CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

10 noviembre 2008

REPORTAJE ARGENTINO SOBRE SQM: investigaciones en el Hospital Clinic de Barcelona, entrevista al Dr. Nogué (Diario El Sol. 10 noviembre 2008)

Internacionales
SENSIBILIDAD MÚLTIPLE: ¿UNA NUEVA ENFERMEDAD?
La exposición a la gran variedad de elementos químicos que nos rodean en nuestra vida diaria puede desencadenar en algunas personas la aparición de dolores, picazón, problemas cognitivos y cansancio.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) aún no la considera como una “enfermedad”, ni la ha incluido en sus manuales y alertas sanitarios, muchos médicos están de acuerdo en que la denominada sensibilidad química múltiple (SQM), no sólo existe como tal, sino que además va en aumento.

Las personas afectadas por la SQM ven reducida su calidad de vida y aún no hay ningún tratamiento específico para remediarlo. De momento, la única solución para este trastorno consiste en mantenerse alejado del agente químico causante del problema.

La sensibilidad química múltiple es objeto de debate en la comunidad médica. Mientras algunos profesionales cuestionan si existe, otros se inclinan a pensar que es un desorden médico desencadenado por la exposición a productos químicos en el medio ambiente.

Uno de los centros de este debate es el Hospital Clínico de Barcelona (HCB), en España, donde -según sus toxicólogos- cada año se reciben entre 50 y 60 casos nuevos de SQM, lo que significa que cada semana les llega un nuevo afectado. Este problema también es investigado en Alemania y Canadá.

Según el doctor Santiago Nogué, jefe de Toxicología del Servicio de Urgencias del HCB, “es una enfermedad del mundo industrializado que presenta síntomas homogéneos como son migraña, crisis de ansiedad, confusión, erupción cutánea o asma”.

Precisamente, uno de los objetivos de los toxicólogos es aclarar conceptos sobre esta “enfermedad” porque aún hay muchas preguntas para las que no tienen respuesta.

“Sabemos que puede originarse en el uso, cada vez mayor, de productos químicos en nuestra vida cotidiana, los cuales al mezclarse con algunas moléculas que se introducen en los alimentos y la contaminación ambiental, pueden derivar en una sensibilidad química múltiple”, señala.

El doctor Nogué destaca que “al presentar sensibilidad a distintos productos los afectados pueden sufrir reacciones en lugares muy distintos. Además, éstas se agravan con el paso del tiempo y pueden llegar a obligar al paciente a usar una mascarilla cada vez que va, por ejemplo, al supermercado”.

Investigadores del HCB ha estudiado durante dos años a medio centenar de afectados por la SQM, desencadenado en la mayoría de los casos por el contacto con perfumes, ambientadores, detergentes y humo del cigarrillo. Han concluido que este desorden parece ser cada vez más frecuente entre la población.

ALGUNOS POSIBLES DESENCADENANTES
La sensibilidad química múltiple puede desencadenarse por la exposición a un sólo producto químico, o “desencadenante primario”, sobre todo insecticidas organo-fosforados o piretroides, y también a disolventes orgánicos.

A partir del momento en que un paciente ha reaccionado a algún desencadenante primario, puede verse afectado también por entrar en contacto con los denominados “desencadenantes secundarios”, como productos de limpieza casera, lejías, pinturas, barnices, perfumes o desodorantes, suavizantes o incluso el humo de los vehículos.

Aunque se sabe que este síndrome o conjunto de síntomas, no es de tipo alérgico, porque hasta ahora no se han descubierto que intervengan elementos inmunológicos, todavía se desconoce el mecanismo por el cual una serie de compuestos muy diferentes, desde el punto de vista químico, pueden producir una misma sintomatología.

Algunos expertos creen que la respuesta a un agente químico se debe a las interconexiones entre el nervio olfativo y el sistema límbico, una zona del cerebro que es vulnerable a la sensibilización, pero todavía no hay datos concluyentes.

La SQM ha sido detectada en infinidad de entornos, desde oficinas bancarias, centros geriátricos, lugares de enseñanza y hoteles, hasta edificios municipales o sanitarios.

Por Daniel Galilea.
EFE–Reportajes

Fuente: El Sol Diario (Mendoza –Argentina- 10/11/08)

..............................................................................................

NOTAS DE MI ESTRELLA DE MAR: es la primera vez que tengo constancia de una noticia-reportaje sobre Sensibilidad Química Múltiple en Argentina, al igual que tan sólo fue a principios de este año 2008 que se vio algo específico sobre ello en los medios españoles. Fue aquí a raiz de ello y de saltar a la prensa el caso de Elvira Roda que empezaron a aparecer más cosas en los medios y, afortunadamente, a crecer el interés general por la SQM.

Es pues ahora un gran paso en Argentina por el que todos podemos felicitarnos, pero sobretodo 1.-es un alivio para los muchos afectados que seguro allí habrá sin diagnosticar o erroneamente tratados por Psiquiatría, 2.- es un punto de atención para que sus médicos se familiaricen con la patología (por cierto, uno de los máximos exponentes y conocedor internacional de la Sensibilidad Química Múltiple es precisamente el argentino residente en España Dr. Pablo Arnold Llamosas, internista e inmunólogo), y 3-son informaciones a tener en cuenta por la sociedad como referencia en general ante situaciones proclives a desencadenar una SQM como fue por ejemplo el caso de la tremenda quema de pastizales a gran escala que se produjo cerca de Buenos Aires en abril de este año, que hizo que el sol se oscureciera, el día pareciera noche, la luna se viera de color amarillo o naranja a causa de la nube que durante semanas cubrió la capital, y la gente tuviera que proveerse de mascarillas protectoras (barbijos, les llaman) sin que nadie les hablara de las más adecuadas al caso.

Este suceso, por contra se intentó anecdotizar como si no hubiera habido causas de carácter especulativo-económico detrás por las que el hecho a gran escala se hubiera acabado produciendo, y a la vez se intentó minimizar y diluir en su impacto mediático, tanto de su verdadera dimensión e importancia como en su importante impacto ambiental y las graves consecuencias para la salud que podría acarrear agravando patologías previas y provocando la aparición de otras con posibilidad de cronificación como sería el caso de la SQM. Pero claro, si se informa se corre el riesgo de que la gente sepa y pida indemnizaciones por las consecuencias de impacto a la salud, el ecosistema y el patrimonio.

En este sentido de divulgación, es importantísima la labor constante de Blanca Mesistrano/Fibroamérica (miembro en Sudamérica de la National Association Fibromyalgia y de la Fundación Geiser) tras conocernos ambas en nuestras realidades mutuas, cada una desde un continente y desde sus respectivos espacios Fibroamérica y Mi estrella de Mar. A partir de entonces Blanca se ha implicado de manera activa por introducir la difusión de la Sensibilidad Química Múltiple en Latinoamérica a través de su Grupo y de los carteles y folletos explicativos para los diferentes eventos a los que son invitados. Desde aquí, por ello, nuestro agradecimiento.

Por último y no por ello menos importante, mi reconocimiento y el del colectivo de enfermos a la labor contra viento y marea de los doctores Nogué y Fernández-Solà (jefes de las unidades de Toxicología y de Unidad de Fatiga Crónica del Hospital Clinic de Barcelona, respectivamente) a pesar de los constantes obstáculos de la Administración. Un saludo desde aquí.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No entiendo aún por qué no se le da el lugar que merecidamente debe tener, al dr. Pablo Arnold Llamosas, dado que fue el primer galeno junto con dr. Stambulian en estudiar, investigar esta patología en Argentina y luego en España.Actualmente continúa con sus denodadas investigaciones y consecuentes tratamientos.Una verdadera pena

María José Moya (Mariajo) dijo...

Anónimo, de acuerdo en la calidad profesional (y humana) del Dr, Arnold, por lo que me comentan sus pacientes (excepto una época hará un par de años, en que durante algo más de un año los pacientes no lo localizaron, ni pudieron pedirle cita), pero puntualizo, para que nadie se lleve a engaño: este doctor diagnostica la SQM, pero no la investiga ni le da tratamiento, excepto lo que es ofrecer unas pautas básicas que desde hace años da, que consisten en unas directrices para empezar una dieta ecológica, algunas de control ambiental, y no mucho más. A menos que ahora haya cambiado radicalmente todo esto, cosa que no creo, porque sino ya me hubiera enterado.

¡Un cordial saludo!,

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo