CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

25 febrero 2013

LA OMS Y EL PNUMA ALERTAN DEL GRAVE PERJUICIO PARA LA SALUD DE LOS DISRUPTORES ENDOCRINOS (sustancias químicas presentes en nuestra vida diaria) en base al estado del conocimiento científico

Cada tejido tiene un momento específico cuando se está formando. Ese es el "marco sensible" a los efectos de los disruptores endocrinos (DE). Además, algunos tejidos continúan desarrollándose después del nacimiento, y en la infancia y la niñez, lo que proporciona un marco más amplio a las exposiciones que alteran esta "programación" (OMS/PNUMA. 2013)
Se trata de un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en febrero de 2013, con el título State of the science of endocrine disrupting chemicals 2012”. Su objetivo es exponer los efectos de los disruptores endocrinos en la salud y el medio ambiente, en base al estado del conocimiento actual. Como indica su portada, se trata de “una evaluación del estado de la ciencia de los disruptores endocrinos preparado por un grupo de expertos para el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Mundial de la Salud(1).

Y su resultado es claro y contundente, mereciendo en este sentido especial atención las imágenes, con magníficas explicaciones que lo acompañan (de las que he entresacado para este artículo las de mayor interés).

El documento consta, en su forma completa original, de 289 páginas; y en su versión resumida, de 38 (que se titula “State of the science of endocrine disrupting chemicals 2012. Summary for decision-makers”). Ambos pueden leerse y descargarse, pinchando aquí (PDFs en inglés).

Los resultados (2) se han divulgado por la OMS (3) a través de un comunicado de prensa en varios idiomas. De él se han hecho eco, estos días, los medios de comunicación. Desde MI ESTRELLA DE MAR publicamos a continuación la nota de prensa íntegra difundida en español.
NOTAS 
(1) “An assessment of the state of the science of endocrine disruptors prepared by a group of experts for the United Nations Environment Programme and World Health Organization”.

(2) Los autores del informe pertenecen a un grupo de trabajo del IOMC (Inter-Organisation Programme for the Sound Management of Chemicals). El IOMC es un programa creado en 1995, por recomendación de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992. Su fin es aumentar la cooperación y coordinación internacional sobre seguridad química y en él participan la FAO —Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura—, la OIT —Organización Internacional del Trabajo—, el PNUD —Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo—, el PNUMA —Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente—, la ONUDI —Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial—, el UNITAR —Instituto de las Naciones Unidas para la Formación y la Investigación—, la OMS, el Banco Mundial y la OCDE.

(3) La publicación la edita la OMS; y está auspiciada por el PNUMA (UNEP en inglés) y la OMS (WHO en ingles). Sin embargo, para evitar un compromiso directo con el documento (y porqué no decirlo, para evitar actuar ante sus conclusiones) los informes se acompañan por defecto (también en este), del siguiente texto: “This document is not a formal publication of the United Nations Environment Programme and the World Health Organization and the views expressed therein are the collective views of the international experts participating in the working group and are not necessarily the views of the organizations”. Por tanto, no son “publicaciones oficiales” de la OMS y el PNUMA (aunque las promuevan, publiquen y sus afirmaciones en las notas de prensa las ratifiquen), y las “opiniones expresadas en ellas” no tienen porqué coincidir con las de estas organizaciones (¿datos, investigaciones y conclusiones a los que dan lugar, son “opiniones”?).

TRANSCRIPCIÓN DEL COMUNICADO DE PRENSA DE LA OMS SOBRE EL INFORME


NUEVO INFORME SOBRE LAS SUSTANCIAS QUÍMICAS QUE PERTURBAN LA FUNCIÓN ENDOCRINA
Comunicado de prensa

19 de febrero de 2013. Ginebra
Según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca del estado de los conocimientos científicos sobre las sustancias químicas que perturban la función endocrina (State of the Science of Endocrine Disrupting Chemicals) muchas sustancias químicas sintéticas cuyos efectos sobre el sistema hormonal todavía están por investigar podrían tener importantes repercusiones en la salud.

En el informe conjunto se pide que se siga investigando para entender plenamente las relaciones entre esos denominados perturbadores endocrinos (PE) —presentes en muchos productos domésticos e industriales— y determinadas enfermedades y trastornos. El informe señala que estudios más exhaustivos y mejores métodos analíticos podrían reducir el riesgo de enfermedad y generar ahorros considerables para la salud pública.

UNAS SUSTANCIAS QUÍMICAS PUEDEN ALTERAR EL SISTEMA ENDOCRINO
Sistema endocrino: glándulas endocrinas
y algunas de las hormonas que fabrican
(OMS/PNUMA. 2013)

La salud humana depende del buen funcionamiento del sistema endocrino, que regula la liberación de hormonas esenciales para funciones tales como el metabolismo, el crecimiento y desarrollo, el sueño o el estado de ánimo.

Los PE pueden alterar el funcionamiento normal de este sistema hormonal y aumentar el riesgo de efectos adversos para la salud. Algunos PE son naturales, pero también hay PE sintéticos que se pueden encontrar en los pesticidas, los componentes electrónicos, los productos de aseo personal o los cosméticos, así como en los alimentos, ya sea como aditivos o contaminantes.

El informe de las Naciones Unidas, que es el más completo sobre los PE realizado hasta la fecha, destaca algunas relaciones entre la exposición a los PE y diversos problemas de salud, en particular la posibilidad de que contribuyan a la criptorquidia (ausencia de descenso de los testículos) en los jóvenes, al cáncer de mama en la mujer, al cáncer de próstata en el hombre, a problemas de desarrollo del sistema nervioso y al déficit de atención/hiperactividad en los niños o al cáncer de tiroides.

LOS PRODUCTOS QUÍMICOS ESTÁN CADA VEZ MÁS PRESENTES EN LA VIDA MODERNA

Los PE pueden contaminar el medio ambiente sobre todo a través de los vertidos industriales y urbanos, los desagües agrícolas o la incineración y vertido de basuras. La exposición humana puede producirse por ingestión de alimentos, agua o polvo, por inhalación de gases o partículas presentes en el aire o por contacto con la piel.
Los DE se encuentran en múltiples
cosas diarias y entran en el cuerpo
por ingestión, inhalación y absorción
de la piel (OMS/PNUMA. 2013)

«Los productos químicos están cada vez más presentes en la vida moderna y son importantes para algunas economías nacionales, pero su gestión irracional pone en peligro la consecución de objetivos de desarrollo fundamentales y un desarrollo sostenible para todos», dijo el Subsecretario General de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner.

«La inversión en investigación y nuevos métodos analíticos puede contribuir a mejorar los conocimientos sobre los costos de la exposición a los PE, a reducir los riesgos, a maximizar los beneficios y a identificar alternativas más inteligentes que vayan en el sentido de la transición a una economía verde», añadió el Sr. Steiner.

AUMENTO DE LAS ENFERMEDADES Y TRASTORNOS

Además de la exposición a las sustancias químicas, hay otros factores ambientales y no genéticos, tales como la edad o la nutrición, que podrían estar en el origen del aumento observado de algunas enfermedades y trastornos. Sin embargo, las grandes deficiencias de los conocimientos actuales hacen que sea extremadamente difícil señalar con exactitud las causas y los efectos.

«Necesitamos urgentemente más investigaciones para obtener un cuadro más completo de las repercusiones sanitarias y ambientales de los perturbadores endocrinos», dijo la Dra. María Neira, Directora del Departamento de Protección del Medio Humano de la OMS. «Los datos científicos más recientes revelan que la población mundial está expuesta a los PE y a los riesgos que conllevan. La OMS seguirá colaborando con sus asociados para establecer las prioridades en la investigación de los PE y sus repercusiones en la salud humana, a fin de mitigar los riesgos. La responsabilidad de proteger a las generaciones futuras nos incumbe a todos

El informe también señala problemas similares en relación con el efecto de los PE en la fauna salvaje. En Alaska, la exposición a los PE puede estar contribuyendo a las alteraciones reproductivas, a la infertilidad y a las malformaciones de la cornamenta observadas en algunas poblaciones de venados. La disminución de las poblaciones de algunas especies de nutrias y leones marinos también podría deberse, al menos en parte, a su exposición a diversas combinaciones de PE, al insecticida DDT, a otros contaminantes orgánicos persistentes y a metales como el mercurio. Por otra parte, las prohibiciones y restricciones del uso de PE se han relacionado con una recuperación de las poblaciones de diferentes animales salvajes y a una reducción de los problemas de salud.

RECOMENDACIONES

El informe formula una serie de recomendaciones para mejorar los conocimientos mundiales sobre esas sustancias químicas, reducir los riesgos de enfermedad y recortar los costos conexos. Entre ellas se encuentran las siguientes:
  • Métodos analíticos: los PE conocidos representan solo la punta del iceberg, y son necesarios métodos analíticos más completos para identificar otros posibles PE, sus fuentes y las vías de exposición.
  • Investigación: se necesitan más datos científicos para identificar los efectos de diferentes combinaciones de PE (sobre todo de origen industrial) a los cuales están cada vez más expuestos tanto los seres humanos como los animales salvajes.
  • Notificación: muchas fuentes de PE son desconocidas porque la notificación e información sobre las sustancias químicas presentes en diferentes productos, materiales y bienes son insuficientes.
  • Colaboración: un mayor intercambio de datos entre los científicos y los países puede contribuir a corregir las lagunas existentes, sobre todos en los países en desarrollo y en las economías emergentes.
«En los últimos 10 años la investigación ha permitido grandes avances que revelan que las perturbaciones endocrinas pueden ser mucho más amplias y complicadas de lo que se creía en el decenio precedente», dijo el profesor Åke Bergman de la Universidad de Estocolmo y redactor jefe del informe. «A medida que la ciencia sigue avanzando, es hora de abordar la gestión de las sustancias químicas que perturban la función endocrina y de proseguir las investigaciones sobre la exposición a ellas y los efectos que tienen en el ser humano y los animales salvajes.»

PARA MÁS INFORMACIÓN, PUEDE PONERSE EN CONTACTO CON:

Nick Nuttall
Portavoz y Director de Comunicación del PNUMA (Nairobi)
Móvil: +41 79 596 5737 / +254 733 632 755
Correo electrónico: nick.nuttall@unep.org

Glenn Thomas
Responsable de Comunicación, OMS
Tel: +41 22 791 3983
Móvil: +41 79 509 0677
Correo electrónico: thomasg@who.int

Nada Osseiran
Responsable de Comunicación, Salud Pública y Medio Ambiente, OMS
Tel: +41 22 791 4475
Móvil: +41 79 445 1624
Correo electrónico: osseirann@who.int



REFLEXIONES SOBRE EL INFORME Y ACERCA DE LA EVOLUCIÓN DE POSICIÓN DE ENTIDADES Y PAÍSES EN LA RELACIÓN ENTRE TÓXICOS Y SALUD

Algunas enfermedades y disfunciones potenciales por exposición temprana a los DE (OMS/PNUMA. 2013)
Este es un informe valiente y magnífico, sin duda. La OMS parece estar dando pasos positivos en los últimos años, intentando ser más independiente y libre que hasta ahora, de la presión de los lobbies de los diferentes tipos de industria, para informar y alertar a la población de cosas como el tabaco (uno de los lobbies más evidentes para la sociedad durante muchos años), las telecomunicaciones, las sustancias químicas cotidianas, la sobremedicación incentivada por la farmacéutica, etc.

Pero no seamos ingenuos. No es por valentía (de ninguna organización oficial). De ser valientes, ni se hubiera permitido la comercialización de todo esto; ni se hubiera permitido una legislación que lo amparara; y ni se hubiera hecho oídos sordos a la aplicación del principio de precaución, cuando empezaron a crecer "determinados" problemas de salud, y la abrumadora evidencia sobre ello, que hay desde hace tiempo. Tampoco se hubiera aceptado escuchar a los lobbies; ni se hubiera dado como válidas investigaciones sesgadas, pagadas por las industrias interesadas, con el objetivo de confundir y difuminarlas entre aquellas otras independientes (o sea, no "subvencionadas" por la industria).

Los pasos hacia adelante se están dando por los grados de pandemia, y por tanto de costes económicos para los estados que todo ello está suponiendo. Algo de ello se dice en la misma nota de prensa de la OMS y el PNUMA, aunque difuminado por otros elementos, para evitar que se identifiquen como elementos principales de interés.

Pero este es un problema, que no sólo atañe a la salud y a la capacidad productiva de las personas y seres vivos del planeta de hoy y a nivel global; sino que traspasa, a través de la genética, a las generaciones futuras de personas, fauna, flora y medio ambiente en general (lagos, mares, acuíferos, aire, etc.).Y esto, tiene y tendrá ya un coste sanitario, laboral, de consumo y de todo tipo, a cuyas cifras ni se les puede poner números (si es que se quisieran hacer).

Esto es lo que está haciendo que se estén creando programas, organizaciones, colaboraciones, estudios, informes, etc., y a la vez se esté “dejando” que a estas acciones entren personas concienciadas e investigadores independientes para, por ejemplo, realizar informes valientes y magníficos como este que nos ocupa. Todo ello, desde luego, con la presión en sentido contrario de la industria y los intereses que la rodean.

Pero, fuera de este importante documento, reflexionando en general, ya no podemos permitir que se den tímidos pasos sólo. De ningún organismo, ni de ningún investigador. Cualquier avance es bienvenido y se agradece sobremanera (el refranero popular dice que "más vale tarde que nunca", y que "es de bien nacidos ser agradecidos"), pero a pesar de la abrumadora evidencia que existe desde hace años —global y específica—, lo cierto es que, a nivel global, se sigue anclado en recurrir a frases, tipo-mantra, ya obsoletas, y promovidas por la industria y el conservadurismo más rancio (como “se necesita más investigación”, por ejemplo). También se sigue relativizando los resultados, justificando lo injustificable, no tomando acciones consecuentes a la gravedad del problema (sino por contra, adoptando una pasividad a estas alturas ya inexplicable), etc.  

El efecto de la exposición temprana a los DE puede manifestarse en cualquier momento de la vida (OMS/PNUMA. 2013)
Ya es hora de actuar. ¿A qué están esperando?. Al respecto, os dejo con el breve capítulo "The tip of the iceberg" (la punta del iceberg), del magnífico informe de la OMS y del PNUMA, que desde MI ESTRELLA DE MAR hemos traducido para esta entrada:

"10. La punta del iceberg.- Debido a que sólo una pequeña fracción de los cientos de miles de sustancias químicas sintéticas existentes han sido evaluados por su actividad de disruptores endocrinos, y debido a que muchas sustancias químicas de los productos de consumo no son identificados por el fabricante, [en el informe] sólo hemos visto la "punta del iceberg". ¿Cuántos disruptores endocrinos hay?.

¿De dónde vienen? ¿Cuáles son sus riesgos para el ser humano y la fauna? ¿Cuáles son sus efectos, individualmente y entre ellos, durante el desarrollo y la edad adulta, e incluso a través de las generaciones? ¿Cuáles son sus mecanismos de acción? ¿Cómo pueden mejorarse las pruebas para disruptores endocrinos? Todas estas preguntas necesitan respuestas".



ECO DE LOS RESULTADOS DEL INFORME EN LOS MEDIOS

Los DE llegan al medio ambiente a través de medios tanto puntuales como difusos (OMS/PNUMA. 2013)
Personalmente vi la noticia tanto en prensa como en televisión (Televisión Española —"Telediario" de TVE1 y "Noticias de la 2" de TVE2—). Por ejemplo en los siguientes medios, que la dieron de forma certera (por lo que merece su lectura):

Hace un año, científicos chinos alertaron de que el rastro de los teléfonos iPhone, las tabletas iPad y las consolas Xbox 360, Wii y PlayStation 3 había aparecido en la leche materna de las mujeres de Shenzhen. (…) hallaron (…) niveles 'relativamente altos' de PBDE, compuestos empleados en las carcasas de plástico de aparatos electrónicos para que no ardan. La exposición de los niños a estas sustancias se ha relacionado con la falta de descenso de los testículos a la bolsa escrotal cuando son adultos, entre otros problemas reproductivos y del sistema nervioso.

Y los PBDE no están solos. Forman parte de un enorme grupo de sustancias químicas, conocidas como disruptores endocrinos, relacionadas con cánceres de mama, de próstata y de tiroides, y también con problemas en el desarrollo infantil, como la hiperactividad, el déficit de atención y algunos trastornos neurológicos.

Son componentes de pesticidas, cosméticos, plásticos, pinturas, detergentes industriales, anticonceptivos hormonales y un sinfín de sustancias químicas liberadas sin control al medio ambiente y capaces de alterar la salud de los seres humanos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) han publicado el informe más completo hasta la fecha sobre estos disruptores endocrinos.

El informe, muy alarmante, señala que unos 800 químicos son capaces, o al menos sospechosos, de perturbar el sistema endocrino, el conjunto de órganos de nuestro cuerpo que producen hormonas, como ovarios, testículos, tiroides y páncreas. Sin embargo, alertan la OMS y el PNUMA, "sólo una pequeña parte de estos productos químicos han sido investigados en ensayos capaces de identificar efectos endocrinos evidentes en organismos intactos".

Según subraya el informe, "la gran mayoría de los productos químicos de uso comercial en la actualidad no se ha probado en absoluto". Hay cientos de miles de sustancias químicas sintéticas en uso, y muchas de ellas ni siquiera son identificadas por los fabricantes en sus etiquetas, así que los expertos de la OMS y el PNUMA advierten de que sólo se ve "la punta del iceberg".

(…) "La rapidez con la que ha aumentado la incidencia de estas enfermedades descarta los factores genéticos como única explicación plausible", explican los autores del informe, coordinados por Åke Bergman, de la Universidad de Estocolmo. Detrás de esta epidemia de trastornos endocrinos se encontraría la exposición a estos químicos, como demuestran pruebas en laboratorio (…)

Los autores del documento piden medidas para reducir la exposición a estos contaminantes y recuerdan las prohibiciones y restricciones de otras sustancias químicas, como el plomo, el insecticida clorpirifós, el pesticida tributyltin y los PCB, aislantes de equipos eléctricos que afectan al desarrollo intelectual de los niños. Estas restricciones disminuyeron la aparición de los problemas asociados a estos químicos tanto en la salud de las personas como en el medio ambiente. La UE también ha actuado contra algunos disruptores endocrinos, como el bisfenol A, que se utilizaba en el plástico policarbonato de los biberones hasta 2011. (…)”.
“Un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta del aumento de la exposición humana a los disruptores endocrinos, por ello han pedido con "urgencia" una investigación más completa sobre cómo estas sustancias químicas, que pueden alterar el sistema hormonal (de humanos y animales), afectan a la salud y al medioambiente.

(…) se encuentran en muchos hogares y subproductos industriales (…)”.
“Los disruptores endocrinos son unos compuestos químicos capaces de simular el comportamiento de las hormonas. Entre ellos están los ftalatos, empleados en la industria como ablandadores de plásticos, las benzofenonas, que se encuentran en los filtros ultravioletas de las cremas solares, los parabenes, usados para extender la caducidad de productos cosméticos como los champús, o el bisfenol A (BPA) presente en plásticos (policarbonato y resinas epoxi).

(...) Ayer, (...) anunciaron el contenido de un informe encargado a 16 especialistas para evaluar las evidencias científicas relacionadas con los efectos de estas sustancias. Una de sus principales conclusiones es que estos compuestos químicos son una “amenaza global” de la que hay que estar pendiente.

El documento apunta la existencia de unos 800 componentes que causan o son sospechosos de producir alteraciones en la regulación hormonal. Solo “una pequeña fracción” de ellos, advierten los investigadores, han sido analizados para comprobar los efectos que provocan en la salud de las personas.

En 2002 se elaboró un informe similar al presentado ayer. Entonces no se pudo ir más lejos de plantear la “débil evidencia” que existía de que la salud se viera afectada negativamente por la exposición a los disruptores endocrinos. Diez años después, los resultados son radicalmente distintos. Los investigadores plantean abiertamente que hay nuevos indicios que vinculan a estos compuestos químicos con problemas reproductivos (ya sea por infertilidad, tumores o malformaciones) o con efectos sobre la tiroides, el funcionamiento cerebral, la obesidad y el metabolismo.

La actividad disruptora, insisten, va más allá de alterar mecanismos de acción de los estrógenos y los andrógenos o la actividad de la tiroides. (...) problemas (...) no solo en humanos, (...) alteraciones (...)  desórdenes inmunitarios o metabólicos (...) tumores (...), acumulación de grasa en el cuerpo.”

OTROS TEMAS RELACIONADOS CON ELEMENTOS COTIDIANOS LEGALES QUE ENFERMAN

-IARC/OMS. IARC classifies radiofrequency electromagnetic fields as possibly carcinogenic to humans, 2011. 

Histórica nota de prensa, difundida el 31 de mayo de 2011 por la International Agency for Research on Cancer (IARC), que pertenece a la OMS. El título declara que “La IARC clasifica los campos electromagnéticos generados por radiofrecuencias como posiblemente cancerígenos para humanos”. El PDF, de 6 hojas en inglés, se encuentra en este enlace de MI ESTRELLA DE MAR, en el capítulo "Cuatro documentos oficiales clave en el camino del reconocimiento de los problemas de salud producidos por los campos electromagnéticos".


Esa resistencia, provocada por un consumo innecesario de los medicamentos, provoca 25.000 muertes al año en Europa”.

-Robin, Marie-Monique. Nuestro veneno cotidiano, 2011.
Libro y documental (video subtitulado en español), sobre los tóxicos en la cadena alimentaria y las enfermedades crónicas prevenibles por esta causa. 


BIBLIOGRAFÍA PARA AMPLIAR INFORMACIÓN



Nota de prensa original en inglés sobre el informe motivo de esta entrada en MI ESTRELLA DE MAR (el comunicado es idéntico a la versión en español y se difundió el mismo día —19 de febrero de 2013—).


-OMS (20..?). Global Plan of Action for Children's Health and the Environment (13 h. PDF)

Plan de acción mundial para la salud infantil y el medio ambiente, 2010-2015.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

18 febrero 2013

EL PORQUÉ ESTAMOS SIEMPRE EN EL MISMO PUNTO (el arte de hacer que parezca que algo interesa sin interesar, y que se investiga sin investigar, conforme a intereses ajenos al ciudadano -seamos enfermos, sanitarios u otros colectivos-)

Aparentar que se hace, sin hacer: un círculo vicioso de final imposible
(imagen: Relativity, litografía de Escher. 1953)
¿Ponemos un ejemplo de porqué pasan los años y seguimos en el mismo punto, en concreto, en el avance de muchas enfermedades (y que además, podría ser denunciable si el ciudadano --supuesto objeto final de todo ello-- tuviera poder real para denunciar, y fuera tenido en cuenta)?.

Ese ejemplo es la subvención que se acaba de conceder a un proyecto sobre fibromialgia y “tele-ejercicio” (*), por parte de la Dirección General de Investigación Científica y Técnica (a cargo de D. Juan María Vázquez Rojas). A la "temática" se le ha otorgado la generosa cuantía de 91.260 € (15.184.386 pesetas). Más de 91.000 €, para "investigar" sobre tele-ejercicio y fibromialgia. Para quien no sepa si ha entendido bien, según la Real Academia de la Lengua, el prefijo "tele-" significa “a distancia.

Las reflexiones que podemos realizar ante esta noticia son varias, a la vista tanto de las "líneas de investigación" que subvencionamos en detrimentro de otras, como de las generosas cantidades que les asignamos, y además para una sola investigación que no lleva a algo que sea significativo. ¿Cómo va así a progresar la investigación de enfermedades en países como este? ¿Cómo vamos a ponernos, hipotéticamente, a la cabeza de otros (y no a la cola)? 

¿Cómo hacerlo si promovemos, de forma sistemática, lo pseudocientífico? ¿Cómo, si malgastamos en este tipo de cosas los exiguos recursos económicos que los gobiernos de turno disponen al efecto --en un país como este además, poco dado históricamente, a invertir en investigación--, con el menoscabo subsiguiente que supone de inversión a otras líneas de proyectos? ¿Cómo, si hay profesionales y organismos investigadores, que en vez de luchar por hacer prevalecer una investigación de calidad (a la vez que podrían crear grupos de presión, para defender la investigación y los investigadores independientes, buscar una concienciación, y el mecenazgo ciudadano), se apuntan a seguir la línea marcada por los gobiernos de turno --con el fin de facilitar su financiación--, creando proyectos prácticamente absurdos, que no piensan en los enfermos, sino sólo en agradar a la administración de turno?.

¿Cómo va a ser tomado en serio un país, como ente investigador; y cómo van a creer sus ciudadanos de que está haciendo “lo posible” por ellos, ¡aunque sea por interés!: para devolverlos sanos, o al menos asintomáticos, a la “cadena de producción”, así como al sistema de mercado para que produzcan y consuman más? (todo ello, desde el punto de vista lamentable de que hay trabajar en cantidad, no en calidad; y de que la persona ha de permanecer en su puesto de trabajo hasta que reviente, o esté medio muerta).

(*) BOE aportado amablemente a Mi Estrella de Mar por Afigranca.


DATOS Y DESGLOSE DE LOS FONDOS PARA ESTA INVESTIGACIÓN

BOE A-2013/691 (pág. 132)

Son los siguientes (BOE A-2013/691 -pág. 132-):

-Referencia. DEP2012-39828
-Título.Coste-efectividad de servicios de salud de tele-ejercicio físico y comunitario en personas con fibromialgia(*)
-Beneficiario. Universidad de Extremadura.
-Centro. Facultad de Ciencias del Deporte
-CIF. Q0618001B
-Total de la ayuda concedida (€). 91.260
-% FEDER. 0,0
-Anualidad 2013. 6.388
-Anualidad 2014. 35.473
-Anualidad 2015. 32.717
-Anualidad 2016. 16.682

(*) PD: El proyecto y su nombre no son originales, sino el trasvase de uno de características similares, de la misma entidad, que para 2011 obtuvo una subvención de 39.000 €. Se llamóCoste-efectividad de un programa de tele-ejercicio domiciliario interactivo para personas cuidadores informales de pacientes con demencia en entorno rural”.

Como es obvio, la promoción de este tipo de líneas de "investigación", en detrimento de otras, nos hacen ver dos cosas:
  • La medida de lo que realmente les importa y piensan de ciertas enfermedades, quienes impulsan estas políticas. Lo que hace que en vez de analizarlas desde la Neurología, la Genética, los factores desencadenantes (con fines de prevención), el entorno ambiental, o cualquier otra línea de interés, para buscar un avance real o al menos un enfoque “valiente” de ellas; se haga derivando la atención a temas recurrentes, "fáciles", e inútiles o casi-inutiles, que con un poco de tiempo, intuición y empatía, se solventarían sin tener que forrmular una investigación para ello, y aún menos necesitar fondos públicos que podrían dedicarse a proyectos que realmente sirvan para avanzar.
  • Ante ello, a los enfermos de enfermedades aún poco consolidadas sólo nos cabe esperar (como ha pasado con otras enfermedades), a que sean otros los países que investiguen, descubran y avancen en ellas. Quizás un día, a la sombra de sus descubrimientos y de sus "líneas de investigación" más lógicas y útiles; nosotros aquí nos atrevamos a hacer y promover alguna cosa menos conservadora y pseudocienfica, en los pocos centros e investigadores que queden con ganas de investigar --de verdad-- y de ofrecer avances reales a los enfermos.

    Mientras, en caso de que se diera, lamentablemente nuestros gobiernos de cualquier signo (y por ende los responsables de los cargos de este tipo) seguirán incentivando una investigación de la Srta. Pepis.
Mis palabras pueden sonar duras, pero no olvidemos que hablamos de patologías duras de llevar y crónicas. ¡Por tanto, no podemos asistir a este tipo de "noticias" sin reaccionar a ellas!.

A la vez, desde hace tiempo se nos está diciendo que “lo público” no es “rentable” (la sanidad, el sistema de pensiones, la seguridad social, la educación…). ¿No será que lo que no es rentable es el fraude y la evasión fiscal de las grandes fortunas. Y la corrupción. Y las políticas en función de egos y de ideologías, no de calidad. Y la introducción en política de gente sin vocación más que de enriquecerse. Y la cesión de estos a presiones (de la industria, del sistema financiero, de los bancos y de las multinaciones), por interés únicamente económico y no del ciudadano, que al final se les está volviendo en contra, porque cada vez aumenta más el porcentaje de gente enferma que no puede trabajar. Y la mala gestión de lo público (que como se viene denunciando repetidamente, no se suele entregar al mejor profesional de cada ámbito, sino en pago a servicios prestados; que una vez instalado no tiene a nadie que vele, de forma independiente, porque no se repartan los beneficios entre unos pocos, mientras las pérdidas se pagan con dinero público y se va despejando el camino a su privatización)?.

En el lado opuesto a este tipo de políticas inoperantes que favorecen la pseudo-investigación, tenemos ejemplos positivos y particulares, que dignifican su profesión, queriendo hacer las cosas bien aún en ciertos casos a costa de sí mismos y de su bienestar.

En este terreno, tenemos profesionales de especialidades muy variadas, como la cirugía plástica (ej. el cirujano Pedro Cavadas); así como interesados en los campos a los que se dedica MI ESTRELLA DE MAR, como el Dr. Adrián Martínez, que hace unos meses presentó el proyecto de investigación “Influencia de los campos electromagnéticos en la evolución clínica de los pacientes con fibromialgia”, a la fase de concurso del “VIII Premio Fundación FF y Ciencia-SER 2012”.

De este tipo de profesionales, algunos quedaron en el camino, pero al menos luchando dignamente, hasta que finalmente fueron censurados o “neutralizados”, tras un largo proceso de tensión y presiones administrativas. Como el profesor Antonio Bello Pérez, al que mientras en televisión se anunciaba la promoción de una investigación sobre transgénicos, le cerraron en 2008 el Departamento de Agroecología del CSIC que dirigía, único en España. O el Dr. Claudio Gómez-Perretta, al que en 2002 suspendieron sus investigaciones acerca de los efectos de los campos electromagnéticos –CEM-- sobre la salud, que llevaba realizando en el Hospital de La Fe de Valencia desde 1998.


INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA DEL BOE

-BOE. Boletín Oficial del Estado, n. 21 sec. III págs. 4208-4531, del jueves 24 de enero de 2013.

-Emisión. Resolución de 10 de enero de 2013, de la Dirección General de Investigación Científica y Técnica, por la que se publican las ayudas y subvenciones concedidas en el cuarto trimestre de 2012”.

-Entidad emisora. Ministerio de Economía y Competitividad.

-Objetivo.Ayudas y subvenciones concedidas en el cuarto trimestre de 2012 por la Dirección General de Investigación Científica y Técnica”.

-Partes y desglose económico de la convocatoria:
  • Aportes a proyectos de investigación [págs. 2-246 (4209-4453)]. División en “total de la ayuda concedida (€)” y años 2013, 2014, 2015, 2016 -- Objetivo: “ayudas para la realización de proyectos de investigación (Subprograma de Proyectos de Investigación Fundamental no Orientada, convocatoria 2012)”.
  • Aportes a entidades estatales [págs. 247-288 (4454-4495)]. División en “total de la ayuda concedida (€)" y "anualidad 2012” --  Objetivo: “ayudas para la realización de acciones complementarias (Subprograma de Acciones Complementarias a Proyectos de Investigación Fundamental no Orientada, convocatoria 2011 (segundo plazo)”.
  • Aportes a becarios [págs. 289-324 (4496-4531)]. División en “total de la ayuda concedida (€)" y "anualidad 2012” --  Objetivo: “ayudas para las matrículas de los programas de doctorado del Subprograma FPI-MICINN en su convocatoria 2011”.

NOTICIAS RELACIONADAS


Tomemos como ejemplo al matemático Bartolo Luque, de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), cuya trayectoria ha sido premiada y, a la vez, sepultada. ‘El mismo ministerio que me premia me quita la financiación’, señaló (…) Otro de los galardonados, el biólogo Miguel López, como recoge la web Esmateria, fue más directo: ‘Gracias por el premio, pero mi contrato acaba en 12 días’


ACTUALIZACIÓN (23/04/13):
Un ejemplo —que nos ha llegado hoy— de lo que el Estado deja SIN subvenciones (investigadores de prestigio internacional con investigaciones serias y realmente útiles para el avance de la fibromialgia), mientras lo hace a "proyectos" sobre fibromialgia y “tele-ejercicio”:

"Un científico como Mario Cordero, de 36 años, que publica en revistas internacionales estudios sobre el origen genético y las posibles terapias para la fibromialgia (enfermedad que afecta a entre el 3 y el 5% de la población española), está abocado a emigrar a Estados Unidos porque aquí no recibe ni un céntimo del Estado para investigar (…). Depende de tómbolas y donaciones de los pacientes (…) en septiembre se le acaba la beca de dos años de La Caixa con la que ahora sobrevive con 1.200 euros al mes (…) Cordero ha comprobado que el gen AMPK está relacionado con la fibromialgia (caracterizada por un dolor físico intenso y difuso), lo que facilitará usar ese gen como diana terapéutica. Ha probado también que la coenzima Q10 beneficia a muchos de los enfermos. Y está desarrollando dos nuevos ensayos clínicos con pacientes, en el hospital de Puerto Real y a nivel europeo.

Su trabajo peligra no por falta de ideas, sino por asfixia económica. Si no obtiene un sueldo después de septiembre, no le quedará más remedio que emigrar, lamenta. (…) El director del grupo, Manuel de Miguel Rodríguez, dice que no les han concedido nada en las convocatorias de investigación del Gobierno central y de la Junta".

Hace unos meses (en marzo de 2013), este mismo investigador (Mario D. Cordero, de la Universidad de Sevilla), había sido noticia en los medios, con el siguiente título: "La Universidad de Sevilla descubre que la coenzima Q10 es beneficiosa para tratar la fibromialgia".

Unos años antes, siendo aún estudiante de Medicina, lo fue (junto a su profesora, Ana María Moreno, por esta otra (de la que MI ESTRELLA DE MAR se hizo eco): "La deficiencia de coenzima Q10 como posible marcador diagnóstico de la fibromialgia: estrés oxidativo (Univs. de Sevilla y Pablo Olavide. 2009)".

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

10 febrero 2013

INTOXICADOS — artículo de Inma Muro, periodista de Interviú, sobre sensibilidad química múltiple (con mención a "Mi Estrella de Mar")

"Quienes padecen este mal de la era moderna tienen un organismo saturado de sustancias tóxicas, de químicos que nos acompañan a diario"
(imagen: collage de Mi Estrella de Mar)
Gracias a Inma Muro —veterana periodista de Interviú y autora de este excelente artículo de enfoque tan atinado—, por recordar nuevamente a las personas con sensibilidad química múltiple (SQM), así como —de forma tan cariñosa y elogiosa— a Mi Estrella de Mar y a su autora. Inma Muro es una profesional que cuenta en su haber con varios reportajes ya sobre SQM, publicados en Interviú durante los últimos años. En esta ocasión, ha sido tan generosa de sacar a la luz nuestra problemática (que es la de todos, porque la SQM es sólo la punta del iceberg del entorno abrumadoramente sintético y tóxico en que vivimos), dentro de su ámbito semipersonal. Su blog "Insomnios y otras pesadillas". En él, escribe bajo el significativo seudónimo de "Aldea Global" (desvelo aquí su nombre real bajo su permiso).

La periodista Inma Muro, ha sido ganadora recientemente del VI Premio de Periodismo "Toda una Vida para Mejorar" (2012), por su reportaje "Si rezabas más fuerte, te daban otro vaso de leche" (PDF aquí). En la recogida del galardón, sus palabras "delatan" a una periodista de raza: "Reportajes como este te reconcilian con una profesión y una vocación que debe estar al servicio de la gente, de sus problemas y necesidades, y en contra de los abusos y las injusticias” (Fuente: Interviú).

INTOXICADOS

 A lo largo de muchos años de profesión (no doy pistas porque como Andrea Global puedo disfrutar de esa indefinición en edad, en apariencia –no hay arrugas en el mundo virtual–…) me he encontrado con muchas personas y muchas historias. Son muchísimas las que me llegan al corazón, pero mi memoria es menos sensible y olvido algunas que no debería. Los enfermos de sensibilidad química múltiple han sido de los que más han impresionado a mis neuronas olvidadizas. Quienes padecen este mal de la era moderna tienen un organismo saturado de sustancias tóxicas, de químicos que nos acompañan a diario.

Desde que la industria química empezó a fabricar en serie todos los productos de higiene y limpieza de uso diario, la avalancha de sustancias a las que abrimos las puertas de nuestra casa es enorme. No nos damos cuenta de ella, empezamos con el jabón de la ducha, la pasta de dientes, colonia, maquillajes, aftershaves, cremas hidratantes, perfumes, ambientadores, detergentes, suavizantes, lejías, desengrasantes… La lista es enorme y nuestra consciencia muy pequeña.

Conocer la sensibilidad química múltiple (SQM) y acercarme a quienes están afectados me adentró en esta reflexión de todas las cosas que le echamos a nuestro cuerpo. Ponerse en contacto con alguien para quienes los vahos de una colonia (que presumimos inofensiva) le enferma, le provoca ahogos, desmayos, vacíos de memoria… te hace ser consciente de muchas cosas. La primera que mi abuela, incluso mi madre cuando era niña, usaban jabones naturales, que hacían con ceniza y aceite de oliva usado; que blanqueaban la ropa también con los restos que quedaban en la chimenea; que para dolores se hacían cataplasmas con hojas y hierbas que recogían en el bosque… Ahora, sin embargo, casi hemos perdido esas fórmulas y recurrimos a la droguería, a la farmacia, a los pesticidas y fertilizantes sin pensar.

El resultado es que cada vez hay más personas afectadas por esta sensibilidad a las sustancias químicas. Acercarse a ellas implica seguir un protocolo riguroso para que la sola presencia y todos los químicos que desplazamos en nuestro entorno no les enfermen. Por ejemplo, exige que lavemos la ropa que vamos a llevar en la visita con bicarbonato, a ser posible varias veces para que se eliminen los restos de detergentes y suavizantes que acumulan; que la higiene personal se haga sólo con productos naturales; nada de maquillaje ni perfume ni fumar y no estar en lugares en los que haya humo. Agradecen que ni siquiera lleves esmalte de uñas.

No todo el mundo entiende esto. A menudo las enfermas (la mayoría son mujeres, porque el sistema endocrino femenino las hace más proclives a almacenar sustancias) se enfrentan a la incomprensión de quienes les rodean y achacan su intolerancia a manías, problemas psicológicos… La ciencia avanza en la demostración de que este mal, como la fatiga crónica, la electrosensibilidad y la fibromialgia (enfermedades interrelacionadas, a menudo) son reales, tienen un origen demostrable…

Toda esta reflexión, muy a vuela pluma. Para saber más sobre estas enfermedades aconsejo visitar el blog de María José Moya Villén, Mi estrella de mar, una excelente página web de una mujer con SQM, que dedica sus días a divulgar los avances científicos, tratamientos, opiniones de expertos… desde 2006. Es un site pionero en castellano y es muy riguroso. La historia de María José Moya, mejor la leen en su blog, que la narra muy bien. Lo que más me sorprendió de ella cuando la conocí es la falta de dramatismo, incluso la alegría, con la que afronta su enfermedad, que la mantiene recluida en casa y sin mantener contacto directo apenas con nadie.

Todo esto viene a que hoy en la prensa me han recordado todo esto dos noticias. Una de ellas que habla del adelanto de la pubertad en las niñas, que cada vez muestran a edad más temprana los cambios físicos de la adolescencia, que en ellas pueden iniciarse a los 8 años y en los niños a los 9, según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Uno de los factores que pueden explicar el adelanto de la pubertad es la exposición a los químicos ambientales. Los profesionales aconsejan a los padres estar atentos a los primeros síntomas de adolescencia temprana, que deben tratarse, y dar una alimentación lo más natural posible a los niños.

La otra noticia que me ha recordado como la gente con SQM funcionan como alertas de lo que nos afecta a todos y que desoímos, es la noticia sobre la alimentación de animales de consumo humano con carnes de perro y oveja. Desechos cárnicos son utilizados para elaborar los piensos con que se engorda a ovejas y cerdos que luego acaban en nuestros platos. “Estamos jugando con fuego y luego llegan las vacas locas”, sentencia un compañero de redacción. ¿Puede haber una muestra más clara de que nos alejamos de lo natural para adentrarnos en un mundo artificial que nos envenena que alimentar a herbívoros (como las ovejas) con carne de sus congéneres?

Así, que todo esto me lleva a recordar a quienes son más sensibles que los demás y que nos avisan de que todos lo estamos sufriendo, aunque nuestros organismos no lo muestren tan violentamente. Para todos ellos pido un poco de compresión, que no les resulta fácil encontrar.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

05 febrero 2013

“LA AVENTURA DEL SABER”: Carlos de Prada habla de la SQM y de Mi Estrella de Mar en TVE2 el 4/02/13 (video)


El periodista medioambiental Carlos de Prada, presidente del FODESAM (Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental) y Premio Global 500 de la ONU, habló de sensibilidad química múltiple (SQM), el lunes 4 de febrero de 2013, en "La Aventura del Saber", programa de Radiotelevisión Española (RTVE). Su entrevista se encuentra entre los minutos 35:00 y 43:25.

En ella Carlos tiene la amabilidad de elogiar mi persona y la labor que realizo desde MI ESTRELLA DE MAR, espacio del que soy autora. Los términos son realmente elogiosos y desde aquí deseo darle las gracias por ello, así como por su continuo compromiso para con el colectivo de afectados de SQM.

Podéis ver los momentos en los que se habla de María José Moya y de MI ESTRELLA DE MAR (con pie de imagen del enlace a este blog), entre los minutos 41:07 y 42:27.

Gracias Carlos, por la consideración y por recordar mi trabajo de información y reivindicación desde este espacio, con el que llevo ya casi siete años cumplidos (comenzando ya los ocho, en breve).

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

02 febrero 2013

COMISIÓN EUROPEA. El eurodiputado Willy Meyer de Izquierda Unida insta a que la sensibilidad química múltiple y la electrosensibilidad sean incluidas en el CIE y en la lista de enfermedades profesionales


MEYER (IU) INSTA A LA CE A QUE SOLICITE A LOS ESTADOS MIEMBROS EL RECONOCIMIENTO DE LA SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE y LA HIPERSENSIBILIDAD ELECTROMAGNÉTICA

24-01-2013
El eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, instó a la Comisión Europea a que solicite a los estados miembros de la Unión a que incluyan la sensibilidad química múltiple y la hipersensibilidad electromagnética como enfermedades oficiales dentro de sus respectivos sistemas sanitarios.

Así Meyer se dirigió hoy por escrito a la Dirección General de Sanidad y Consumo de la Comisión para expresar la necesidad de que estas enfermedades sean incluidas en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) y en las respectivas listas nacionales de enfermedades profesionales.

Según el Vicepresidente de la Comisión de Asuntos exteriores: "resulta necesaria una legislación que proteja a todos los ciudadanos europeos que padecen esta enfermedad y que los Estados miembros no traten de evitar responsabilidades negando la existencia de enfermedades".

Actualmente estos problemas de salud suelen ser negados o diagnosticados como problemas psicológicos lo cual supone que estos enfermos "se encuentran en una situación de completa indefensión porque además de sufrir esta enfermedad no son tratados por los sistemas públicos de salud", indicó Meyer.

La sensibilidad química múltiple y la hipersensibilidad electromagnética son enfermedades que aún no están recogidas como tales por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero la comunidad científica está realizando numerosos descubrimientos y avances en la detección y evaluación de estos síndromes. Estas enfermedades muchas veces han sido diagnosticadas como síndrome de fatiga crónica, que resulta un cajón de sastre donde, en ausencia de mejores clasificaciones, se tipifican las enfermedades citadas.

El reconocimiento de estas enfermedades supondría, según el eurodiputado, "la necesidad de aplicar las normas existentes en términos de radiación electromagnética y exposición a sustancias nocivas, así como revisar los límites actuales hasta garantizar el mínimo impacto sobre la salud de los enfermos, cuestión por la que su reconocimiento supondría elevados costes que no pueden ser excusa para que estas personas continúen indefensas".

"En la actualidad se toleran límites de contaminación electromagnética y química que impiden a estos enfermos llevar a cabo una vida normal y es por ello que la Comisión debería actuar para garantizar el derecho a una vida saludable a todos los ciudadanos europeos", concluyó Meyer.


Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo