CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

25 julio 2012

¿QUÉ TÓXICOS CONTIENEN LA LECHE DE VACA, DE CABRA Y LA MATERNA? Investigación publicada en la Journal of Agricultural and Food Chemistry (2011)

Alimentación
EL CÓCTEL DE LA LECHE
Contiene más de 20 sustancias químicas

Aurora Ferrer
Según ha demostrado un equipo de científicos hispano-marroquí, dirigidos por el Dr. Evaristo Ballesteros de la Universidad de Jaén, un vaso de rica leche puede llegar a contener una mezcla de hasta 20 analgésicos, antibióticos y hormonas para el crecimiento.

Gracias a una prueba de alta sensibilidad en muestras de leche de cabra, vaca y leche materna, encontraron una gran cantidad de productos químicos que habitualmente son utilizados para tratar enfermedades en animales y personas.

Si bien las dosis son demasiado pequeñas como para tener un efecto sobre cualquier bebida, este estudio vuelve a demostrar y a poner de manifiesto cómo los productos químicos artificiales se encuentran actualmente inmersos en toda la cadena alimentaria.

Según el estudio, publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry, la mayor cantidad de medicamentos y compuestos químicos se ha encontrado en la leche de vaca. Los investigadores consideran, que algunas de las drogas que se administran para el crecimiento del ganado, fueron a parar a la leche a través de su alimentación o la misma contaminación de las granjas.

El equipo hispano-marroquí liderado por el Dr. Ballesteros analizó más de 20 muestras de leche de vaca adquirida en España y Marruecos, junto con otras muestras de leche de cabra y leche materna. Según el desglose publicado en la revista de divulgación, la leche de vaca contiene fármacos antiinflamatorios, ácido niflúmico, ácido mefenámico y ketoprofeno -de uso común como analgésicos tanto en personas como animales-.

También contiene la hormona 17 beta estradiol, un estrógeno. Esta hormona sexual fue detectada a tres millonésimas de gramo en cada kilogramo de leche, mientras que la dosis más alta de ácido niflúmico fue menos de una millonésima de un gramo por kilogramo de leche. En la leche materna, se encontraron restos de naxopreno, ibuprofeno y otros analgésicos, junto con triclosán, antibióticos y otras hormonas. En la leche de cabra, la mayor presencia es de ácido niflúmico.

Según asegura el Dr. Ballesteros "creemos que la nueva metodología ayudará a identificar de manera eficaz, la presencia de este tipo de contaminantes no solo en la leche, sino en otros productos". El test puede realizarse en 30 minutos y es el más sensible de su tipo.

No es el único hallazgo en la cadena alimentaria de este tipo de drogas. El año pasado, científicos de la Universidad de Portsmouth encontraron que los peces estaban contaminados con el antidepresivo Prozac. Este medicamento llega al mar mediante el alcantarillado y consigue juguetear con el cerebro de los peces, según aseguraron sus investigadores. También la cafeína tiene su aparición estelar, que se libera en nuestras aguas aún habiendo pasado el proceso de tratamiento de aguas residuales.

Por su parte, las hormonas de la píldora anticonceptiva son las responsables de la feminización de peces, lo que les lleva a peces macho a producir óvulos.

Los efectos de los antibióticos, medicamentos para la presión arterial y medicamentos reductores del colesterol en la vida silvestre, también se están estudiando en la actualidad en todo el mundo.

Fuente: Quo - Ciencia (11/07/11)

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

16 julio 2012

ASOCIAN SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA CON UN MAYOR RIESGO DE LINFOMA NO HODGKIN EN LA SENECTUD (EEUU. 2012). Información sobre esta investigación y resumen de las últimas con mayor eco

El síndrome de fatiga crónica (SFC) es una enfermedad del sistema nervioso central (SNC) cuyos desencadenantes se vienen asociando a componentes víricos o tóxicos (según el enfermo) y que suele acompañarse, en el mismo paciente, de fibromialgia (FM), sensibilidad química múltiple (SQM) y/o electrohipersensibilidad (EHS), patologías todas ellas también del SNC y de sintomatología multisistémica.

Linfoma no Hodgkin (LNH)
LA NOTICIA

Resultados preliminares
ASOCIAN LA FATIGA CRÓNICA CON MAYOR RIESGO DE LINFOMA NO HODGKIN
"Existe un mecanismo biológico potencial que explicaría la relación"

Reuters
Por Anne Harding
Nueva York (Reuters Health) - Un estudio sobre adultos mayores con síndrome de fatiga crónica (SFC) que utilizan la cobertura federal estadounidense Medicare revela un aumento de los casos de linfoma no Hodgkin.

El riesgo de desarrollar este cáncer en esa población fue de un 29 por ciento mayor que el año previo, según indican los resultados publicados en la revista Cancer.

"Existe un mecanismo biológico potencial que explicaría la relación" dijo el autor principal, el doctor Eric A. Engels del Instituto Nacional del Cáncer en Bethesda, Maryland. "Hubo algunas asociaciones con otros cánceres pero esos resultados no fueron tan sólidos", agregó.

El equipo de Engels utilizó la base de datos del instituto llamado Vigilancia, Epidemiología y Resultados (SEER, por su nombre en inglés) y cuya información está cruzada con las prestaciones de Medicare. El estudio incluyó a 1,2 millones de casos de cáncer diagnosticados entre 1992 y el 2005 y a más 100.000 "controles" que residen en las áreas de SEER.

El 0,5 por ciento de los pacientes con cáncer y el 0,5 por ciento del grupo de control tenían SFC. La relación entre el riesgo de desarrollar linfoma no Hodgkin (LNH) y SFC fue estadísticamente significativa.

Dos subtipos de LNH, el linfoma difuso de célula B grande y el linfoma de la zona marginal, también estuvieron significativamente asociados con el SFC.

Los otros cánceres asociados con el SFC fueron los de páncreas, riñón, mama, cavidad oral y faringe. De todos modos, estas asociaciones no siguieron siendo significativas tras realizar múltiples comparaciones.

Para Engels, la relación entre el LNH y el SFC es biológicamente viable porque el síndrome es más común en las personas con alteraciones inmunológicas.

"Contarían con un sistema inmune crónicamente hiperreactivo, no podrían contrarrestar las infecciones normalmente. Es posible que en el tiempo, esas alteraciones provoquen linfomas", expresó.

El experto recomendó también que los pacientes con SFC no se preocupen por estos resultados.

"El riesgo no es tan alto como para colocar a las personas con fatiga crónica en otra categoría clínica. Lo mejor probablemente sea tranquilizarlos, decirles que el riesgo no es alarmantemente alto y que no necesitan recibir atención o realizarse pesquisas especiales", finalizó.

Cancer, online 30 de mayo del 2012.

Fuente: Intramed (29/06/12).


INVESTIGACIONES SOBRE SFC CON MAYOR REPERCUSIÓN (2009-2012)

[1] HASTA EL MOMENTO (JULIO 2012)

1.1. EL RETROVIRUS XMRV COMO POSIBLE CAUSA DEL SFC
Science 9 octubre 2009
En 2009, se publicó una investigación que relacionaba el SFC con el XMRV o virus de la leucemia del ratón en la revista Science del 9 de octubre de 2009 (de la AAAS -American Association for the Advancement of Science-). Estas conclusiones supusieron un gran impacto incluso a nivel de medios de comunicación. Sin embargo, al no poderse reproducir los resultados en otros laboratorios (ver investigaciones al respecto publicadas en Science -en inglés-) sus afirmaciones como una posible causa vírica del SFC han quedado, al menos de momento, en punto muerto.

1.2. APLICACIÓN EN SFC DEL MEDICAMENTO RITUXIMAB PARA EL CÁNCER
En 2011 una investigación descubrió de forma fortuita que el Rituximab, cuyo objetivo es tratar el linfoma de Hodgkin (un tipo de cáncer), también mejoraba y expectacularmente (o incluso dejaba asintomático) a una proporción muy importante de personas con SFC.
Rituximab
Presentación en 100 y 500 mg.

Sobre los resultados de esta investigación, algunos profesionales parecen objetar (falta por confirmar por parte de MI ESTRELLA DE MAR) que los efectos del Rituximab se está observando que sólo serían transitorios, en general de unos meses. Además, el tratamiento sería económicamente inviable de repetir cada vez que dejara de hacer efecto por el alto coste que supone en cada ocasión para el enfermo: unos 6.000 €. A ello se añade el riesgo que supone, en un plazo variable, de desarrollar neoplasias como efecto indeseable.

Dicho esto, en todo caso los resultados de la investigación son positivos por tres motivos: 1. Por tratarse del primer tratamiento que, aún de forma temporal y con los riesgos comentados, mejora el SFC y de forma muy evidente y en una proporción importante de enfermos, incluso inhibiendo sus manifestaciones o ¿quizás curándolo en algunos casos?. 2. Porque la remisión del SFC por un medicamento para el cáncer prueba la relación entre SFC y sistema inmunológico; y 3. Porque supone un acercamiento de la comunidad científica al conocimiento de los mecanismos de acción del SFC.
Nombres comerciales del Rituximab: MabThera, en la UE; y Rituxan en EEUU, Japón y Canadá. Ficha técnica: 1. Del Vademécum  2. De la empresa farmacéutica que lo creó, Roche (precios: al final del PDF). Co-comercialización: por Biogen Idec y Genentech, en EEUU; Hoffmann-La Roche, en Canadá y la UE; y Chugai Pharmaceuticals y Zenyaku Kogyo, en Japón.
1.3. RELACIÓN ENTRE SFC Y LINFOMA NO HODGKIN
En 2012 apareció una nueva investigación, la que da pie a este artículo. Realizada con una amplia muestra poblacional, los resultados asociaron el SFC con un mayor riesgo de desarrollar linfoma no Hodgkin (LNH).

Con ello aparece de nuevo la relación entre cáncer y SFC: mientras que en 2011 fue a través de la mejoría del SFC con Rituximab, un medicamento oncológico; en 2012 lo es estableciendo la relación entre SFC y un mayor riesgo de padecer un tipo de cáncer: el LNH. Como curiosidad encontrada por MI ESTRELLA DE MAR, que relaciona estas dos investigaciones, comentar que el Rituximab puede utilizarse para tratar -aparte del linfoma de Hodgkin y la artritis reumatoide- el LNH).

Y otra curiosa relación que casi podría parecer un silogismo: las personas celíacas tienen un mayor riesgo de padecer LNH (un 5,35 de veces más). A su vez, las personas con FM, SQM, SFC y/o EHS, aún no dando positivo como celíacas (al menos no siempre), suelen mostrar intolerancia al glúten (mejoran algunos síntomas cuando lo retiran -junto a otros alimentos que no  toleren-, en concreto el vientre hinchado, los dolores de cabeza, etc., frecuentes en estas cuatro enfermedades del SNC). ¿Cual es la relación de esto? Que tanto el SFC al menos, como el celiaquismo, muestran un mayor riesgo ante el LNH.

[2] SFC Y LINFOMA NO HODGKIN - SINOPSIS Y TRADUCCIÓN DEL TEXTO PUBLICADO EN PUBMED
El título original de la investigación llevada a cabo por los doctores Chang, Warren y Engels, de la Division of Cancer Epidemiology and Genetics del National Cancer Institute, de Rockville (Maryland), es "Chronic fatigue syndrome and subsequent risk of cancer among elderly US adults" y puede consultarse en PubMed pinchando aquí (resumen).

Haciendo una traducción en MI ESTRELLA DE MAR de este texto en PubMed vemos que en él se hace la siguiente introducción: "La causa del síndrome de fatiga crónica (SFC) es desconocida pero se piensa que está asociada a anormalidades inmunológicas o una infección. Dado que el cáncer puede surgir en condiciones similares, se examinaron las asociaciones entre SFC y cáncer en un estudio poblacional de control de casos en ancianos de EEUU".

La metodología usada para relacionar LNH y SFC es la siguiente: "relacionada la base de datos de Medicare y Surveillance, Epidemiology and End Results (SEER), se evaluaron aproximadamente 1,2 millones de casos de cáncer y 100.000 controles (con un rango de edad de 66-99 años. 1992-2005). El SFC se identificó en un período de más de un año anterior a la selección (...)".

Sus resultados establecen que "el SFC se asoció con el incremento de riesgo de linfoma no Hodgkin" y "también, aunque no tras la correción de múltiples comparaciones, con los cánceres de páncreas, riñón, mama, boca y faringe". Las conclusiones son que "la activación inmunológica crónica del SFC o una infección asociada a la patología pueden jugar un papel en la explicación del incremento de riesgo de LNH que arroja la investigación".
Más información sobre el LNH: en la página de la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia. Más detalles sobre la investigación que relaciona LNH y SFC: en el artículo “Risky Business” (en inglés) o contactando por correo electrónico con el investigador principal del trabajo, el Dr. Eric A. Engels, al e-mail engelse@exchange.nih.gov (fuente: ProHealth).

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA DE INTERÉS
Síndrome de fatiga crónica
Su fatiga, según el grado puede ser completamente invalidante
[1] "Fatiga. Consideraciones posteriores al tratamiento" (en español. Instituto Nacional del Cáncer. Institutos Nacionales de la Salud de EEUU)
Sinopsis: Información sobre la repercusión del “cansancio” -crónico o temporal- en la calidad de vida de adultos y niños como consecuencia de diversos tipos de cáncer. Se compara con el generado por el SFC, en los siguientes términos:Hay indicios de que el cansancio afecta a la calidad de vida de las personas supervivientes de cáncer de un modo significativo. En el entorno médico en general, la vivencia del cansancio crónico entre los supervivientes de cáncer es similar a la que presentan los pacientes con síndrome de fatiga crónica”.
Reproducción de parte del artículo (traducción y enlaces: María José Moya, autora de MI ESTRELLA DE MAR): “El síndrome de fatiga crónica, que afecta a uno de cada 250 británicos, puede ser causado por un sistema inmune defectuoso que ataca el cuerpo. La controvertida afección causa agotamiento persistente que afecta a la vida cotidiana y no desaparece con el sueño o el descanso. Puede durar desde unas pocas semanas a varios años. (...) Ahora los investigadores del Haukeland University Hospital de Noruega creen haber descubierto una posible causa después de haber tratado a un paciente con cáncer y fatiga crónica.

El hombre, que tenía linfoma de Hodgkin, mostró una notable recuperación de sus síntomas de SFC tras recibir quimioterapia. Los científicos, dirigidos por el Dr. Oystein Fluge y el Dr. Olav Mella, decidieron entonces probar un medicamento contra el linfoma, en un estudio de 30 pacientes con fatiga crónica. Se encontró que los síntomas de la enfermedad disminuyeron en dos tercios de los pacientes que recibieron Rituximab. Dos de los pacientes se curaron por completo tras recibir el fármaco hace tres años y desde entonces han vuelto a trabajar. Rituximab actúa destruyendo una proteína que se encuentra en la superficie de los glóbulos blancos que producen anticuerpos, llamados células B.

Los científicos dicen que los hallazgos sugieren que: "el SFC/EM, que a menudo es precedido por una infección, puede ser una forma de enfermedad autoinmune en que las células B son importantes". (…). En los pacientes que recibieron el fármaco, el 67 por ciento obtuvo una mejoría de los síntomas (…). "Es el resultado más alentador hasta el momento en la historia de la enfermedad en el resultado con fármacos", dijo Charles Shepherd, asesor médico de la UK ME Association. "Aunque se trata de un pequeño ensayo, los resultados son espectaculares”.

Los investigadores no encontraron rastros del virus de la leucemia de ratón llamado XMRV propuesto hace tiempo como posible causa del síndrome de fatiga crónica (…).

Los hallazgos han sido publicados en la versión más reciente de la revista online PLoS ONE. El síndrome de fatiga crónica, que una vez fue conocido como "gripe del yuppie", puede causar síntomas que varían desde el cansancio leve pero persistente al devenir de un obligado encamamiento con intolerancia al ruido y a las luces vivas. Alrededor de 250.000 personas en el Reino Unido tienen SFC”.
[4] "A drug for ME/CFS?. The Rituximab story" (ESME -European Society for ME-. Research & Knowledge. ¿2010?)
Sinopsis: Historia de la relación entre el Rituximab y el SFC/EM.
Sinopsis: Investigación australiana que compara mujeres que presentan Fatiga Relacionada con Cáncer (FRC) seis meses después de ser tratadas por cáncer de mama (16) con enfermas de SFC (12). En e resumen del texto se explica que "el análisis de las transcripciones de ambos grupos revelaron un núcleo básico similar de síntomas con fatiga, dificultades neurocognitivas y trastornos del estado de ánimo. Las mujeres con SFC informaron de síntomas adicionales que incluyeron dolor musculoesquelético y manifestaciones similares a las de la gripe. Ambos grupos sufrieron consecuencias incapacitantes de comportamiento ante el complejo de síntomas. Cualitativamente, la FRC aparece estrechamente relacionada con el SFC". 10 págs.

ENTRADAS RELACIONADAS



Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo