¿AYUDAS EN NUESTRA LABOR? ¿HAY COPYRIGHT?
1. Difunde los enlaces del SISS en redes, grupos, medios, etc. (asegurarás la difusión de una información correcta sobre SQM y temas relacionados); 2. Hazlo conforme a nuestra licencia de Creative Commons "Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada" (+info: final de página) y con un link operativo y visible a la entrada o imagen cuya información difundas. Imágenes de la responsable del SISS: sólo bajo petición y permiso escrito. 3. DOCUMENTOS EN PDF: divúlgalos SIN ALTERAR, y DENTRO de su enlace original del SISS (NO de Scribd, etc.).
SPAM
Empresas y similares: por abuso continuado en el pasado no se publicarán intentos de aprovechar nuestro trabajo (gratuito) para dejar autopropaganda (lucrativa). Tienes la opción de ser patrocinador nuestro.

27 enero 2011

"SENSIBILIDAD QUÍMICA Y AMBIENTAL MÚLTIPLE: SOBREVIVIR EN UN ENTORNO TÓXICO". Dres. Solà y Nogué. 2011 (primer monográfico médico en castellano)

"SENSIBILIDAD QUÍMICA Y AMBIENTAL MÚLTIPLE: SOBREVIVIR EN UN ENTORNO TÓXICO" (primer monográfico médico en ...

DATOS DEL LIBRO
TÍTULO: Sensibilidad química y ambiental múltiple: sobrevivir en un entorno tóxico
EDITORES: Joaquim Fernández-Solà y Dr. Santiago Nogué
EDITORIAL: Viena Ediciones
COLECCIÓN: Oxigen, n. 9
PÁGINAS: 320
AÑO: 2011
PVP: 25 € (IVA incluido)

Tras bastante retraso en ver la luz por causa ajena a sus autores, por fin en breve tendremos la oportunidad de disfrutar del primer monográfico médico en castellano dedicado a la SQM: "Sensibilidad química y ambiental múltiple: sobrevivir en un entorno tóxico".

Sus editores, los doctores Joaquim Fernández-Solà y Santiago Nogué Xarau, tienen en su haber numerosos artículos médicos, ponencias y participaciones públicas dedicadas a la SQM.

A nivel individual, el Dr. Fernández-Solà, es médico internista, responsable de la Unidad de Fatiga Crónica del Hospital Clínic de Barcelona, profesor de la Universidad de Barcelona, experto en sensibilidad química múltiple, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia y electrohipersensibilidad y autor de “Sobrevivir al cansancio. Una aproximación a la situación de fatiga crónica”, primer monográfico en España dedicado al SFC. El Dr. Solà, además, como sabéis nos hace el honor de ser el colaborador científico de MI ESTRELLA DE MAR.

Por su parte, el Dr. Nogué Xarau, es toxicólogo, responsable de Toxicología del Hospital Clínic y hasta 2010 ha pasado consulta con pacientes de SQM en este hospital público.

El libro que ahora editan se orienta a pacientes y profesionales con el objetivo de resolver las dudas de los afectados, ayudar a mejorar su calidad de vida y dar difusión en el conocimiento de la enfermedad.

Como adelanto, podéis leer la estupenda introducción al libro realizada por el domoterapeuta Carlos M. Requejo, desde el siguiente enlace de su blog.

PRESENTACIÓN OFICIAL
Se hará en Barcelona, el próximo día 2 de marzo de 2011
, en El Corte Inglés de Avenida Portal de l’Àngel, n. 19-21, en su Espai Cultural (6ª planta) a las 19 h. El teléfono del centro es el 93.306.38.00 y el metro más cercano, Catalunya. Puede verse el plano de la ubicación, pinchando aquí.

Para las personas con SQM que su salud les permita asistir, comentar -para que estén prevenidos en cuanto al tipo y nivel de “químicos” que vayan a encontrar en el camino- que, aparte de colonias y olores de suavizantes de ropa, desodorantes con fragancia, etc. que porte ese día la gente, la planta sexta del Corte Inglés acoge -además de la sala cultural- las zonas de cafetería, restaurante, papelería, escritura, rincón del pintor y unos cuartos de baño.

En cuanto al modo de sortear el resto de las plantas del edificio hasta la sexta, quizás lo mejor sea subir en el ascensor en vez de por las escaleras mecánicas, para evitar en lo posible las aglomeraciones y aspirar los olores de los químicos sintéticos de la gente.

Por otro parte, se me ocurre que podríais llamar al teléfono del Corte Inglés que os he facilitado, pedir hablar con la persona encargada de los eventos en el edificio, explicarle el tipo de presentación que se va a hacer ese día y que podría haber gente con SQM interesada en ir, y tras darle estos datos, pedirle por favor que al menos para la sala, en ese día no utilicen para su limpieza productos de limpieza convencional sino sólo agua, o agua con bicarbonato. Y si no lo vieran pertinente, al menos jabón lo más suave y menos oloroso posible...

ENLACES RELACIONADOS
-Fumigaciones en los puestos de trabajo vs. SFC y SQM (El País. 27/04/04)
-Resumen de las ponencias de la jornada técnica sobre SSQM celebrada el 19 de mayo en Barcelona
-Sensibilidad química y ambiental múltiple. Dres. Fernández-Solà y Santiago Nogué . 2007 (artículo médico).
-SFC e hipersensibilidad química múltiple tras exposición a insecticidas: Medicina Clínica vol. 124, n. 12 (2 abr. 2005). Pág. 451-453.
-SFC y su relación con la FM. Dr. Joaquim Fernández-Solà (Revista Española de Reumatología. 2004).
-SFC y su relación con la SQM: conferencia 2007 (video).
-Síndrome de fatiga crónica (artículo de Joaquim Fernández-Solà).
-"SQM, el riesgo tóxico diario". Carlos de Prada (Edición.- Fundación Alborada. 2009).
-Tratamiento general de personas con SQM: evitamiento y control ambiental (Hospital Clinic).

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

20 enero 2011

“NUESTRO VENENO COTIDIANO”, LIBRO Y VIDEO DEL DOCUMENTAL DE MARIE-MONIQUE ROBIN subtitulado en español: tóxicos en la cadena alimentaria y enfermedades crónicas prevenibles



Reseña: María José Moya
(basada en la traducción de MI ESTRELLA DE MAR de la información dada sobre el libro por el blog de Marie-Monique Robin, fundamentalmente)

El nuevo libro de la periodista Marie-Monique Robin, se llama “Notre poison quotidien: comment l’industrie chimique empoisonne notre assiette” (Nuestro veneno cotidiano: cómo la industria química envenena nuestro plato). El título, que vagamente recuerda al ya clásico en estos temas “Nuestro futuro robado” de Colborn, Dumanoski y Myers, es un guiño -según su autora-, a la conocida frase de los Evangelios “Nuestro pan de cada día” (Notre pain quotidien).

El libro saldrá a la luz en marzo en Francia, aunque en España no sabemos quién lo editará (si se hace) ni cuándo. Sin embargo, es razonable pensar que dado que el último libro de Robin fue publicado -y recientemente- por Ediciones Península, sea la misma editorial la interesada en su edición.

Según lo que se desprende del blog de la autora, en “Nuestro veneno cotidiano” Marie-Monique Robin se hace varias preguntas que centran su trabajo y que pueden resumirse en dos:
  1. ¿Cómo se examinan, evalúan y reglamentan los productos químicos que se introducen en nuestra cadena alimentaria, desde el huerto (pesticidas) hasta el plato (aditivos y plásticos alimentarios)?.
  2. ¿Hay relación entre la exposición a estas sustancias químicas y la actual “epidemia de enfermedades crónicas prevenibles” que la OMS ha constatado (ciertos tipos de cánceres, enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, disfunción reproductiva, diabetes, obesidad), en especial en los países llamados “desarrollados”? (los términos entrecomillados -comenta la autora- son los utilizados por la OMS) [*].
El libro, además, explica el mal uso que se le ha venido dando a la célebre frase del médico, alquimista y astrólogo suizo del s. XVI Paracelso para “evaluar toxicológicamente” con ella, los químicos sintéticos agregados a nuestra alimentación.

El “Nada es veneno, todo es veneno: sólo la dosis hace el veneno”, se hizo dogma central de la “ideología de la ingesta diaria aceptable” (en palabras de René Truhaut, según la autora), a pesar de su falta de validez para muchas sustancias químicas como los disruptores endocrinos, por ejemplo; y de que la frase ignore la interactuación entre estas así como el efecto acumulatorio de cada una de ellas.

Por otro lado, la frase exacta de Paracelso –comenta Marie-Monique Robin-, no es la que se ha popularizado en nuestros días, sino “Todo es veneno, nada es sin veneno. Sólo la dosis hace que una cosa no sea veneno (Alle Ding sind Gift, und nichts ohn Gift; allein die Dosis macht, das ein Ding kein Gift ist).

La autora explica que la famosa “ingesta diaria admisible” y los “límites máximos de residuos de los venenos utilizados en la agricultura”, no existen.

[*] Nota de MI ESTRELLA DE MAR.- Este nuevo trabajo de Marie-Monique Robin (aunque ya de por sí en principio es altamente recomendable por la trayectoria profesional que avala a la autora, su temática y la larga labor de investigación; y aún sabiendo que la redacción de cualquier documento debe delimitar el radio de acción de su temática para poder trabajar dentro de unos límites eficaces sin caer en generalidades demagógicas), no pasa desapercibido que en el blog de la autora se comenta que la motivación del nuevo trabajo son las “enfermedades crónicas prevenibles constatadas por la OMS”.

Esto quizás indique que la sensibilidad química múltiple, aún siendo la enfermedad más directamente relacionada con los químicos sintéticos cotidianos, no se encuentre entre las patologías enumeradas e investigadas, dado que como sabéis la OMS de momento no reconoce la patología oficialmente como tal. Habrá que esperar a marzo.


BASE INVESTIGADORA DEL TRABAJO

Según palabras de Marie-Monique Robin, el trabajo se ha basado en la labor de investigación que ha realizado en seis países europeos (Francia, Italia, Alemania, Suiza, Gran Bretaña y Dinamarca), EEUU, Canadá, Chile e India.

Además, como labor preparatoria a sus viajes se documentó sobre el tema a través de un centenar de libros (la mayoría en inglés), además de informes, estudios científicos y reuniones con expertos de diversas disciplinas (toxicólogos, biólogos, representantes de agencias de reglamentación…).

También consultó los archivos de organismos internacionales como la OMS y la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) dependiente del primero.

DATOS DE PUBLICACIÓN



AUTORA: Marie-Monique Robin.
BLOG DE LA AUTORA: pinchar aquí (en francés).
TÍTULO: Nuestro veneno cotidiano.
DATOS LIBRO + DVD: 400 páginas. Editorial La Decouverte. Fecha publicación: 7 de marzo de 2011 (Francia). Fecha en librerías: 15 de marzo de 2011 (Francia).
DATOS DOCUMENTAL: emisión en ARTE France (martes, 15/03/11. 20:40 h.). El video que  presentamos ofrece todo el reportaje de investigación, completo y con subtítulos en español. Duración: 1:52:36.

CURRÍCULUM VÍTAE DE MARIE-MONIQUE ROBIN
La periodista freelance, ganadora del
Albert Londres Prize en 1995 como “mejor periodista audiovisual” en Francia, es conocida por el gran público por su libro y película-documental “El mundo según Monsanto: de la dioxina a los OGM. Una multinacional que les desea lo mejor” (Le monde selon Monsanto), que publicó en 2008 con las conclusiones de la investigación y denuncia que realizó sobre la multinacional estadounidense Monsanto, productor de herbicidas y líder mundial de semillas genéticamente modificadas (OGM, Organismos Genéticamente Modificados o transgénicos), de los que esta empresa tiene una cuota de mercado superior al 90%.

La película fue ampliamente difundida en Internet por colectivos alternativos, profesionales medioambientales y ONGs de todo el mundo, así como por la televisión franco-alemana ARTE France que lo llevó a cabo. Podéis verla completa, con subtítulos en español y en alta calidad, en MI ESTRELLA DE MAR pinchando aquí).

En España, a día de hoy hay editados dos libros de la autora: el comentado “El mundo según Monsanto”, por Ediciones Península (2010); y “Ladrones de órganos: un tráfico desgarrador” (Voleurs d'organes), por Flor de Viento Ediciones (1998).

BIBLIOGRAFÍA CLÁSICA EN TEMAS-DENUNCIA SOBRE QUÍMICOS SINTÉTICOS TÓXICOS Y SALUD
-Rachel Carson. Primavera silenciosa (Silent Spring. 1962). Editado en España por Editorial Crítica.
-Theo Colborn, Dianne Dumanoski y John Peterson Myers. Nuestro futuro robado: amenazan las sustancias químicas artificiales nuestra fertilidad, inteligencia y supervivencia (Our stolen future. 1996). Editado en España por Ecoespaña.


ACTUALIZACIÓN (6/01/12): para incluir el video de este reportaje que desde hace unas semanas se encuentra en YouTube.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

16 enero 2011

MI ESTRELLA DE MAR: nueva imagen en su Twitter

Nuevo año, Twitter nuevo.

O más bien, nueva imagen de MI ESTRELLA DE MAR en esta red social (la misma que encabeza esta entrada).

La frase "el que quiere puede" no siempre es cierta ni acertada según en qué contexto. Incluso puede resultar de mal gusto ante personas voluntariosas con problemas de salud que objetivamente les impidan hacer cosas. La voluntad, sabemos que no siempre lo puede "todo". Sin embargo, sí ayuda, junto a una actitud adecuada (ni negativa, ni en estado de "enajenación mental" permanente negando lo que es la realidad cotidiana), a ir más allá de algunos de los límites de una persona "limitada" (valga la redundancia).

El esfuerzo del "nuevo Twitter", junto a otra cosilla que estaba haciendo de cara a MI ESTRELLA DE MAR, me ha costado "sólo", y entre otras cosas, una migraña con vómitos, una colitis de varios días, un trastorno respiratorio puntual con lipotimia y varios días de rigurosa cama y sin poder comer (de lunes noche a hoy sábado, aunque desde ayer viernes por la tarde volviera a ingerir de forma progresiva sólidos).

Hoy sábado y con dos kilos menos, tras la "tempestad" (en que reconozco que me he acordado de la familia del fundador de Twitter de forma intensa, y de mi obcecación aún mucho más), he visto con calma el resultado personalizado o tuneado final, y estoy contenta del empeño empleado.

Lo importante, creo yo, es intentar marcarse pequeños y laxos objetivos para superar las barreras -cognitiva y de fatiga-, y realizarlos con la convicción de estar haciéndolos lo mejor que podemos para conseguir un resultado que nos gratifique personalmente, como premio a nuestro esfuerzo. No se trata de trazar retos imposibles, ni "perfectos" (que sí perfeccionistas a nuestra medida). Tampoco a gusto de nadie, ni de forma comparativa con alguien. Y desde luego no de forma contínua ni constante, negando los límites evidentes de una patología que no deja hacer esfuerzos, so pena de empeorar.

En mi experiencia -que comparto por si os sirve-, se trata de bailar dentro de unos límites de salud con cuyos resultados nos sintamos contentos, aunque esa frontera muchas veces sea tan poco clara que nos obligue a poner de constante en la balanza los pros y contras del esfuerzo que hacemos con el fin de decidir si compensa jugar a tal ruleta rusa con nuestra salud de vez en cuando (como ha sido el caso), o no.

Por último, decir que la nueva imagen del Twitter de MI ESTRELLA DE MAR ha intentado seguir la filosofía del blog: ofrecer información rigurosa dentro de un marco relajante y animoso a la vez. Creo que ya tenemos suficiente con lo que tenemos, como para encima hacer hincapié en ello dando una imagen de entrada deprimente, tanto para nosotros como de cara a los demás.

Quien esté interesado en saber de nuestra problemática y de su cruda realidad, con entrar a MI ESTRELLA DE MAR desde el Twitter, informarse leyéndolo, e imaginar lo que puede suponer el día a día con este tipo de patologías, creo que es más que suficiente. Espero pues, haber conseguido el objetivo de la nueva imagen en Twitter: animar e informar simultánemente, a través simplemente de la vista.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

07 enero 2011

"LA SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE, UNA VOZ DE ALARMA".- Espacio Humano, nº 148. Enero 2011 (fuentes: Mi Estrella de Mar y Carlos de Prada)


El Día de Navidad, 26 de diciembre de este 2010 que ha acabado -hace semana y media-, Rosa escribía a MI ESTRELLA DE MAR en los siguientes términos elogiosos que transcribo con su permiso:

Hola, Mariajo! Mi nombre es Rosa y lo primero que quisiera decir es que este blog tiene un valor inestimable y te felicito enormemente por tan útil trabajo, máxime cuando con estas dolencias resulta complicado encontrar las fuerzas para llevarlo a cabo siempre que a uno le gustaría... […]. He sabido que lo que tenía se llamaba SQM hace apenas 3 años: anteriormente [...] tendía a creer que era psicosomático y a tratar de ignorarlo... hasta que descubrí este blog y un libro sobre el tema [el de Carlos de Prada] que me abrieron los ojos: parecía escrito todo para mí!!! […]. Muchas gracias por todo y ánimo con el blog, que de verdad es de gran ayuda!! Un oasis en mitad del desierto... [...].

Tras sus motivadoras palabras, la grata sorpresa vino cuando tras enviarle yo unos datos que me pedía y que en MI ESTRELLA DE MAR especifico que sólo facilito por correo privado, Rosa me explicó que era licenciada en psicología y terapeuta, y que acababa de publicar un artículo sobre sensibilidad química múltiple en el mes de enero de Espacio Humano, la decana y muy conocida revista madrileña gratuita dedicada a temas alternativos.

Deseaba mi parecer y por adelantado se disculpaba por si me añadía trabajo dado que como sabía por lo que vengo comentando en el blog, apenas puedo contestaros por mis sempiternos problemas de salud (aunque leer vuestras reflexiones sobre cada entrada sea una alegría).

El artículo se basa en dos fuentes: MI ESTRELLA DE MAR y el libro de Carlos de PradaSQM. El riesgo tóxico diario” (primer y único monográfico en España de momento al menos, sobre sensibilidad química múltiple).

Es por ello que Rosa nos referencia como tal en su artículo, ya que, me comenta: “ambos han sido las principales fuentes de información y me han ayudado muchísimo a la hora de comprender qué me estaba pasando y cómo es el estado de cosas en torno a la SQM en la actualidad; y ambos lo merecen por el tremendo esfuerzo que es evidente hay detrás de ellos. Espero que algunas personas que lean el artículo se tomen el interés de conocerlos”.

Desde aquí agradecer a Rosa el gesto, que dice de su honestidad y transparencia como autora al dar crédito, y con ello difusión, a estas personas que trabajamos con mucho esfuerzo, a caballo entre bambalinas y los medios de comunicación, para los demás. Con ello dará además la oportunidad a sus lectores más curiosos de ampliar información sobre la SQM y sus patologías relacionadas, cuando así lo deseen.

Os recomiendo vivamente la lectura del texto: está muy bien estructurado y redactado, es de fácil lectura y ofrece un magnífico resumen de dos páginas con una panorámica completa del tema. El artículo, además, se encuentra al comienzo del ejemplar, lo que lo hace más fácil de ver para los lectores de la revista. Ya le he dado mis sinceras felicitaciones. Me ha encantado.

Los datos de la revista, para quien quiera hacerse con un ejemplar en papel en cualquiera de los sitios en los que se distribuye gratuitamente, son los siguientes: Espacio Humano, nº 148. Enero 2011 (págs. 10-11).

LA REVISTA “ESPACIO HUMANO”
Antes de que la SQM me obligara a aislarme en mi hogar, recuerdo de ver esta revista en TODAS las tiendas, herboristerías, restaurantes alternativos y ferias a donde iba.

Se trata de una muy conocida revista gratuita pionera en temas alternativos con una amplia distribución desde 1996 en más de 400 puntos de la Comunidad de Madrid (entre herboristerías, restaurantes vegetarianos, supermercados ecológicos, etc.) y eventos del sector (ferias, congresos...). Su tirada en formato papel es de 17.000 ejemplares controlados por el organismo oficial PDG/OJD. Aparte, la revista ofrece online a través de su hemeroteca digital algunos de sus ejemplares atrasados.

En la publicación escriben más de treinta contribuidores, entre otros Ramiro Calle, el conocido profesor de yoga y escritor, introductor de esta disciplina en España.

ARTÍCULO DE ROSA CASAS: "LA SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE, UNA VOZ DE ALARMA" (TRANSCRIPCIÓN Y PDF)

Espacio Humano_revista enero 2011_nº 148_La SQM, una voz de alarma. Rosa Casas (3 h.)

De entre todas las enfermedades que, de uno u otro modo, están relacionadas con la exposición a sustancias químicas variadas (cáncer, alergias, Parkinson, Alzheimer, diabetes, trastornos hepáticos, etc.) -las cuales se están cobrando un masivo y creciente número de víctimas-, tal vez sea la Sensibilidad Química Múltiple (SQM) la más directa y elocuente manifestación de los efectos que la química puede ejercer sobre el organismo.

La SQM es una enfermedad crónica, compleja, en la que confluyen alteraciones en diversos sistemas
(límbico, endocrino e inmunológico). Suele aparecer tras una intensa exposición aguda a un producto tóxico concreto, o bien a raíz de reiteradas exposiciones, a niveles bajos, de una o más sustancias durante un largo tiempo.

Una vez iniciada la enfermedad, se produce una progresiva pérdida de tolerancia a cada vez más compuestos químicos que habían sido tolerados con anterioridad. Además, cada vez que la persona se expone a una de estas sustancias, el umbral de tolerancia va disminuyendo.

Los afectados sufren diversos síntomas físicos adversos tras una exposición, incluso a dosis bajas, que incluyen trastornos respiratorios, taquicardia, problemas gastrointestinales, dolores músculo-articulares, pérdidas de memoria, y un largo etcétera.

Los desencadenantes más frecuentes son los pesticidas, disolventes, pinturas, productos de limpieza, perfumes, cosméticos…, entre otros muchos.

En numerosas ocasiones, la SQM se presenta acompañada de otras dolencias, como el Síndrome de Fatiga Crónica, la Fibromialgia y/o la Electrosensibilidad. Lamentablemente, hoy día
no existe tratamiento para la SQM, más allá de evitar la exposición a los químicos.

Sin embargo, son muchas las cosas que se puede hacer para mejorar la condición de los afectados. Entre ellas, está la desintoxicación (sauna, dieta hipotóxica, quelación de metales, retirada de empastes de mercurio, hidroterapia del colon, etc.). Es muy importante, además, fortalecer los propios mecanismos de eliminación de los tóxicos, así como los sistemas endocrino, inmunitario y nervioso. Un correcto aporte de minerales y vitaminas es, asimismo, esencial.

El impacto sobre la calidad de vida de estas personas es, a menudo, enorme. El entorno frecuentemente les resulta agresivo, debiendo evitar los numerosos ambientes que les provocan reacciones adversas, ocasionadas por multitud de contaminantes químicos que se encuentran por todas partes.

Ni siquiera en sus casas se sienten completamente a salvo de emanaciones perjudiciales (algunos incluso se ven obligados a abandonar su vivienda para habitar en coches, tiendas de campaña, etc.), de las que se defienden con purificadores de aire, mascarillas y tapando las rendijas, “atrincherándose” lo mejor posible en sus propios hogares, y padeciendo un cruel aislamiento físico y social que hace que su hogar, aparte de ser un “refugio” no deje de ser, al mismo tiempo, una suerte de “prisión”.

Con frecuencia, se duda de su palabra y son víctimas del rechazo médico y social, siendo tildados injustamente de enfermos psicosomáticos, ansioso-depresivos, hipocondríacos…, y remitidos a psiquiatría, pese a que existan sobradas evidencias científicas de que nos encontramos ante una enfermedad con una base fisiológica real, generada por tóxicos, y no por factores psicológicos. Algunos afectados son incluso tachados de absentistas o simuladores.

Tampoco los familiares o el entorno laboral suelen creer en la existencia real de la enfermedad. Como vemos, aún
queda mucho por hacer en cuanto al conocimiento de los propios médicos, y de la población general, acerca de esta dolencia.

Muchos de los afectados ven seriamente reducidos sus recursos económicos, dado que la propia enfermedad les obliga a perder su trabajo, y tampoco reciben las pertinentes ayudas económicas, ya que la SQM, por el momento, no ha sido reconocida de manera oficial en muchos países, entre ellos el nuestro.

En España, al igual que en el resto de Occidente, la incidencia de la SQM es importante y se estima que las vidas de cientos de miles de personas se ven gravemente deterioradas por ella. Es urgente, por tanto, adoptar todas las medidas para ayudar a los que ya la padecen y para prevenir nuevos casos.

La demora en su reconocimiento no se corresponde con la realidad existente y no parece casual. Algunos de los motivos que subyacen a este hecho tienen que ver con que
la SQM, por su propia naturaleza, supone una clara denuncia sobre el uso y abuso de muchas sustancias químicas perjudiciales y su impacto sobre la salud de las personas.

No sorprende que muchos sectores de la poderosa industria química sean contrarios al reconocimiento de la SQM, porque ¿qué ocurriría si la población conociera la existencia de una enfermedad que delata a la química sintética de un modo tan evidente? ¿Cómo afectaría eso a su nivel de ventas? ¿Cuántas responsabilidades se les podría pedir, con las consiguientes sanciones e indemnizaciones?.


Con todo, la buena noticia es que la SQM ya ha sido reconocida en varios países, como Alemania o Japón. ¿Cuántas personas más habrán de caer afectadas, cuánto tiempo más deberán, las que ya lo están, seguir condenadas a este injusto olvido, para que se produzca dicho reconocimiento en nuestro país?.

Entre tanto, las cifras de enfermos crecen, a medida que también lo hace el número de nuevos productos químicos (cuyos efectos sobre nuestra salud nadie conoce), que son lanzados al mercado a diario, y que muchos de nosotros adquirimos y utilizamos inocentemente, considerando que, si están a la venta, será porque son inocuos. Nada más lejos de la realidad.


Se nos dice que, a las bajas dosis autorizadas, estas sustancias no suponen peligro alguno, pero ¿se tiene en cuenta la suma de muchas "dosis bajas", repetidas un día tras otro, de innumerables sustancias a la vez, y su efecto acumulativo en el organismo? Particular atención merecen los niños y los ancianos, más sensibles aún a los efectos de estos compuestos.

¿Podemos acaso sentirnos protegidos cuando, desde las autoridades pertinentes, se suele actuar, si es que se actúa, a posteriori -es decir, cuando se constatan daños graves ya causados a numerosos individuos (y, como hemos visto, en el caso de la SQM, ni siquiera esto es así)- , en lugar de seguir una política de prevención?.

En realidad, esta dolencia nos podría alcanzar a cualquiera. Estas personas, con anterioridad al inicio de la enfermedad, toleraban los químicos sin problemas y llevaban una vida como la de cualquiera de nosotros. Ante este panorama, nos queda protegernos a nivel individual, al menos parcialmente (totalmente es difícil, puesto que también estamos expuestos a estos compuestos en lugares públicos o a través de vías que escapan a nuestro control), dejando de utilizar el mayor número posible de sustancias nocivas.

Existen sencillas alternativas de limpieza del hogar e higiene personal, que son inocuas e igualmente eficaces, además de más económicas (jabón natural, bicarbonato sódico, bórax, vinagre, limón, aceites esenciales naturales…).

Asimismo, en establecimientos especializados podemos encontrar numerosos preparados naturales y ecológicos a estos efectos. Igualmente, existen
alternativas más inofensivas a los pesticidas, así como a los materiales de construcción y decoración.

Además de la química que entra en nuestro cuerpo por inhalación, es necesario, asimismo, estar atentos a la que lo hace a través de la alimentación (aditivos), el agua o los fármacos. En este sentido, la alimentación ecológica, un buen filtrado del agua, así como los remedios naturales para preservar o recuperar la salud, constituyen las opciones más recomendables.


La desintoxicación periódica supone otra medida importante a la hora de prevenir la acumulación de tóxicos en nuestro organismo.

En definitiva,
a todos nos hacen mella, de una u otra manera, las mismas sustancias tóxicas que determinan la aparición de la SQM. Por consiguiente, todo lo que ayude a los afectados, también beneficiará a los millones de personas que padecen otras enfermedades relacionadas con la contaminación química, así como a toda la población.

Los enfermos de SQM, como verdaderos “sensores vivientes” de sustancias químicas dañinas
, constituyen una voz de alarma que nos alerta sobre el mundo tóxico que estamos generando, y sobre cómo ello ya no sólo afecta al medio ambiente o a las especies animales (lo que, por otra parte, ya merecería nuestra preocupación de por sí), sino también, directa y claramente, al ser humano.*

Bibliografía:
-SQM. El riesgo tóxico diario. Carlos de Prada. Fundación Alborada.
-Blog sobre SQM, Fibromialgia, Fatiga Crónica y Electrosensibilidad:
http://mi-estrella-de-mar.blogspot.com
Rosa Casas
Terapeuta y Licenciada en Psicología
Centro Médico Princesa

"ESPACIO HUMANO" DE ENERO 2011. EJEMPLAR COMPLETO (PDF)

Espacio Humano_revista enero 2011_nº 148 (ejemplar completo. 100 h.)

Independientemente de lo que os pueda ser de mayor o menor interés, quizás algún artículo de este número os sirva para extraer alguna información de la que aprender o incluso aplicar a vuestro caso.

Pero recuerda que si tienes SQM, con esta patología NO se suele reaccionar del mismo modo que otras personas, ni a la medicación convencional y/o sus excipientes (que normalmente no toleramos), ni aún a plantas y productos ecológicos
. En general, o no nos hacen efecto, o dejan de hacerlo enseguida porque el cuerpo se "acostumbra", o tendemos a mostrar intolerancias, efectos adversos y amplificación de las propiedades hasta que nuestro cuerpo las convierte en negativas para su salud incluso a dosis subterapéuticas (a ello se añadirá un nuevo problema, si el producto desprende olor).

Por tanto, cuidado: usemos nuestra propia experiencia e intuición antes de pensar en aplicar información alguna a nuestro caso concreto. Recordad que vosotros como personas con SQM sois los que mejor conocéis vuestro cuerpo, e incluso en qué momento de salud estáis para saber si toleraréis o no algo, y en qué proporción.

Una vez dicho esto, en este ejemplar de Espacio Humano tenemos un artículo que aborda un problema central para las personas con SQM, que es cómo desintoxicar el cuerpo de forma significativa para que la “carga tóxica” corporal baje y con ello mejorar nuestra calidad de vida en lo posible (dentro de que la patología –recordemos-, es crónica).

El artículo se llama “Salud integral pasando por el intestino” (págs. 8-9) y su autor es Enrique Gonzáles, diplomado en Naturopatía y Homeopatía. El contenido gira dentro de los siguientes puntos: introducción; quelantes; oxigenación; formulaciones antifúngicas y antiparasitarias; fibras soluble e insoluble; fórmulas herbáceas drenadoras y desintoxicantes; probióticos.

Aparte, tenéis otros artículos –seáis personas sanas o con alguna patología- de la que quizás podáis extraer alguna información útil a título personal (parcial o en global), sea como cultura general, como ayuda puntual o para analizar algunos de vuestros síntomas de forma comparativa con otras patologías (por orden de aparición: plantas para el estrés -págs. 12/13-, terapia auditiva para la mejora de la calidad de audición y escucha –págs. 16/18-, osteopatía para el sistema osteo-muscular –págs. 28/29-).

ENLACES RELACIONADOS
-SQM, una enfermedad de gente sensible (Dr. Adrián Martínez. Periódico "Información". Referencia a Mi Estrella de Mar. 13/11/10)
-Mi Estrella de Mar en Discovery Salud nº 108 (septiembre 2008)
-Más en: Mi Estrella de Mar. Certificados de calidad, colaboraciones (radio, TV, libros, revistas, congresos...), colaboradores, iniciativas, reseñas, apoyos

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo