¿AYUDAS EN NUESTRA LABOR? ¿HAY COPYRIGHT?
1. Difunde los enlaces del SISS en redes, grupos, medios, etc. (asegurarás la difusión de una información correcta sobre SQM y temas relacionados); 2. Hazlo conforme a nuestra licencia de Creative Commons "Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada" (+info: final de página) y con un link operativo y visible a la entrada o imagen cuya información difundas. Imágenes de la responsable del SISS: sólo bajo petición y permiso escrito. 3. DOCUMENTOS EN PDF: divúlgalos SIN ALTERAR, y DENTRO de su enlace original del SISS (NO de Scribd, etc.).
SPAM
Empresas y similares: por abuso continuado en el pasado no se publicarán intentos de aprovechar nuestro trabajo (gratuito) para dejar autopropaganda (lucrativa). Tienes la opción de ser patrocinador nuestro.

27 octubre 2016

ARTURO MOYA: pianista-compositor, mi padre. 3 de enero de 1930 - 27 de octubre de 2016

Con mi padre: su primera visita a Madrid para verme. Yo ya tenía sensibilidad química múltiple (SQM) pero todavía podía bajar a la calle con mi mascarilla y permitirme algunas licencias para poderme despedir de él y de su mujer, Mari Carmen, antes de que volvieran a su casa en Albacete (20 de enero de 2006)

FRANCISCO ARTURO MOYA LÓPEZ.
MI PADRE
(ALBACETE, 3 DE ENERO DE 1930- ALBACETE, 27 DE OCTUBRE DE 2016)

Pianista-compositor, pintor, escultor, director del "Liceo Arturo Moya" de música y danza... Artista, en una palabra. Todo lo veía desde el punto de vista de la creación, de la estética. Hasta las navidades pasadas, seguía metido o pensando en proyectos, ideas... Y en los últimos años hacía personalmente cientos de tarjetas de navidades con dibujos, caricaturas y cuadros pintados por él, con dedicatorias personalizadas. Para él crear y respirar eran lo mismo. Siempre andaba metido en alguna cosa, entusiasmado en cómo sacarlo adelante. 

Nada práctico. Los números, la administración, no eran lo suyo.

Seguidor entusiasta -desde que tuvo uso de razón- del Barça

Los últimos años lo escuché al teléfono con un carácter siempre positivo, alegre, de buen humor, dicharachero, desinhibido, inventor de chistes (no demasiado buenos, es cierto, pero lo que importaba era el sentido, la intención) y sus juegos de palabras con rima...

Tras mi enfermedad, vino a verme varias veces a Madrid. Él, por entonces, aún hacía algunos viajes fuera de Albacete, si pensaba que un proyecto suyo lo requería. Me emocionó que intentara hacer la asepsia para poder venir a verme...

Tenía una vitalidad, un estómago y un buen dormir, que ya quisiéramos muchos. Y le gustaba el porte femenino más que a un perro los picatostes, sin duda, aunque sin ser un mujeriego. Bromeaba sobre ello, más bien.

Nació en Albacete. Era hijo de confiteros, Milagros y Francisco de Tobarra, pueblo donde como manda la tradición de antaño, toda línea familiar tenía un mote. El nuestro, el de "los Pelaos", a mucha honra.

Vivió la Guerra Civil de pequeño. Y durante la contienda una bala perdida le alcanzó el cuello. Esto, y la escasez de comida y de medicinas en tales momentos derivó en la infección de un ganglio en la zona. Recordaba las curas en el cuello, con gasas, "sacándole pus". Como resultado, su capacidad auditiva quedó afectada del oído derecho. Tenía problemas para oír los sonidos agudos (por ej, mi voz). Aún así, quiso dedicarse al piano. Recuerdo que argumentaba que también Beethoven había sido sordo.

Cursó sus estudios en el Real Conservatorio de Música de Madrid, período en que vivió alquilado en casa de una señora mayor llamada Dulce, que tenía un piano donde mi padre podía practicar. Y cuando volvía a Albacete, ayudaba en el obrador de la confitería La Milagrosa de sus padres (mis abuelos), en lo tocante a la parte artística. En la posguerra, fueron famosas en la provincia sus elaboradísimas decoraciones "escultóricas" de tartas, roscos y otros dulces que se mostraban en la vitrina. Yo no llegué a vivir esa época entre hornos y rodillos. Mi padre acabó la carrera de piano con sobresaliente.

Luego, durante su trayectoria profesional en Francia y Madrid, confiaron en él y tuvo trato cercano con personas como Adolfo Suárez durante su paso por el Departamento de Música de Radiotelevisión Española (me da la impresión de que fue un terreno en que hubo muchas zancadillas y luchas de poder en el ente. Seguramente como ahora).

A lo largo de su vida mi padre trabajó y contó con la amistad de artistas como el pintor manchego Benjamín Palencia, el bailaor flamenco Antonio "el bailarín", el inventor José Val del Omar, la nieta de Ignacio Zuloaga (la mecenas María Rosa Suárez Zuloaga, directora del Museo Zuloaga, en Pedraza), y el bailarín y coreógrafo catalán Joan Tena. O del actor Conrado San Martín y su esposa Olga Quiles -1, 2-; y del escritor y pintor portugués Simón Aranha (Pedro Falcao), su mujer Anita (pintora), y el hijo adoptivo de ambos (el pintor y cantante angoleño Raúl Indipwo, componente del grupo portugués Duo Ouro Negro)...

En líneas generales, fue descreído en temas religiosos.

Mi padre me salvó tres veces la vida. Creo recordar vagamente algunos momentos. Otros, no. La primera fue estando yo aún dentro de mi madre. A causa de un catarro que ella tenía, pusieron unas hojas de eucalipto en un cacharro en un hornillo en el dormitorio, situación en la que ella se durmió, y mi padre tuvo que sacarla cuando la habitación se llenó de humo. Como consecuencia, me cuenta que yo nací con "pintitas". La segunda vez, aunque parezca mentira, fue por las mismas circunstancias: hornillo, hojas de eucalipto... En esa ocasión, mi padre me cuenta que me sacó del cuarto inconsciente. La tercera ocasión fue producto de un medicamento que un doctor me recetó, en dosis inadecuadas (mayores incluso que para un adulto). Esto, a pesar de que mi padre se lo quiso hacer ver. El médico insistió, no obstante (con prepotencia). Aún así, mi padre, por precaución, me puso una dosis menor. Parece ser -según me comentaba- que caí sin sentido, quedé sin pulso, y fría. Hasta que llegó el médico de urgencia (demudado, y sin saber qué decir) y me puso una inyección para "reanimarme". Hasta que llegó, mi padre me estuvo dando baños alternos de agua fría y caliente, e intentando que bebiera café caliente.

Y aquí sigo, a pesar de todo.

...............................

Hoy jueves 27 de octubre de 2016, a las 16.40 h. mi padre ha partido. Desde su casa, en su cama, rodeado de muchísimo cariño de sus hijos: el mío (aunque yo estuviera lejos, físicamente), el de Vidal, el de Mari Carmen, el de mi hermano Arturo y el de su perrito Eté. Sin dolores, en calma, dormidito... Hoy sólo había abierto los ojos un poquito, alguna vez, durante breves segundos. Entre esas veces, al final de la llamada de teléfono que le hice hoy al mediodía, a las 13.45 h., aunque él no me pudiera responder, ni mostrarse reactivo, mientras le sostenían el auricular cerca del oído.

Nada más fallecer me ha llamado mi hermano. Yo no he conseguido reaccionar. Lo he hecho incluso con cierta incredulidad, a pesar de que en los últimos meses era esperable porque había entrado en estado terminal tras haberle dejado de hacer efecto el tratamiento para su leucemia, con la que luchaba desde hacía muchos años. Pero dado su estado de debilidad desde principios de 2016, todos vimos -incluidos los médicos- que no era posible probar algo más "agresivo". Desde entonces, los cambios en pocos meses fueron brutales, aunque curiosamente su diabetes se autorreguló. Finalmente, el viernes 14 de octubre (hace dos semanas) la doctora de paliativos indicó que, en su experiencia, a mi padre "le quedaba poco". Este lunes, día 24, el 112 se lo llevó a observación. Esa misma noche, lo devolvieron a su casa. El martes 25, durmió casi de continuo (menos algún breve despertar). Y ayer miércoles, día 26... la doctora de paliativos, al visitarlo, indicó que había entrado en la fase de agonía.

Mi (puta) enfermedad me ha impedido despedirme de él físicamente. No pude viajar ni una sola vez para poder verle. La única ocasión fue durante el verano de 2006, y mi estado se agravó del tal modo, que a la vuelta me sobrevino por primera vez una situación de vértigos benignos paroxísticos (consecuencia de la SQM), que me obligó a iniciar la baja laboral, tras la que no pude volver a incorporarme ni un solo día) y el encierro riguroso en mi hogar, hasta la fecha.

Pero ya que no pudimos vernos, darnos un abrazo, tocarle esa mano tan calentica que parecía una estufa, y esa carita tan suave y tersa como el culito de un bebé (se reía mucho cuando se lo decía, y le enorgullecía el piropo, que era completamente cierto), sí intenté, con todas mis fuerzas, "estar" ahí por teléfono. Sobretodo este año, cuando supe que su leucemia había dejado de responder al tratamiento y por teléfono empecé a detectar el rápido deterioro... Sólo eran llamadas de unos minutos, porque ninguno de los dos aguantábamos mucho al aparato, pero lo intentábamos. Sólo falté a mis "citas" durante mis crisis, o cuando la electrohipersensibilidad (EHS) se imponía de tal modo que no me era posible comunicarme...

Si hay algo más allá (soy agnóstica, y tú papá, básicamente también), espero que hayas partido al ritmo de ese poema de los caballos sueltos de tu amigo Simón Aranha, que tanto impactó te causó cuando te lo recitó que le llegaste a escribir una obra. Y deseo que a través de ese galopar te hayas reencontrado ya y estés de nuevo al lado de la mujer de su vida (Mari Carmen) y disfrutando ambos de vuestra perrita Pelusa (la que ponía "ojitos de aceituna", la que enseñaba el "ombligico picón" para que le rascarais la tripita)...

Papi, yo desde aquí, como todos los días, desde mi corazón, te seguiré tirando "besitos de locomotora" (tú los contestabas con un: "piiiiiiii, piiiiiiiii", y a continuación te entraba el entusiasmo ofreciendo todas sus variantes y montando sobre ello tu particular haiku: "¡pipi! ¡piripipípi-piripipípi!. ¡Abran la puerta, que sale la generala!. ¡Odo!"). Ahora, ya no te daré unos para el día, y otros para que los tengas guardados para la noche cuando te vayas a dormir, como hasta ahora hacíamos a diario, mientras yo te decía que revolotearía a tu alrededor, como un angelito, aunque no nos viéramos... Ahora, te los mando para que los guardes para tu camino, ¿vale?. Todos, todos mis besitos de locomotora "para mi papi, gu-a-po, y bu-e-no". Un papi "que es como el anís La Castellana, que su presencia siempre agrada". 

... Y discúlpame, papi, que hoy te mintiera. Creo que ha sido la primera vez... Ya sabes que no me gusta hacerlo y yo esto lo llevo muy a rajatabla. Pero era mejor decirte, cuando te llamé.. que yo estaba bien. Que estaba y que estaría bien. Que no te preocuparas. Quería que no estuvieras aguantando por mí aquí, y quería que partieras sin inquietud, ni tristeza por mí... Pero papi, no hay nadie ahora en mi casa... Como siempre. Estoy sola. Y en estos meses en que intenté prepararme para este momento, no conseguí encontrar algo que comprar, apto para mi SQM, para atontar el sufrimiento y la tristeza. Y tampoco puedo, como sustituto a ello, beber alcohol; fumar; salir a la calle a entretenerme con algo; quedar con alguien; o tan siquiera hablar por teléfono o escribir si tengo el día demasiado afectado...

Por otro lado, hasta el miércoles no vendrá la ayuda domiciliaria de la asistencia social, la única persona a la que veré desde hoy jueves hasta entonces... pero no entrará -lógicamente- a escucharme -ni aún unos minutos-, a pesar de que es amable como profesional. Hoy lo he tenido claro, cuando le he comunicado que estabas agonizando. Sólo vendrá a hacer la compra, la comida...

Y en cuanto a gente, entorno... Estamos tan deshumanizados; se habla tan poco de la muerte y del proceso que lleva a ella por simples tabúes culturales; y hemos llegado a un punto tan extremo de individualismo feroz... que es terrorífico. Hasta decir algo más que dar el pésame, o llorar, está "mal visto". De hecho, la sociedad "premia" a la persona que no comunique, ni muestre sus sentimientos, con frases tal como "Está mostrando gran entereza"... Y la dicen con alivio, porque esa entereza (sea supuesta, o real), les facilita a los demás el no tener que "estar ahí"...

Acabo de caer que ahora tengo un número guardado en la memoria de mi teléfono que dice "Papá", y que a partir de hoy nunca más contestarás tú...
Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

66 comentarios:

Carlos Gonzalez dijo...

Mi más sentido pésame.Mi Enhorabuena por el gran padre que has tenido,y a el por su gran hija,aunque no nos conozcamos en persona ,te aseguro que me encantaría poder estar a tu lado.
Espero que sientas mi apoyo.Un beso enorme.

Carmen Lozano Sqm dijo...

María José lo siento muchísimo. Una gran pérdida, tú dolor es mi dolor. Sólo puedo decirte mucho ánimo. Un abrazo fuerte virtual y sin perfume

Carme Amador Bielsa dijo...

Lo siento muchísimo. Un abrazo muy grande de corazón.

Esther Gonzalez Cortes dijo...

Lo siento muchísimo!!
Esta es sin duda para mi la peor parte de nuestra enfermedad....no poder estar cuando queremos, no poder hacer ... cuando queramos....un abrazo enorme y mucha fuerza!!!

Paquita Andujar Vilchez dijo...

Cuanto lo siento !! yo pase por lo mismo con mi madre y luego una hermana , no pude viajar a Mallorca a causa de la enfermedad !! un fuerte abrazo en la distancia ,, D E P TU PAPA !!

Meryt Kmt dijo...

Mi más sentido pésame María José. Un reconfortante abrazo y todo el amor del Universo. Mucha fuerza!

Jessica Rencoret dijo...

Querida María José te acompaño y te abrazo desde la distancia física pero desde la cercanía del corazón. Un abrazo muy calentito

AmaPola dijo...

Lo siento mucho Mª José. De verdad. Leyendo lo que has escrito, con esta entrada en tu blog, solo puedo decirte que te has despedido de una manera muy tierna y bonita de tu padre. Y que en mi opinión, sobre todo lo que has contado y escrito en negrita, lo de los besos, que se los guardaba para la noche y que ahora son para el camino de tu papá bueno, eso es pura poesía, es bonito de verdad y parece que tal cual te salga del corazón para impactar en los corazones de los demás. En el mío lo ha hecho.

Siento de corazón que te toque vivir esto y vivirlo de esta manera. Imagino que por mucho que te diga yo ahora todo esto ,quizás no te sirva hoy de mucho, y quizás mañana tampoco, pero creo que en algún momento verás que aunque hayas estado lejos, por lo que cuentas, él seguro que te ha sentido cerca, mas cerca que otros padres que tienen al lado a sus hijos piel con piel.

Intentando imaginar, intentando mentalmente ponerme en tu lugar con todas tus duras circunstancias, pienso que debe ser algo terrible. Mucho más Terrible que para cualquier persona que haga una vida "normal". Me consuela pensar que ves su partida como el inicio de un camino en el que se encontrará con seres queridos. Yo estoy convencida que así será.

Te envío un beso con todo mi afecto, aunque no te consuele mucho, o nada. Y deseo de corazón superes todo esto y que mental y emocionalmente estés bien. Estoy convencida de que eres muy fuerte, no sé si por naturaleza o por supervivencia, o por ambas cosas, y sé que en algún momento te recuperarás. Sólo espero que sea muy pronto, porque no quiero pensar que se sume una gota más de sufrimiento a la vida que estás viviendo.

Un abrazo, más que nunca con todo mi sentimiento.

kira dijo...

Me he emocionado mucho tu entrada...me ha llegado bien dentro. Y siento mucho mucho la soledad que te impone la SQM, pero aunque ahora mismo estés sola físicamente, no lo estás. Somos much@s quienes te seguimos y te tenemos en mente cada día, y que también compartimos el duro día a día de esta enfermedad.

Te mando un abrazo cálido, grande y con mucho amor.

Carmen Torres dijo...

María José, lo siento mucho. Siento tanto o más que la pérdida de tu padre el estado de aislamiento físico en el que te encuentras, tus problemas de salud y tu soledad que te impide llorar en el hombro de alguien. Mucha fuerza!

Mònica Mo Caldas dijo...

Mi más sentido pésame Maria José. Son momentos durísimos pero por lo que he leído en tu precioso artículo ése amor que habéis tenido juntos es para siempre. Muchísima fuerza! Un abrazo guapa!

Arantxa Solis dijo...

Lo siento mucho MariaJo... No existen palabras suficientes que te puedan dar un poco de consuelo. Un beso preciosa.

Rosa Maria Marín dijo...

Maria José, lo siento mucho. Un abrazo.

Nuria Calvo Vega dijo...

Has escrito un artículo precioso, me ha emocionado mucho. Ya sabes que no estás sola, somos muchos los que te seguimos y valoramos tu labor. Muchos ánimos y siento mucho tu pérdida.

Camino Serradilla dijo...

Mi más sentido pésame, Marijose! Preciosas palabras las que has escrito. Un fuerte abrazo y un besazo enorme.

Lola Sanchis dijo...

Cuidate que el ahora ya descansa

Manel Salvat dijo...

Te acompaño en el sentimiento. Un abrazo.

Gema del Valle dijo...

Lo siento mucho. Animo

Ines Mestre Jardi dijo...

No te conozco pero te sigo. Muy tristeestar tan sola en estos momentos por esta puta enfermedad. Tu padre siempre te esta abrazando de corazon.un beso.

Alejandra Flores dijo...

Abrazo

Patry Gipi dijo...

Un abrazo. Gran entrada. Preciosa

MaríaJosé Alvaro dijo...

lo siento en el alma y se lo que estas pasando, yo perdí a mi padre en la navidad de 2014, se que eres fuerte, pero ahora tienes que serlo mas todavía, si me necesitas ya sabes donde estoy, un abrazo y un beso muy fuerte.

Larraitz Ibarguren dijo...

No nos conocemos pero te mando un abrazo.

cristina Esteban dijo...

La soledad de la enfermedad hace más duro aún ver partir a quien quieres y no poder despedirte. Es un dolor irreparable pero siempre queda en la memoria una vida eterna y es arte las huellas de las personas que caminaron juntas nunca se olvidan. Mi más sentido pésame y mucho ánimo.

Maria Pilar Roca dijo...

No tengo palabras que se parezcan al abrazo que me gustaría darte aunque no te conozco.

Gema Ct dijo...

Mi más sentido pésame querida amiga. Un abrazo y mucha fuerza.

Rita Sana dijo...

Mi dispiace Mariajo coraggio! In questa foto siete belli ha l'aria così buono tuo papà. Una stella brillerà per te su nel cielo! Un abbraccio

Carmen Espinosa dijo...

Te acompaño en el sentimiento por la pérdida y tu manifiesta impotencia de no poder estar allí fisicamente.
Tu padre y tu sois dos personas luchadoras y creativas que haceis frente a la vida con vida. Mucho ánimo y fuerza y gracias por ser como eres.

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Siempre digo que las casualidades no existen…

(Emilio Clemares los escribió)

Viendo romperse la noche, desde mi balcón, mientras despunta el sol.
Suena Kat Stevens y saboreo un café......


https://youtu.be/VHjEtykqFmQ


Acabo de leer, el apunte que has hecho sobre el fallecimiento de tu padre…, que sepas que lo siento mucho, que a pesar de que apenas nos conocemos, lamento tu pérdida.
Yo no soy una persona religiosa, no creo en la existencia del “más allá”, pero sí creo en eso que el poeta renacentista Jorge Manrique tan bien definió, cuando escribió, “Coplas a la muerte de su padre”; y que yo llamo la “persistencia de la memoria”, es decir, en el fondo para mí, como me pasa con mi padre, las personas no mueren nunca, las personas viven mientras existen en el recuerdo de aquellos que los amaron y los aman y este texto tuyo tan lleno de amor y dolor, es un legado, que va más allá de ser un simple texto..; , en el fondo algunos textos, por pequeños que estos sean…, no son más que un vínculo, que queda para siempre entre tú y tu padre, escribiendo sobre tu padre, ayudas a que aquellos a los que amas y te amaron, su recuerdo este con vosotros, contigo, y nos hagas participe de él a los demás… y eso siempre es bonito, muy bonito.
Tu padre vivirá por siempre en la memoria tuya, y en tus textos y eso bonito, y compartirlo más.
Gracias por “pensar en voz alta” de tu padre y compartir recuerdos y sentimiento con aquellos que te queremos; para mí eres un ángel, como te dije.
Un abrazo María José
Retomo como empecé este breve apunte de pésame y permíteme compartir contigo, ya que tu padre era músico, me han salido estas palabras, ojalá las léa, allá, en ese espacio que yo llamo memoria.

A tu padre, María José, en su memoria:
Es hermoso este amanecer de otoño
aunque no más hermoso
que cualquier otro amanecer..
Es hermoso este amanecer en que estoy solo,
y he dejado
en penumbra la casa mientras suena
un dulce y triste tema de Kat Stevens,
tan triste y dulce como otros.
Nada en mí, ni en la día que arranca, ni en la música,
se diría especial, y sin embargo
existe algo muy hondo en esas cosas
que parecen sencillas:
una extraña grandeza que no acaba
de ser exaltación, tragedia, paz,
pero que es todo eso, y es también
un sentir claramente
que para que esto ocurra ha sido necesario
apurar estos años, acumular recuerdos,
haber ganado
y haber perdido tantas cosas.
Para que este piano suene así,
para temblar así con esta música,
ha sido necesario
ir llenándola poco a poco
de belleza y de daño, ir llenándola
con nuestra propia vida, para que se parezca
a nuestra propia vida, y suene así:
tan insignificante
y tan grande, tan triste, tan hermosa.

Silencio dijo...

Mi querida amiga, sinceramente, estoy enmudecida, ¡qué bella carta de despedida!
Un adiós del plano terrenal, porque él seguirá viviendo en ti, en tus recuerdos, con ese inmenso amor que le tienes, si, le tienes, porque aunque él ya no está aquí, vuestro inmenso cariño seguirá siempre vivo.

Te mando un enorme abrazo y mi más sentido pésame...


Esther

Concha Tormo dijo...

¡¡¡Ánimo y un fuerte abrazo!!!

Trini Alvarez dijo...

Mi más sentido pésame...

CM Bijoux dijo...

Que Dios te dé mucha fuerza! Te acompañamos a la distancia...

Lucia Roca dijo...

Un abrazo muy grande y fuerte, cuídate mucho, mucho
Todos los días escribo Buenos días en el Facebook,hoy primero a ti para que no te sientas tan sola. Un beso enorme

Ecoalimentaria Barcelona dijo...

Un abrazo muy cálido para ti, un recuerdo especial para tu padre.

CRISTINA dijo...

Siento mucho la pérdida de tu padre. Me he emocionado leyendo tus palabras. Te mando un fuerte abrazo de ésta que, de alguna manera, te entiende por padecer también SQM y demás. Cristina.

Vicente Sanchez del Rey dijo...

D.E.P

Sara Minguez Peiro dijo...

Lo siento mucho
Un besazo

Emilia Castro Manrique dijo...

Mi más sentido pésame María José. Un abrazo muy fuerte.

Valdesca Enma Bart dijo...

los siento mucho. abrazos

Farmacia Luis Marcos dijo...

Un beso muy grande y ánimo.

Patricia Maria Manresa dijo...

Tw acompaño en el sentimiento amiga. Son momentos muy difíciles mucho ánimo muchos muchos besos

M Lourdes García dijo...

Un abrazo lleno de cariño para ti y toda tu familia. Increile lo que has escrito con tanto cariño. De tal palo, tal astilla

Maria jose Rodriguez ibañez dijo...

Preciosa carta para una persona de las mas maravillosas que he tenido el gran placer de conocer, de escuchar sus historias, de oir su maravillosa musica y de tratar su maravillosa persona. Es una perdida dolorosa, muy dolorosa. Como él tantas veces decía "nadie es profeta en su tierra" y que verdad es y que verdad ha sido para él. Personalmente me duele mucho que una persona que ha hecho tanto por su Albacete y se ha preocupado tanto por su gente no sea reconocido como tal.
DEP una de las personas mas maravillosas que he conocido.
Hasta siempre maestro.

Ali cia dijo...

Una lágrima corre por mis mejillas... Más que leer tu escrito lo he oído. Tu cálida voz casi como un susurro, en ocasiones entrecortada... en otras con un poco de rabia, de tristeza, de desesperanza.
Sólo quien ha perdido a un padre estando en la distancia puede entender un poco lo que tu relatas.
Tu lo viste venir, a mi me llegó por sorpresa. Hablé con el una tarde y esa misma madrugada un infarto se lo llevó sin despedirse. Con un hasta mañana resonando todavía en mi cabeza....
La impotencia, el dolor punzante que quedan en el estómago y que no tiene posibilidad de salir con el grito desgarrado que permitiría liberar tanto dolor acumulado en tan poco tiempo, es tan grande, que anula y nubla los sentidos hasta la anestesia.
Años tardé en reaccionar y tu escrito de hoy, lleno de amor, me lo ha recordado.
No puedo acompañarte en el sentimiento porque eso es imposible. Sólo puedo decirte que conozco ese dolor porque lo he sentido y por ello te envío todo mi afecto.
Un abrazo.

Roseta Valcárcel dijo...

Lo siento mucho, se lo duro q es, yo lo viví hace dos años y medio parecidas circunstancias..
Esta maldita enfermedad cuantas cosas nos quita..
Un abrazo

Maria jose Rodriguez ibañez dijo...

Preciosas y merecidisimas palabras para una de las personas más maravillosas que he tenido la gran suerte de conocer en mi vida. Un gran ejemplo de vitalidad. Un maestro en todos los sentidos, no solo porque sabía transmitir su amor por la música a todos los que le escuchaban, al escuchar el piano soñar cuando él tocaba las teclas era imposible no sentir un nudo en la garganta y la emoción te ponía los,pelos como escarpias, como se suele decir.
Una persona con reconocimientos en muchos sitios del mundo pero como él decía "nadie es profeta en su tierra". Efectivamente así es y así ha sido para ti, querido amigo, Tú que tanto intentaste hacer por tu Albacete y tantos proyectos que tenias siempre pensando en tu tierra y en sus gentes y sin embargo muy poca gente en esta tierra ha reconocido tus valores.
Hoy con las notas del Ave María nos has dejado. Siempre las despedidas,son tristes pero seguro que donde vayas te recibirán como te mereces, como el gran artista que has sido.
Gracias por compartir tu música con nosotras, gracias por esas felicitaciones navideñas con esas pinturas tan especiales que cada año nos hacías llegar, la cual este año echaremos mucho,de menos, gracias por compartir tus historias y tus proyectos. Gracias por tu amistad.
DEP maestro, DEP querido amigo.
Mucha fuerza María José, aunque no tengo la suerte de conocerte se que tienes que ser una bellísima persona, de tal palo...
Un abrazo

Ana Domínguez dijo...

Lo siento mucho un fuerte abrazo con todo mi cariño . Muchos ánimos, te deseo lo mejor besos

Regina Jovell Villalonga dijo...

Lo siento. Es un momento muy triste. Un abrazo.

Amparo Bárcenas dijo...

Quisiera decirte tantas cosas, quisiera poder abrazarte, quisiera que no estuvieses sola. Preciosa dedicatoria que estoy segura apreciará allá donde esté. D.E.P Fuerza amiga, tuvo una vida intensa y la aprovechó. Descansa de este golpe, todo sigue aunque no nos guste. Te quiero pequeña cuenta conmigo si en algo puedo ayudarte.

marife antuña dijo...

Lo siento mucho cielo me acabo de enterar, mucho ánimo ... un besin cielo
Unas palabras preciosas las que le dedicas,directas desde el corazón.

D.E.P

Angels Bonnin dijo...

Lo siento. Un abrazo.

Sara Jimenez Izquierdo dijo...

Toda una institución en mi ciudad Albacete.... De niña compraba mis pasteles en la confitería familiar. Lo siento mucho, no sabía nada... D.E.P

Eugenia dijo...

Hola preciosa!!! Tu carta revela tu gran amor por tu padre así como tu gran sensibilidad. Me ha "tocado" el alma!!!
Desde Barcelona te escribe otra afectada por los 4SCC pero ante todo poeta, pintora y cantante (aunque ya no ejerza).
Admiro a los artistas y aún más cuando son buenas personas y tu padre debió de serlo. Y de tal palo tal astilla!!!
No pierdas nunca tu sentido del humor, tu autenticidad y tantos otros valores que respiran tus palabras. Eres muy grande María!!

Estoy de acuerdo contigo en que vivimos en una sociedad que además de ocultar la muerte no nos prepara para asumirla e integrarla con naturalidad como hacen otras culturas. Cuando es lo único certero que nos pasará a todos!!
Entiendo que te sientas sola porque nos pasa a muchos con estas malditas enfermedades. Pero no estás tan sola porque cientos de miles de enfermos estamos contigo y pendientes de tí. Y más que nunca en momentos como éste.
Un abrazo-achuchón cariñoso

María José Moya dijo...

Hola a todos, quería daros las gracias más sinceras por los comentarios tan cariñosos que en estos días estáis dejando en el SISS y redes sociales. Disculpad que no pueda responderlos uno a uno. Pero los estoy leyendo con avidez: me están haciendo mucho bien...

La tristeza y los límites de mi enfermedad me lo están poniendo aún más difícil para poder "desahogarme" las pocas veces que estoy hablando con alguien (por teléfono). No consigo articular unas cuantas palabras sin acabar llorando (y encima el el hablar por teléfono me provoca síntomas la mayoría de las veces, lo que es desesperante en estos momentos tan especiales en que necesito comunicarme).

He llegado a echarme a llorar, ayer lunes, durante una muy breve llamada que tuve que hacer a mi herboristería para encargar la comida semanal (por lo que me era obligatoria hacerla). Sólo porque la chica al otro lado del teléfono me dijo que "no me oía apenas" (me conoce de hacer pedidos semanales en los últimos años, por lo que me dijo a continuación que es que "se había dado cuenta que me pasaba algo").

Necesitar desahogarse "hablando", "saliendo", "entreteniéndose", etc., y no poder en circunstancias tan complicadas, es difícil. Y más acercándose las fechas "navideñas", que quieras que no las llamadas entre mi padre y yo estaban garantizadas, con un plus de alegría, para los días de mi cumpleaños, y de la Nochebuena, la Nochevieja y su cumpleaños (por este orden).

Gracias a todos por estar, de algún modo, al otro lado, cada uno de la manera que ha considerado o considera mejor (o ha podido, o puede).

Personalmente me ha sorprendido la labor de "sedación" y amortiguación temporal de la tristeza que tienen unas palabras expresadas desde el sentimiento por muchos de vosotros. Me las habéis ofrecido "en Internet" personas que, algunas os conozco, pero a la mayoría no (ni hemos cruzado algún correo, tan siquiera). Deciros que alivian. Es algo que he aprendido en estos días. Muchos eran comentarios que translucían sentimientos, sentidos, sin frases hechas. Fueran de unas pocas palabras, o de varias frases.

Todos me han llegado, sinceramente.

Recibo vuestras palabras con mucho agradecimiento. Es de las pocas cosas que, de algún modo, me están confortando (aunque sea durante un rato: la soledad es la soledad. No puedo salir, ni nada. Y con la enfermedad no te queda nadie de esas que dicen: "voy/vamos a hacer lo posible para que te levantes de nuevo, Mariajo")...

Anónimo dijo...

Has hecho un escrito precioso, pura poesía. Describes una relación maravillosa. Me has emocionado, he sentido tu dolor. Lo siento mucho. No soy capaz de decirte nada q pueda animarte, sólo puedo enviarte todo mi afecto. Bss. Inma.

Esther Gonzalez Cortes dijo...

Mj. Como no vas a recibir palabras de aliento y tú generosamente nos las das...sin conócenos como dices...pero esta enfermedad nos une. Ánimo campeona, no podemos decaer!!!!

Alejandra Flores dijo...

Te abrazo desde el otro lado del océano

Patricia Maria Manresa dijo...

Mis dos pequeñas disfrazadas de Halloween te mandan un enorme beso. A ver si puedo subir la foto. Y a ver si te arrancan una sonrisa

Emilia Castro Manrique dijo...

Un abrazo muy fuerte ......y mucha fuerza

Lucia Roca dijo...

Si la provincia de Huesca no quedará tan lejos de Madrid te juró que iba a darte ese abrazo que tanto necesitas. Tu has luchado mucho eres una luchadora, piensa que donde esté tu padre sigue en ti. Un beso

Trini Alvarez dijo...

Mariajo, solamente puedo decirte que tienes a mucha gente que te aprecia y te quiere y darte mi más sentido pésame ...

Ericilla dijo...

👏💚☝💚👍💘💕💕💕

Ericilla dijo...

Siento que tengo que darte el pésame, pues te sigo desde hace muchos años.
Pero al leerte, lo siento como si te tuviese delante. Son años ya sintiendo tu solidaridad para con nuestro colectivo. Te mereces lo mejor amiga M.José.
No puedo decirte más que la vida es así y la "muerte" tan pocas veces hablada, no sabemos cómo nos sorprenderá.
La muerte de mi madre repentina me ha enseñado a ser más fuerte físicamente, que no emocionalmente...y me consuelo encontrando el único aspecto positivo k tuvo la muerte de mi madre para ella. Encuéntralo tú amiga; está ahí! Nosotras no importamos ya cuando la muerte les llega; lo que importa en ese momento es que les sea leve y por éso dí por bueno el hecho de que mi madre se fuese tan pronto. Consuelate un poquito con saber que la sorprendió 16 años antes que a tu padre cariño. Todo éso que el tuyo disfrutó más de la vida.
Un beso muy fuerte, tanto como para hacernos pupa no; por supuesto.
Te quiere
desde Granada
Dori Vílchez
-ericilla
-Amanda y
-NoAmanda

Carmen Fernandez Fernandez dijo...

LO SIENTO MUCHO, Mª JOSÉ. D.E.P. D. ARTURO MOYA. ÁNIMO, AMIGA1!!. UN FUERTE ABRAZO!!.

Sandra Centi dijo...

Oh, María José. Lo siento mucho. Ya es dura la muerte de un padre, no puedo imaginar lo que debe de ser vivirla aislada. Mucho ánimo. Y un abrazo virtual. Y por cierto, muchas gracias por tu gran labor de difusión del SQM.

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo