¿AYUDAS EN NUESTRA LABOR? ¿HAY COPYRIGHT?
1. Difunde los enlaces del SISS en redes, grupos, medios, etc. (asegurarás la difusión de una información correcta sobre SQM y temas relacionados); 2. Hazlo conforme a nuestra licencia de Creative Commons "Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada" (+info: final de página) y con un link operativo y visible a la entrada o imagen cuya información difundas. Imágenes de la responsable del SISS: sólo bajo petición y permiso escrito. 3. DOCUMENTOS EN PDF: divúlgalos SIN ALTERAR, y DENTRO de su enlace original del SISS (NO de Scribd, etc.).
SPAM
Empresas y similares: por abuso continuado en el pasado no se publicarán intentos de aprovechar nuestro trabajo (gratuito) para dejar autopropaganda (lucrativa). Tienes la opción de ser patrocinador nuestro.

22 septiembre 2013

LA EUROPEAN FOOD SAFETY AUTHORITY (EFSA) inicia un estudio para abordar el riesgo para la salud de la exposición a "mezclas químicas" a través de los alimentos, y sigue con el Estudio de Dieta Total (TDS)

Siempre es bienvenido que una revista online, de amplia audiencia, difunda artículos e iniciativas sobre el peligro de los tóxicos cotidianos en la salud. Es una buena manera de concienciar en masa y con un lenguaje asequible.

El texto siguiente está dedicado a dos iniciativas de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (European Food Safety Authority -EFSA-), ambas relacionadas con la exposición a químicos a través de los alimentos: una es de comienzo reciente (un estudio sobre "mezclas químicas" y salud); y la otra sigue su andadura en coautoría con la FAO y la OMS (el Estudio de Dieta Total (Total Diet Study -TDS-) —documentos y más información, aquí—).

Tan sólo un pequeño “pero” al artículo. Cuando habla en condicional de “posibles lagunas de datos sobre las mezclas químicas”. El término "posibles" es demasiado tibio. A día de hoy está claro que hay una gran "laguna" informativa sobre el tema químico y sus mezclas, sea en alimentación, sea en cualquier otro medio de nuestro entorno (agua, ropa, mobiliario...). Este es uno de los grandes problemas denunciados por organizaciones y medios ecologistas y que ha venido motivando diferentes iniciativas, como la de hace un tiempo en España, a favor de la universalización de la comida ecológica en comedores escolares.

Y otro "pero", pero para la EFSA. Si se confirma que “El objetivo de la EFSA es… (…) y establecer niveles seguros”, los que estamos enfermos ya por estos niveles sabemos que el único "nivel seguro” es el de cero tóxicos. Esperamos que la EFSA, y por ende la Unión Europea, no se acoja a eufemismos, ambigüedades y el típico “una de cal y otra de arena”. Es importante abordar el estudio de forma valiente, independiente a las presiones de la industria, y bajo el resto de supuestos que se comentan en el artículo que sí son válidos y de interés para a salud ciudadana.

La autora del artículo es Marta Chavarrías, especializada en seguridad alimentaria. Puedes acceder a otro interesante texto suyo en: “Metales en alimentos, a revisión (2009).

MEZCLAS QUÍMICAS EN ALIMENTOS

La EFSA inicia un estudio para abordar el riesgo que plantea la exposición a distintos productos químicos a través de los alimentos

Marta Chavarrías
Las personas pueden estar expuestas a distintos productos químicos a la vez procedentes de diferentes fuentes. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha iniciado un estudio para evaluar la exposición humana a varias sustancias químicas (plaguicidas, contaminantes y otras) presentes en la cadena alimentaria. Una "mezcla química" es, según la EFSA, la exposición combinada a varias sustancias químicas. Los alimentos pueden contener varios productos químicos, que pueden "plantear problemas de salud" en función de su toxicidad y el nivel de exposición en los alimentos. El objetivo de la EFSA es dotar de un sistema fiable que permita evaluar todos los datos de toxicidad y establecer niveles seguros. El artículo explica las principales sustancias químicas en los alimentos y cómo ayuda a su control el Estudio de Dieta Total.

Plaguicidas, residuos industriales o metales pesados son algunos de los contaminantes químicos que más se han examinado. Según la investigación de la EFSA, los productos químicos pueden ser más tóxicos cuando se combinan, de ahí que la evaluación del riesgo humano a la exposición a varios productos químicos plantee retos a los científicos y gestores del riesgo. La dificultad procede sobre todo de la complejidad en establecer perfiles toxicológicos y de exposición en personas. Para la EFSA, el uso de una terminología armonizada es un importante paso, ya que con ella se define el riesgo que debe evaluarse a través de un marco legal concreto. También es importante medir la toxicidad del grupo de químicos e identificar cómo se metabolizan estas sustancias en el cuerpo y la forma en la que expresan su toxicidad. Es lo que se denomina "modo de acción", según la EFSA.

GRUPOS DE SUSTANCIAS QUÍMICAS EN ALIMENTOS

Las sustancias químicas en los alimentos proceden de distintas fuentes, como residuos de productos sanitarios (pesticidas y residuos de medicamentos); residuos ambientales (metales pesados o dioxinas); toxinas naturales, como micotoxinas; y sustancias que proceden del procesado de los alimentos (acrilamida).

A través de la alimentación, en ocasiones no solo se ingiere un único compuesto, sino varios. Por eso, desde hace varios años se investiga si el efecto de distintos contaminantes juntos es el mismo que el que produce la suma de los componentes o si, por el contrario, se generan otros efectos nocivos provocados por la interacción.

En mayo de 2012, la Comisión Europea admitía que la legislación "fija unos límites estrictos para las cantidades de determinados productos químicos autorizados en los alimentos, el agua, la atmósfera y los productos manufacturados, aunque pocas veces se estudian los efectos de los productos combinados". Entonces, y debido a esta falta de investigaciones, se inició una nueva actividad con el fin de incrementar "los conocimientos científicos necesarios para evaluar las mezclas". La Comisión tiene previsto contar, para 2014, con directrices específicas para la evaluación de mezclas prioritarias.

Además, las combinaciones químicas que pueden formarse son numerosas, y desde la Unión Europea se trabaja para identificar cuáles son las principales mezclas que se producen y cuáles las combinaciones más nocivas.

Estudios como el de la EFSA tienen como objetivo acabar con las posibles lagunas de datos sobre las mezclas químicas que se producen en los alimentos. La investigación se alargará hasta 2015, cuando se elaborará un informe para hacer balance de lo estudiado hasta entonces.

ESTUDIO DE DIETA TOTAL

El proyecto europeo Estudio de Dieta Total (TDS) se centra en la creación de una base de datos común que permita el análisis de la exposición a contaminantes químicos a través de los alimentos. Sus responsables reconocen que, pese a los avances conseguidos en los últimos años, en ocasiones no se cuenta con un sistema común que permita comparar los datos entre los distintos países, porque los métodos que se utilizan no son iguales. Desde 2012, el proyecto se centra en crear una fórmula armonizada que permita a los países europeos evaluar la exposición para un amplio abanico de contaminantes.

El objetivo del estudio es proteger a los consumidores de riesgos como el descrito, sobre todo para que se puedan generalizar niveles seguros de sustancias tóxicas químicas a través de los alimentos. Con herramientas así debe ser posible medir el promedio de cantidad de producto químico que se ingiere para los distintos consumidores, en función de la edad, el sexo y el país.

Las investigaciones realizadas hasta el momento en el ámbito europeo demuestran que los efectos de las mezclas son más pronunciados que los de cada uno de sus componentes individuales.

Fuente: Eroski Consumer (23/08/13)

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo