas de las variedades que hoy día son ya poco frecuentes, pero se están intentando preservar por medio, sobretodo, de la asociación de pequeños agricultores locales concienciados que mantienen e intercambian las semillas que han heredado de sus antepasados y las variedades de animales autóctonos por medio de eventos y encuentros; y de los bancos de semillas.

Pincha en los enlaces siguientes para acceder a las imágenes. Los textos que los acompañan son las introducciones que aparecen en las galerías, traducidas por María José Moya.

“Una crisis se avecina: Para alimentar a nuestra población en crecimiento, necesitaremos duplicar la producción de alimentos. Sin embargo, los rendimientos no están aumentando lo suficientemente rápido, y el cambio climático y las nuevas enfermedades amenazan las variedades limitadas de las que hemos llegado a depender para comer. Afortunadamente, todavía tenemos semillas y razas para asegurar nuestro futuro suministro de alimentos, pero debemos tomar medidas para salvarlos”.

“La gente come más huevos y aves de corral que nunca, pero la dependencia del mundo en unas pocas razas de alto rendimiento está desplazando a cientos de otras: casi un tercio de razas de gallinas se encuentran en riesgo de extinción. Eso es alarmante, porque muchas variedades tienen rasgos, como la resistencia al calor o a los patógenos, que podrían ser inestimables en el futuro”.

“Los defensores de las razas raras dicen que la mejor manera de preservar el ganado vulnerable es mantenerlo en la cadena alimentaria, produciendo leche o carne. Su lema: ‘Para salvarlos, tenemos que comerlos’".

“Las semillas de ultratumba (y sus vainas) son tan variadas como las plantas en que se convierten. La agricultura no es sólo la producción de alimentos, sino que incluye árboles y otras plantas que producen fibra, controlan la erosión del viento y dan sombra al ganado”.

“A diferencia del puñado de variedades de los mercados de Estados Unidos, las patatas de Perú y Bolivia --centro geográfico de las especies de origen-- tienen miles de colores y formas. Son tan variadas en sabor y nutrición que puede construirse una dieta entera alrededor de ellas”.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

5 comentarios:

Amparo Bárcenas dijo...

Muy buen artículo Mariajo.
Es una pena que estemos perdiendo tanto y en vez de invertir con preferencia en algo así de natural, gastan mas dinero en "inventar" hamburguesas de laboratorio......
Menuda herencia estan dejando a los que vienen por detrás. Mu triste.

Lo comparto, aunque la apatía de la gente sigue siendo cada vez peor, pero si hay apenas unas cuantas interesadas de verdad, algo habrá valido la pena de compartir.

UN BESOTE CAMPEONA ;-))

Sylvia dijo...

He compartido y pinchado todo a mi alcance, Mariajo campeona. Es muy preocupante lo que está pasando. Pienso que los jóvenes no tienen conciencia del peligro porque nunca conocieron las variedades de cosechas de antaño. ¡Ni de las sabrosas manzanas (por poner un ejemplo) que había hace 50 años en las ferias! Las pocas manzanas de hoy día tienen cáscara dura que hay que desechar. Son todas igualitas para empaquetarlas mejor. ¡Ni hablar de los tomates horribles! Como me crié en una chacra de manzanos y otros frutales en la Patagonia Argentina, tengo memoria de aquellos tiempos. Mi padre lamentaba la creciente demanda para dos (2) variedades, con la consiguiente obligación de eliminar otras variedades fantásticas. Nacían las malditas corporaciones...con sus malditos pesticidas. ¡Me pongo a llorar, Mariajo, no es broma! Un abrazo enorme, Sylvia

Espe dijo...

Qué pena! y nadie dice nada. Minutos y minutos de telediarios con bobadas y simplerías en lugar de hablar de esto.

Mil gracias como siempre MªJosé por tu esfuerzo, por "cultivarnos" e informarnos.

María José Moya dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios: ¡Amparo, Sylvia y Espe!.

He estado unos días con la electrosensibilidad alta, así que no he podido encender el ordenador para conectarme y seguir por aquí.

Así que volver y ver vuestros comentarios (tan interesantes y comprometidos), de verdad que animan a retomar todo esto, aunque sea poco a poco.

A ver si el cuerpo aguanta un poquito esta vez, para poder ponerme poco a poco de nuevo, ¡hasta la próxima crisis!.

¡Un beso a las tres campeonas del mundo mundial! (y gracias por estar ahí. De verdad) :)

Espe dijo...


Ay Mª José gracias por tu comentario. Me alegra leerlo porque estaba yo ya preocupada.
Normalmente agradeces algunos comentarios y cuando yo escribí el mío no habías dicho nada de los 2 anteriores y eran ya de varios días atrás, así que eso me dió un poquito que pensar. Después, al ver que no aparecía un trocito de mi comentario en el margen izquierdo de la página de inicio de tu blog, pues aún le di más vueltas al asunto: imaginé que estarías mal y la verdad estaba preocupada.
Entiendeme, no es que piense que tengas la obligación de publicar al momento, comentar y agradecer todo ¡¡¡¡ni muchísimo menos!!!! Pero como pese a tu situación eres, entre otras cosas, tan disciplinada, cumplidora, trabajadora y agradecida pues pensé que te había pasado algo.

No sabes cuánto me alegra es que estés mejor ¡¡¡y tan positiva!!! Hay que ver, estando cómo estás cómo nos animas.

Un abrazo. Y campeona tú, guapa.

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo