CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

20 octubre 2007

CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS Y SALUD: “CONTRA CORRIENTE” (PARTE II. En contra)

Elemento “decorativo” ubicado en un edificio del ayuntamiento cerca de mi casa y a 10/15 metros de un colegio.

(ver video pinchando aquí)

2) EN CONTRA (son inocuos o no está demostrado su perjuicio para la salud):

=>Dr. Juan Represa [Asesor del Ministerio de Sanidad. Facultad de Medicina de la Univ. de Valladolid. Investigador de estudios financiados por Red Eléctrica y la patronal eléctrica UNESA]
-La falta de información genera una sensación de peligro, y esa sensación de peligro, de percepción distorsionada de algo, que no es un riesgo pero que se percibe como tal, puede explicar muchas de las enfermedades que se están achacando a los campos electromagnéticos. Alguien ha metido en el inconsciente colectivo que es peligroso” [12:09 - 12:26].

[Nota: nótese la explicación simplista de una especie de complot judeo-masónico liderando a unos trogloditas sin estudios que no saben pensar, atar cabos ni tener capacidad de lógica, y que como en la Prehistoria, lo que es desconocido les aterroriza, lo estigmatizan, y lo rehuyen, al igual que los marineros medievales, que al pensar que la Tierra era plana y más allá del horizonte sólo había un abismo infernal, no se atrevían a ir más allá. En resumen: que los que piensen como ellos son inteligentes, y los demás tontos y de remate].

-“El problema es que en el caso de la telefonía, la tecnología ha sido tan rápida -la expansión y la implantación-, que ha generado una falta de información y una desinformación en paralelo, ¿verdad?. Falta de información y desinformación que hacen que se perciban unos riesgos que realmente no son como la gente los percibe, y eso puede hacer que alguien enferme por motivos psicológicos” [40:40 – 41:05].

[Notas: 1) “unos riesgos que realmente no son como la gente los percibe”: o sea, que riesgos hay ; 2) “alguien” puede enfermar “por “motivos psicológicos”: los testimonios del reportaje reportan mayoritariamente cánceres y patología infantil, que viven cerca de estos lugares, y que no son sólo “algunos” casos. En cuanto a los casos “psicológicos” (depresiones) se explican ([1]) como provocados por la desregulación de melatonina a causa de las radiaciones electromagnéticas, por lo que no serían de causas realmente “mentales” ; y por último 3) de la acusación de la supuesta “falta de información y desinformación” de la población sobre este tema: ¿no podría ser al contrario, esto es, que la RÁPIDA expansión de este mercado con sus consiguientes rápidos beneficios se haya hecho en detrimento de unos imparciales y exhaustivos estudios previos de seguridad, y por tanto en realidad sea a ellos a los que les “falte información” en cuanto al efecto aislado de uno, como al continuo y masivo de muchos campos electromagnéticos las 24 h./día del año desde que antes de nacer?. Recordemos que los resultados de cualquier estudio que aspire a ser fiable ve la luz sólo tras muchos años de trabajo en laboratorios, controversias previas, etc. Sólo después es cuando se publican los resultados y el producto puede salir al mercado. Pero con una –según sus propias palabras- expansión “tan rápida”, dadas las posibilidades económicas y tecnológicas evidentes de este mercado el mecanismo se ha invertido dándose primero la salida al mercado, luego sobre la marcha la controversia (cuando empezaron a salir casos de posibles efectos negativos), y finalmente el comienzo de su estudio pero ya lógicamente en un contexto sesgado por los intereses de mercado.
Como ejemplos recordemos otros “mercados” en que los intereses económicos priman sobre la salud ciudadana y el medio ambiente: 1) el de los químicos: salieron al mercado sin rigurosas y objetivas investigaciones previas sobre su incidencia individual e interactuada entre ellos, sobre la salud (generando nuevas enfermedades y potenciando otras) y sobre el medio ambiente (calentamiento global, etc.). Hoy día se sabe que muchos son cancerígenos, disruptores endocrinos, etc. pero sólo ahora, por la presión ciudadana, es cuando se está haciendo un leve intento de investigar sus efectos, así como en teoría poner algún coto a su expansión indiscriminada (ver
historia de la Directiva Reach aquí) ; 2) los medicamentos: supuestamente suficientemente probados en laboratorio pero que de pronto tienen que retirarse tras denunciarse efectos secundarios graves, con incluso resultado de muerte ; 3) y los alimentos: que se supone que pasan rigurosos controles de calidad pero que cada cierto tiempo salen a la luz casos tan a gran escala y con tal coordinación operativa entre los diferentes sectores de la cadena alimenticia que se acaba pensando si no serán la punta del iceberg (vacas locas, ratón dentro de una lata de refresco, o gusanos vivos en una bolsa de arroz y en una lata de calamares -ambos dentro de la fecha de caducidad- que yo misma encontré en mi casa).
Relacionado con estos pensamientos de primacía de lo económico tenemos también la Revolución Industrial del XIX: los intereses creados y el gran avance tecnológico que supuso la hizo muy positiva para los países que la realizaron y para un pequeño porcentaje de su población. Sin embargo para hacerla hubo que colonizar gran parte del planeta (países pobres pero con abundantes materias primas), y en esa colonización no hubo escrúpulos para esclavizar a la población autóctona para tener mano de obra gratis sin apenas gastos sanitarios, de alimentación y de ropa. Y en los países industrializados la mayoría de la población también pagó su “peaje”: la Revolución Industrial generó la estructuración de la población en una sociedad claramente dividida en clases en donde los obreros era la mayoritaria en número pero la más pobre y con las condiciones laborales y de vida más contaminadas].

-“Lo de Salzburgo es una declaración de intenciones, como lo de ser vegetariano. Y hay cifras que dan en Salzburgo que nos pondrían en la Edad Media” [43:11 – 43:18].

[Notas: obsérvese la intención de “vender” las opiniones críticas al tema como si 1) fueran cosa de cuatro locos idealistas hippies y 2) por tanto estas fueran utópicas e irrealizables (en ese sentido más imposible pudieron parecer las ideas de Leonardo da Vinci en su época –volar y otras tantas cosas-, y sin embargo las pensó, las hizo, y muchas las llevó a cabo).
Además, se alimentan las ideas de que 1) “progreso” y “seguridad para la salud” son incompatibles, 2) “lo hecho” es irremediable y no se pueden buscar alternativas ni hacer cambios válidos, y 3) que sólo hay dos opciones: seguir con lo conocido (y como está organizado), o volver al siglo XII].


=>D. Miguel Udaondo [Director de Gestión de Calidad de Vodafone].

=>Dr. Alejandro Úbeda [Asesor Ministerio de Sanidad. Unidad de Investigación del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Realiza estudios financiados por Telefónica y la eléctrica Endesa]:
-(Voz en off) “Los investigadores del prestigioso Instituto Karolinska de Suecia han encontrado una asociación entre proximidad a líneas de alta tensión y una mayor incidencia de cáncer, especialmente leucemias en niños. (Voz de Alejandro Úbeda) Si fuera cierto, que esos campos magnéticos provocasen leucemia, la probabilidad de que nuestro hijo adquiriera esa leucemia sería de 1 caso en 50.000 / 1 caso en 70.000. Una probabilidad muy baja en todo caso. Y la leucemia, se cura” [37:52 – 38:19].

[Nota: se barajan “estudios de probabilidades” en que ellos mismos SÍ reconocen la posibilidad de que se produzcan casos, ¡¡pero se resta importancia a que un niño pueda caer enfermo de leucemia a pesar de que los cánceres infantiles son mucho más agresivo que los de adultos!!].

=>D. Juan Bernar [Jefe de investigación. Asoc. Española de Industria Eléctrica].
=>D. Francisco Vargas [Subdirector General de Salud Ambiental. Ministerio de Sanidad].
=>D. Bernardo Pérez [Director General de Telecomunicaciones. Ministerio de Ciencia y Tecnología].

=>Javier Aguilera [Consejero Delegado de Telefónica Móviles]:

-“¿Renuncias a, digamos, a lo que es el Desarrollo?. Pues no, siempre que te estén asegurando que está dentro de los límites de seguridad. Es decir, mire usted, no me voy a morir de esto, esto contribuye a que me muera, eh, jejeje, como todas las cosas, pero entonces… Yo creo que esto, conceptualmente ,-y además dicho por el operador- pues no es creíble. Yo creo que esto, los médicos… Que no sé Juan lo qué habrá dicho, Juan Represa, el hombre. O Úbeda. Pero este es el mensaje que tienen que decir, que al final… Vamos, no me meto en el pellejo de ninguno. Coño, que es que uno se muere por 38.000 cosas… ¿Que esta es una más?. Mire, indiscutible. ¿Que esta es una más incluso pa los que no usan la telefonía móvil?. Indiscutible. ¿Y que los que usan la telefonía móvil, no la usan, no deberían de tener este factor?. Sin duda. Pero joder, el mundo es como es. Es decir, a mí me gustaría no respirar el humo que echan los autobuses. Pero, ¿no vamos a tener autobuses?” [43:29 - 44:36].

[nota: vamos, como suele decir el refranero popular: "Entre todos la mataron y ella sola se murió". Por otro lado, aparte de que el mismo señor en ciertos momentos no sabe ni lo que dice, obsérvese la chulería en el habla y el hilo de argumentación llevado a intentar hacer ver algo -que él mismo acepta que perjudica- como “irremediable” y sin alternativas viables. Visto lo visto no me extraña que el reportaje nunca viera la luz].

-------------------------------------------------------

[1] (Voz en off) “Hasta ahora no se sabe bien cómo estas radiaciones pueden afectar al ser humano. Una de las claves parece estar en la glándula pineal, encerrada en el centro de cerebro y encargada de producir una hormona llamada melatonina. (Voz de Juan Bernar) La controversia de la melatonina viene de que, si tú enciendes la luz de una habitación donde hay una persona dormida, la producción de melatonina disminuye. Como la luz es un campo electromagnético, se pensó que los campos electromagnéticos de 50 herzios también podrían tener el mismo efecto. (Voz en off) Si la glándula pineal recibe durante la noche una radiación eléctrica, y la interpreta como si fuera luz, la secreción de melatonina se reduce. (Voz de José Luis Bardasano) Es un antioxidante, por tanto es un antirradical libre. También es un anti-jet lack, que se dice ahora de los viajes transoceánicos. Pero sobre todo es un anti-cancerígeno importante. Parece ser que existe una relación en la bajada de melatonina, y la producción de cáncer de mama. (Voz en off) Es lo que está investigando el profesor Bardasano. Y los resultados arrojan pruebas importantes: la glándula pineal de los ratones expuestos a la radiación electromagnética deja de secretar melatonina y esto tiene unas consecuencias. (Voz de José Luis Bardasano) Se ha visto que en los grupos que hemos estudiado la glándula pineal deja de funcionar, la melatonina baja, y por tanto pues puede acarrear todos aquellos trastornos derivados precisamente de esta bajada de melatonina. (Voz en off) Ahí podría estar por tanto la explicación a las depresiones, suicidios, trastornos del sueño. Y al reducirse las defensas que protegen de las células cancerosas, los tumores pueden aumentar con mayor facilidad” [28:39 – 30:22].

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

No hay comentarios:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo