¿AYUDAS EN NUESTRA LABOR? ¿HAY COPYRIGHT?
1. Difunde los enlaces del SISS en redes, grupos, medios, etc. (asegurarás la difusión de una información correcta sobre SQM y temas relacionados); 2. Hazlo conforme a nuestra licencia de Creative Commons "Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada" (+info: final de página) y con un link operativo y visible a la entrada o imagen cuya información difundas. Imágenes de la responsable del SISS: sólo bajo petición y permiso escrito. 3. DOCUMENTOS EN PDF: divúlgalos SIN ALTERAR, y DENTRO de su enlace original del SISS (NO de Scribd, etc.).
SPAM
Empresas y similares: por abuso continuado en el pasado no se publicarán intentos de aprovechar nuestro trabajo (gratuito) para dejar autopropaganda (lucrativa). Tienes la opción de ser patrocinador nuestro.

20 septiembre 2011

NORMAS DE PROTECCIÓN SOLAR INFANTIL. Evitar protectores solares y potenciar otras formas de protección, según un estudio publicado en la revista médica Pediatrics (julio 2011)


Hace unos días, la conocida periodista Samanta Villar se acordaba de nuevo de nosotros, los afectados de sensibilidad química múltiple (SQM). El motivo: la lectura que había hecho en un periódico de un artículo de Josep Corbella basado en un estudio que había publicado la revista médica Pediatrics ("New insights about infant and toddler skin: implications for sun protection"), que había revelado el problema de los protectores solares (yo añadiría que de los "convencionales", o sea, los no-ecológicos 100%), en bebés y en niños. Una realidad que otras investigaciones recogen desde hace tiempo, pero para toda población, y que sería motivo de otro debate al de esta entrada (como lo sería la implicación del problema de la capa de ozono en la presencia actual, por recomendación dermatológica, de las cremas protectoras del sol para salir a la calle). El artículo que nos manda Samanta, además del estudio en que se basa, aporta la opinión de varios especialistas médicos en la materia. Merece la pena leerlo.

Samanta y su equipo conocieron la realidad de la SQM, a raíz del reportaje "Gente burbuja" que Cuatro TV y Tele7 emitieron en junio y en el participé como testimonio y autora de Mi Estrella de Mar, junto con otros compañeros. El éxito de audiencia sirvió para que mucha gente conociera la SQM y se interesara por entender nuestra realidad sin "reconocimiento oficial" y nuestro día a día, y además alguno pusiera nombre a lo que le había aquejado desde hace tiempo.

Los artículos basados en estudios como el que Samanta nos ha pasado; los reportajes de investigación como Homo Toxicus de TVE2 (por poner un ejemplo entre otros); y las llamadas de atención de diferentes organizaciones (a veces incluso humorísticas, como la campaña de Greenpeace de hace unos años, sobre la pérdida de capacidad reproductiva masculina), todo ello relaciona de continuo distintos problemas de salud, con el cóctel de químicos sintéticos cotidianos -sin control y comercializados a precio "irresistible"-, en que vivimos inmersos. Todo apunta claramente a que "algo pasa", independientemente de que el grueso de la ciencia oficial -aún los numerosos estudios que lo corroboran-, o siga sin querer comprometerse en su mayoría de forma clara, en la denuncia de la situación de enfermedad, o agravamiento de patologías, que esto esta conllevando; o aún la evidencia, no siempre  resuelva las conclusiones finales de sus estudios con la contundencia que merecen, caso, en mi opinión, de las tibias y esquivas aportadas por la interesante investigación médica que nos ocupa.

En cualquier caso, la manifestación más evidente de relación causa-efecto de ese "algo que pasa", es la existencia de un colectivo de personas con algo llamado sensibilidad química múltiple. Pero el mundo incontroladamente químico en el que vivimos, como ha expuesto en numerosas ocasiones el investigador Miquel Porta, está pasando factura ya en forma de otras muchas otras enfermedades, trastornos, signos y agravamientos de otras, que aún la dificultad para la investigación y el ejercicio profesional independiente a intereses y presiones político-económicos denunciados por profesionales como  el Dr. Fernández-Solà, no pueden obviarse ya: diabetes de tipo 2 (1 - 2), trastorno infantil por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), alergias, asma, ciertos tipos de cáncer como el de mama, Alzheimer, trastornos respiratorios, gastro-intestinales, problemas dérmicos... (y todo ello sin sumar a los problemas químicos, los producidos por los campos electromagnéticos. el más evidente de ellos, la electrohipersensibilidad).

El artículo que me envió Samanta, es el que sigue:


ESTUDIOS SOBRE EL CUTIS DE LOS NIÑOS OBLIGAN A ACTUALIZAR LAS NORMAS DE PROTECCIÓN SOLAR


Cremas solares: No deben aplicarse antes de los 6 meses y hay que limitar su uso hasta los 2 años | Piel permeable: Algunos componentes de las cremas pueden pasar la piel del bebé y entrar en la sangre | Un cutis frágil: La piel de un niño pequeño es inmadura, delgada, permeable y vulnerable | Muchos padres vigilan que los niños se pongan crema pero olvidan otras medidas.

Salud | 12/08/2011
Josep Corbella. Barcelona
La piel de los niños pequeños no acaba de madurar como barrera protectora por lo menos hasta el tercer año de vida, según advierte un informe presentado en julio en la revista médica Pediatrics. Por ello, es menos impermeable y más vulnerable que la piel de los niños mayores o de los adultos.

Además, la piel tiene una importante función inmunitaria para luchar contra las infecciones y para eliminar las células precancerosas. Pero en niños pequeños la inmunidad de la piel aún no está bien desarrollada. Y en niños mayores la radiación ultravioleta del sol suprime esta acción inmunitaria, por lo que aumenta el riesgo de que las células precancerosas evolucionen años más tarde hacia un cáncer.

El informe, titulado "Nueva visión de la piel de los lactantes y niños pequeños: implicaciones para la protección solar" y firmado por dermatólogos de EE.UU., Reino Unido, Francia y Singapur, recuerda que la exposición al sol es necesaria para que el organismo produzca suficiente vitamina D para asegurar un crecimiento saludable. Pero alerta sobre el exceso de radiación solar en los primeros años de vida. Y enfatiza que hay que extremar las medidas de protección solar en los niños pequeños.

Las medidas más apropiadas en niños pequeños son llevar ropa incluso en la playa para proteger la piel de los rayos solares, utilizar gorro y evitar el sol a mediodía. En cambio, los autores del informe recomiendan evitar las cremas protectoras en menores de seis meses y limitarlas a casos en que no sea posible evitar la exposición directa y continuada al sol hasta los dos años.

"La piel de los niños menores de dos años, y sobre todo de los menores de un año, es muy distinta a la de una persona adulta", explica Susana Puig, dermatóloga especialista en melanoma del hospital Clínic. Al ser más permeable, "tiene más capacidad de absorber algunas moléculas de las cremas solares".

Por este motivo, se desaconseja el uso excesivo de cremas solares durante la primera infancia (especialmente si contienen oxibenzona, un fotoprotector químico con posibles efectos estrogénicos que en principio no debe encontrarse en las cremas infantiles).

La mayor permeabilidad de la piel durante la primera infancia explica también que los niños pequeños se deshidraten más fácilmente que los de más edad, un fenómeno que se ha demostrado en niños de hasta cuatro años. Por este motivo, se recomienda darles de beber y refrescarles con frecuencia cuando aprieta el calor, explica la doctora Susana Puig.

Una diferencia importante entre la piel de un lactante y la de un adulto es su grosor. La capa más externa de la epidermis, el estrato córneo, que es la primera barrera protectora frente a la radiación ultravioleta del sol y otras agresiones ambientales, es un 30% más delgada en los lactantes, advierte el informe de Pediatrics.

Una segunda diferencia importante es su composición. Si en los adultos la piel contiene aproximadamente la misma cantidad de proteínas que de grasas, en los lactantes contiene cuatro veces más proteínas. Y los niños pequeños tienen menos melanina protectora que los mayores.

El informe de Pediatrics denuncia que la gran mayoría de los estudios sobre los efectos de la radiación solar en la piel se han centrado en adultos y reclama que próximos estudios investiguen mejor los efectos específicos del sol en la piel infantil.

Por ahora se ha demostrado que las alteraciones genéticas que el exceso de sol causa en la piel son distintas según la edad en que más se ha tomado el sol. Así, los melanomas derivados de un exceso de radiación en la etapa adulta suelen estar relacionados con un gen distinto llamado NRAS y diagnosticarse con una media de edad de 62 años. En cambio, los melanomas derivados de un exceso de radiación ultravioleta en la infancia suelen estar relacionados con un gen llamado BRAF y aparecen a edades más precoces. La media de edad en el momento del diagnóstico es de 47 años, aunque también se dan casos en adultos más jóvenes y en el hospital Clínic incluso se diagnosticó un melanoma relacionado con la exposición al sol en una persona pelirroja de 14 años.

Estos cánceres de piel se explican porque la radiación ultravioleta puede dañar el ADN de las células cutáneas. En una piel sana, las células con el ADN dañado son retiradas gracias a la acción inmunitaria de la propia piel. Pero en una piel agredida por el sol la acción inmunitaria no es tan eficaz. "Los niños pequeños son especialmente vulnerables a la acción del sol sobre la inmunidad de la piel", advierte Asunción Vicente, dermatóloga pediátrica del hospital Sant Joan de Déu. "Tienen una menor capacidad de respuesta al daño solar que los adultos. Por ello, la exposición excesiva al sol durante la infancia es el mayor factor de riesgo de sufrir cáncer de piel a lo largo de la vida". Pero añade que "no hay que obsesionarse; tomar un poco de sol es bueno para producir vitamina D, lo que es malo es el exceso".

Por la experiencia de Susana Puig en el Clínic y de Asunción Vicente en Sant Joan de Déu, en España las familias suelen estar concienciadas sobre el riesgo del exceso de sol en niños. Sin embargo, no aplican las medidas de protección más recomendables para los niños pequeños. "La protección se basa mucho en utilizar cremas solares y poco en ponerse una gorra, utilizar ropa y evitar exponerse al sol en las horas de más radiación", advierte Susana Puig.


El dato. Más quemaduras en adolescentes que en niños
En el hospital Sant Joan de Déu es mucho más habitual atender a adolescentes que a niños por quemaduras causadas por el sol, informa la dermatóloga pediátrica Asunción Vicente.

La concienciación de los padres por que sus hijos se pongan crema cuando están al sol ha hecho que las quemaduras sean hoy muy infrecuentes en niños. Al llegar a la adolescencia, algunos de ellos siguen aplicando las medidas de protección solar que les inculcaron desde la infancia. Pero otros dejan de aplicar medidas fotoprotectoras. "No hacer lo que tus padres siempre te han dicho que hicieras, en este caso con la crema solar, es un signo de rebeldía propio de la adolescencia", observa Asunción Vicente.


La mejor protección
Ropa. Pediatras y dermatólogos recomiendan que los niños, especialmente si son de piel clara, lleven ropa para evitar el contacto directo del sol. Tiendas de deporte ofrecen ropas especialmente diseñadas para desarrollar actividades acuáticas. En algunos casos incluso se señala el índice de protección solar de las prendas.
Gorro. La mejor manera de proteger la piel de la cara en niños pequeños. En niños que ya tienen edad para utilizar crema solar, así como en adolescentes y adultos, es un complemento recomendado para prevenir daños.
Hora. Se recomienda evitar la exposición al sol en las horas de máxima radiación, no sólo al ir a la playa, sino también en otras actividades al aire libre.
Gafas de sol. La radiación ultravioleta del sol puede dañar los ojos, además de la piel. El uso de gafas de sol con filtro ultravioleta previene daños.
Crema solar. Se ha convertido en un complemento imprescindible para disfrutar de actividades al aire libre, pero los dermatólogos advierten que no debe considerarse como la única medida de prevención.


Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

6 comentarios:

Mª José Aguilar dijo...

Todos tus artículos son muy interesantes, admiro tú página, así como admiro la forma en que llevas tu enfermedad. Soy Mª José Aguilar, me he hecho cargo hace unos meses de la página web de la Asociación Apafima de Málaga, y consulto con regularidad Mi Estrella de Mar. Muchas gracias, y un saludo afectuoso.

Sylvia dijo...

Estupendo recordatorio de cómo proteger a nuestros niños de los rayos solares dañinos. Supongo que la capa de ozono estaba en mejores condiciones durante mi niñez, sin embargo mis padres me prohibían andar al sol o nadar durante la ahora añorada "hora de la siesta". ¡Dentro de la casa todos!
Y más adelante, mi primera suegra jamás tomaba sol. Usaba buenos sombreros y mantenía la piel blanca...jeje...Parece que se completa el círculo, al menos aquí se estila tener la piel natural. Bromas aparte, creo que hemos sucumbido a la propaganda de las corporaciones cosmetológicas y farmacéuticas, que nos han convencido de que se puede tomar sol casi a cualquier hora usando sus productos cargados de tóxicos (para niños y adultos). También pasé por la época en que el estilo era broncearse exageradamente, por suerte yo no aguantaba el sol mucho tiempo, pero recuerdo la gente en la playa tomando sol todo el día, con la sola aplicación de alguna crema humectante. Como verás, no soy tan jóven ya, con la historia que te cuento! Y el resultado es que, a pesar de no haber tomado mucho sol, igual ahora debo tratarme unas manchas en la cara con...¡cremas tóxicas que no tolero! Conclusión: NADA DE SOL, Y TOMAR VIT. D Y MANÍES (estos últimos tampoco puedo comer...jeje..) Espero con ansiedad tu informe sobre los protectores solares para adultos, desde luego respetando tus tiempos, que son aún más lentos que los míos.. (yo no me puedo poner los protectores). Abrazos de tu amiga Sylvia de Buenos Aires. Perdón por las largas ausencias, no entraré a explicar xq ya las comprendes. Besitos!

Justina Morales dijo...

No te conozco personalmente pero por lo poco que se de tí te admiro, me siento diminuta a tu lado. enhorabuena por ser como eres. besos

María José Moya (Mariajo) dijo...

MARÍA JOSÉ, qué alegría tener noticias de vuestra asociación APAFIMA de Málaga y de ti; y de forma tan alegre y positiva.

Gracias por los piropos y por contactar para que sepamos los unos de los otros. Todo se agradece y motiva mucho. Es un placer saber de vosotras.

He accedido a vuestra página web ¡y es estupenda!: bien estructurada, estéticamente agradable y muy clara de leer. Felicidades por tu trabajo tras ella, de verdad.

Para quien tenga curiosidad, pongo aquí el enlace de acceso:

APAFIMA (Asociación de fibromialgia de Málaga)

Tengo como contacto de APAFIMA, para envío de información, a Chelo, que imagino que es la presidenta, así que por correo electrónico estamos en contacto, pero si necesitáis algo que esté en mi mano y en mis límites de salud, será un honor colaborar con vosotras. De verdad, no lo dudeis.

¡Un gran abrazo a todo el equipo, y uno bien fuerte para ti!,

María José Moya (Mariajo) dijo...

Querida Sylvia, pues fíjate que más que servir este estudio de “recordatorio” para la gente, me temo que, vivimos en un mundo en que es tan abrumadora la propaganda de la industria en los medios, respecto a que “toda ‘solución’ pasa por poner un químico sintético en nuestra vida”, que ten por seguro que a muchos este artículo les vendrá de nuevas.

Como bien indicas, el tema de tomar el sol ha ido por modas en el último siglo, pero lamentablemente, hoy día sigue siendo desconocido para muchos que los protectores solares no son la panacea para la protección, ni sirven para estar todo el tiempo que se quiera al sol.

Muchos han olvidado incluso, cualquier método sencillo y de toda la vida de prevenir situaciones indeseables en la playa, como no exponerse al sol cubriéndose con ropa y sombrero (o sombrilla), no comer copiosamente, y no irse de inmediato a bañarse y a tomar el sol, entre otras cosas.

¡Es como si hoy día, la gente pensara que todo lo que no fuera algo que cueste dinero (y mucho, a poder ser) y que sea específico para el problema, no fuera útil, o lo fuera “menos”, que una supuesta solución industrial…!.

Muchas gracias Silvia, por tu generosidad al hacernos partícipes de tus recuerdos de infancia y de tu vida, para recordarnos que no siempre “tomar el sol” fue lo “natural”, y tampoco usar protectores solares… y menos a todo trapo, y con algunas sustancias entre sus ingredientes, más que dudosos, directamente con incidencia demostrada en la salud (¡y no sólo en la de bebés y niños, como bien sabemos los que hemos enfermado ya por temas químicos, además de por lo que nos dicen los estudios y bases de datos se sustancias tóxicas en donde figuran!)..

Lo de las manchas de la cara, a mí también me ha pasado. Estas cosas suelen tener una o varias de las siguientes causas: desarreglos hormonales, cumplimiento de años y efectos causados por el sol (que en mi caso, aunque hace años que no lo tolero --y por lo tanto no me expongo a él de forma directa, y casi ni indirecta--, recordemos que sus efectos en la piel son acumulativos y salen con el tiempo).

El limón es decolorante, así que aplicado solo (con un algodón), o mezclado con otros productos que potencien su efecto (o lo complementen para, por ejemplo, hidratar la piel), se supone que aclara esas manchitas, aunque mi experiencia al respecto es que, sí lo hace, pero de forma temporal.

Y desde luego, hay que aclarar muy bien la zona donde se haya aplicado el limón, con agua; y no exponerla al sol en las siguientes horas (de ahí que se recomiende hacer esto de noche).

Además, de habitual hay que tener mucho cuidado con exponerse al sol; y hacerlo con algún tipo de protector solar, pero no uno industrial y con sustancias tóxicas y de relleno de la crema; sino uno natural y a poder ser con la menor cantidad posible de ingredientes. Por ejemplo, la manteca de karité 100%.

Muchos besos y ánimo, desde el otro lado del océano, niña.

¡Cuídate!,

María José Moya (Mariajo) dijo...

Justina, no te sientas "pequeña" al lado de nadie. Todos tenemos algo que hace que seamos especiales. Cada uno por una cualidad distinta, sea personal, profesional, social, o de cualquier otro modo o manera.

Además, lo importante es el simple esfuerzo de querer mejorar como personas y en nuestros límites personales desde la ética, en cualquier terreno... y eso es algo asequible, y al alcance de todos, independientemente del punto del que cada uno parta.

Esto, como cualidad del Ser Humano --que todos tenemos la libertad de poder potenciar de forma consciente--, sí que es admirable, independientemente del punto del que cada uno parta en esa aspiración de mejora.

Que luego, un buen día, esta o cualquier otra cualidad nuestra, se haga pública de cara a la gente, o quede en la intimidad, no hace que seamos "más", o "menos", que nadie. Sólo, más “visibles”.

Valórate, Si te analizas, verás que es cierto lo que te digo ;)

¡Un afectuoso abrazo!

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo