¿AYUDAS EN NUESTRA LABOR? ¿HAY COPYRIGHT?
1. Difunde los enlaces del SISS en redes, grupos, medios, etc. (asegurarás la difusión de una información correcta sobre SQM y temas relacionados); 2. Hazlo conforme a nuestra licencia de Creative Commons "Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada" (+info: final de página) y con un link operativo y visible a la entrada o imagen cuya información difundas. Imágenes de la responsable del SISS: sólo bajo petición y permiso escrito. 3. DOCUMENTOS EN PDF: divúlgalos SIN ALTERAR, y DENTRO de su enlace original del SISS (NO de Scribd, etc.).
SPAM
Empresas y similares: por abuso continuado en el pasado no se publicarán intentos de aprovechar nuestro trabajo (gratuito) para dejar autopropaganda (lucrativa). Tienes la opción de ser patrocinador nuestro.

31 julio 2011

"EL USO PERVERSO DE LAS PALABRAS". Gasto, inversión y copago. Ignacio Escolar (15/07/11)

(Hospital privatizado. "Se ruega a los señores clientes
que se vayan mejorando". El Roto)

Un texto tan acertado acerca de las estrategias del Poder para la sumisión del ciudadano, que no cabe por mi parte comentario alguno más (cortesía de Afigranca).


EL USO PERVERSO DE LAS PALABRAS

La escritura no nació ni para la poesía ni para la ciencia ni para las cartas de amor. Como decía el antropólogo Claude Lévi-Strauss, “la función principal de la escritura antigua era facilitar la esclavización de otros seres humanos”. Al igual que otras tecnologías, la bendita palabra escrita se inventó como una herramienta de dominación: como un instrumento al servicio de los reyes y sacerdotes sumerios, que usaban a sus escribas para cobrar impuestos, contar esclavos, sacos de trigo y cabras, y administrar un imperio en expansión.

El arte y el conocimiento llegaron a los libros mucho después. Pero los usos perversos del lenguaje como palanca para el control social aún siguen ahí, aunque ahora el más preocupante es otro: la propaganda. Cualquier manipulación empieza siempre en el diccionario. Por eso llaman “gasto” al dinero invertido en guarderías, o en salud, o en pensiones, pero califican como “inversión” a cualquier presupuesto empleado en infraestructuras, aunque sean tan inútiles como esos trenes AVE que hasta hace nada circulaban casi vacíos entre Toledo y Albacete.

La última de esas trampas en la lengua aún no está en el diccionario de la RAE, pero ya es de uso común: el “copago”. Nombran así a un modelo de sanidad pública como el que ahora estrenará Italia: 25 euros por cada visita a urgencias, otros 10 por cada cita con el especialista. Lo llaman copago y no lo es: la palabra correcta sería “repago” porque la sanidad ya la pagamos a través de los impuestos. El llamado copago consiste, para entendernos, en que paguen más por la sanidad los enfermos, y no los que más ganen. Es un impuesto indirecto que grava a la enfermedad y a la vejez.

Fuente: Escolar.net (15/07/11)

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente reflexión, poco mas a añadir que en Catalunya seria TRIPAGO ya que no debemos olvidar el impuesto añadido a los carburantes fósiles como el gasóleo y la gasolina, creado por el tripartito mediante la exconsellera de Salud Marina Geli con la finalidad de ayudar a la financiación de la sanidad.

Robert Cabre

María José Moya (Mariajo) dijo...

PARTE I.- Hola Robert, es un placer leerte por aquí. Gracias por pasarte y dejar tu comentario. Se agradece mucho.

De lo que comentas, aparte de co-pagos, tri-pagos o lo que sea, la siguiente reflexión al respecto es que, ¿y además, esto está haciendo o va a hacer que tengamos un mayor acceso a la sanidad y de mejor calidad…?.

En mi caso (como les habrá pasado a muchos enfermos de este país) me he encontrado con la desagradable sorpresa de que tras finalizar el cobro de un subsidio de desempleo ínfimo de menos de 200 €/mes y al no tener pensión alguna. Otro tipo de subsidios, ni poder trabajar por mis patologías, a los 90 días y sin previo aviso me han echado de la Seguridad Social. O sea que he sido eliminada de sus ordenadores y he dejado de tener tarjeta sanitaria, y con ello he dejado de tener derecho a la asistencia sanitaria en un hospital (excepto en urgencias) y acceso al médico de familia.

O sea, que si ya como persona con SQM mi acceso a la sanidad era muy complicada, además de poco productiva por la falta de interés, comprensión e información mostrada en mi comunidad autónoma por esta patología, además te “echan” sin más.


Puede imaginarse uno la sorpresa, ya no sólo de que te quiten tu derecho a la asistencia sanitaria (que creías ya universal en pleno siglo XXI y de la cacareada “Sociedad del Bienestar” por la que se supone que están pidiendo que nos atemos el cinturón), sino de que la Administración ¡ni se tome la molestia de comunicártelo!. De alguna manera es una forma subliminal de hacerte sentir que como no eres “productivo”, ¿para qué tomar las molestias de hacerte saber tu cambio de situación por si quisieras quejarte, informarte, etc. etc.?.

Este tipo de omisiones (aparte del tema de la eliminación de tu derecho como ciudadano a ser atendido por la Seguridad Social cuando estás enfermo), no debería ser legal…

Sea como sea, el caso es que una vez fuera del sistema sanitario, sólo puedes volver a entrar a él (si no trabajas, tienes alguna pensión, o un familiar con el que convivas que se haga cargo de ti poniéndote dentro de su tarjeta sanitaria –algo que por cierto sólo debería quedar para menores, no hacer pasar por esa forma de dependencia física y psicológica y mal trago a adultos hechos y derechos, SÓLO porque están enfermos-), repito SÓLO puedes volver a reintegrarte en la Seguridad Social si solicitas la tarjeta como “persona sin recursos económicos suficientes”, un término completamente humillante, degradante y que en definitiva es una forma más de tantas de hacerte ver el “Poder” que estás en la “zona oscura” de la Sociedad del Bienestar, en vez de seguir con tu tarjeta de siempre sin quitártela, sin más.

La tarjeta para personas sin recursos, además hay que irla renovando anualmente (sin aviso previo por su parte), y con ello justificando cada vez tu situación económica.

María José Moya (Mariajo) dijo...

PARTE II.- Así, por si aún te queda algo de dignidad, que recuerdes cada año que la Administración tiene claro de qué lado de la sociedad estás:

-De la que no “produces” y no “gastas”.
-De la que no tienes derecho a que te comuniquen cuándo caduca tal situación.
-De la que “no tiene derechos”, y de los que “te dan”, son un “favor” al que denominan con términos que te hagan a ti y a los demás, en todo momento, que “eres menos” que el resto de la sociedad.

¿Y por qué eres “menos”? Porque un día caíste enfermo. En nuestro caso, como enfermos ambientales a causa de lo que ellos mismos (los estados y sus administraciones) promovieron y promueven, con connivencia de la industria por simple interés económico. Desde esa posición es fácil crear medidas legales a su medida, mientras se sigue impidiendo (hasta lo que puedan) el reconocimiento, desde “su” oficialidad, de las enfermedades que ellos mismos provocan, mientras a su vez, no aplican ni el principio de precaución.

Luego, un buen día te encuentras que, enferma por culpa directa e indirectamente de unos y otros, además, te quitan el derecho a recibir asistencia sanitaria, una asistencia que lo cierto es que ya en la práctica era nula desde hacía años porque la SQM, para ellos, no existe...

En fin, que el ciudadano es lo que menos importa en todo esto, y el ciudadano enfermo, ya qué decir.

La sanidad debería ser llevada y gestionada por profesionales sanitarios en activo (no políticos, gestores económicos, ni sanitarios metidos a políticos); y los puestos de responsabilidad deberían quedar para los mejores, profesional y humanamente hablando.

Sylvia dijo...

Excelente nota de Ignacio Escolar. Gracias, Mariajo, por compartirlo aquí. Además, he leído los comentarios y tus respuestas. Triste realidad. ¡Y no se va a arreglar pronto, si es que alguna vez se arregle! El mundo no va por el camino correcto. Sálvese quien pueda...
En mi país, Argentina, lo que cuentas se llama "ningunear". ¿Quieres agregar este neologismo a tu diccionario de palabras humillantes?
Somos ninguneados por el sistema y por los poderosos. Es como sentir que un tanque inmenso te aplasta y ya no estás en ninguna parte, te "caiste" de la sociedad y del mundo.
¡Ahora entiendo por qué se le temía a la escritura! Y todo lo que vino después, hasta el Internet. En manos de la población, confiere poder, cosa que hay que evitar a toda costa.
Si no eres miedosa..jeje...te aconsejo que leas los libros de Paul Virilio. El poder real, el de aniquilarnos, está en manos de los hackers terroristas. Te dejo un abrazo, gracias por estar ahí, Mariajo amorosa.

maribel dijo...

Que fuerte me parece lo que te están haciendo. Esta gente del dinero,( que son los que en realidad mandan) están llevando este mundo a la destrucción y los humanos que viven en este bienestar ficticio y manipulador, hipnotizados ,se dejan llevar. Cuando van ha despertar de este letargo ? yo espero que sea pronto.
Entiendo un poco por lo que estas pasando, pues yo desde hace años soy un cero para la burocracia , soy rebelde , inconformista , antisistema, total no les convengo, (mira por donde ahora tengo esta enfermedad en la que soy invisible , que casualidad) .Cada vez tengo mas claro lo de que tienen que hacer desaparecer a un tanto por cien de la población para poder manipularnos mejor, es muy fuerte pero yo creo que es así .Pero todavía confío en el ser humano y pienso que pronto despertara su conciencia y podamos hacer algo.
Gracias por compartir con nosotros.
Un gran besazo.Namaste.

María José Moya (Mariajo) dijo...

Querida Sylvia, sí, por aquí también usamos el término “ningunear”. Por lo que me dices, es un término tristemente universal, porque su significado es una realidad también universal. Qué pena, ¿verdad?.

Suscribo cada una de las palabras e ideas que expones; y la sugerente descripción de cómo se siente uno con todo esto:

“Es como sentir que un tanque inmenso te aplasta y ya no estás en ninguna parte, te "caíste" de la sociedad y del mundo”.

¡Qué buena tu frase y qué bien describe los sentimientos que afloran, cuando de pronto te ves echado de una patada --porque ya no les sirves--, a esa “otra cara de la moneda” de la supuesta Sociedad del Bienestar!.

A Paul Virilo confieso que no le he leído, pero en cuanto he visto que me lo recomendabas, como me fío de tu criterio completamente y del cariño que nos tenemos cuando nos hablamos, y me encanta aprender cosas nuevas, me he tirado en plancha a Google, de inmediato, a buscar referencias suyas, jeje.

Así que de principio, ya he leído lo que pone de él la Wikipedia y he visto un trocito de un documental producido en Francia por Canal Arte, en 2009, sobre él, en que sale hablando :)

¡Como siempre, es un placer hablar contigo!

Un beso, con abrazos y cariño, querida niña (todos lo somos, independientemente de nuestras edad)

María José Moya (Mariajo) dijo...

Hola Maribel, qué se le va a hacer, la vida es así. O más bien, los intereses económicos que manejan entre banqueros, sistema financiero, políticos e industria.

Desde el principio de los tiempos en que el ser humano empezó a dejar la trashumancia para convertirse en grupos sedentarios, o sea, asentados en un sitio fijo de forma permanente, ha sido así;

una alianza corporativista de sectores de élite, dedicada a crear mecanismos de todo tipo para manejar al ciudadano con el fin de que trabajara y viviera para ellos, y a la vez, los enriqueciera a base de diezmos y similares (el antiguo IRPF, vaya, que se nos saca a los ciudadanos de pequeñas y medias rentas con la supuesta idea de “repartir equitativamente ese dinero en lo que necesitemos todos, mientras que a las grandes fortunas Hacienda les da un trato preferente por las que siguen teniendo patente de corso, mientras los demás pagamos la crisis que ellos han creado. Es vergonzoso).

Así que, como te digo, no me lo tomo como algo personal hacia mí, aunque no te niego que son cosas que desanimen y hagan sufrir. Pero es lo que hay, No puedo hacer nada. Así que “revolverme” o hacerme mala sangre por ello, no me va a ayudar en nada, al contrario.

Lo que me alegro mucho, es que veo que tienes una buena capacidad de crítica, y que mantienes intacta tu capacidad de enfrentarte a estos temas y luchar.

Te agradezco mucho tu solidaridad hacia mi persona y circunstancias, y te envío un fuerte abrazo,

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo