CÓMO AYUDAR A DIFUNDIR LA LABOR DEL SISS (RESPETANDO EL COPYRIGHT)
QUÉ HACER.- 1. DIFUNDE SUS ENLACES, donde puedan tener eco (redes, foros, medios, médicos, hospitales...) y de forma eficaz (deben funcionar y ser visibles). QUÉ NO HACER.- NO ALTERES NI DIFUNDAS SUS PDFs, IMÁGENES O ENTRADAS FUERA DEL ENLACE DEL SISS (por tanto, NO los cuelgues en tu espacio u otros, ni los difundas desde los canales de Scribd, YouTube u otros del SISS. Si necesitas una imagen de la autora o un collage hecho por ella, pide su autorización escrita razonando el motivo)
EMPRESAS Y WEBS (AVISO)
No publicamos spam ni propaganda. Por favor, no intentes aprovecharte de nuestro trabajo gratuito. En su lugar, valora ser nuestro patrocinador.

14 diciembre 2006

NUEVA LEGISLACIÓN EUROPEA SOBRE PRODUCTOS QUÍMICOS-REACH. (I) Qué dicen las organizaciones ecologistas

Greenpeace España. Noticias
EL REACH APROBADO EN EL PARLAMENTO EUROPEO NO PROTEGE A LAS PERSONAS FRENTE A LOS QUÍMICOS
(el nuevo reglamento sobre químicos, REACH, crea un marco adecuado de gestión de las sustancias químicas pero hace concesiones a la industria que desprotegen la salud pública y el medio ambiente)
13 diciembre 2006

Internacional — El Parlamento Europeo ha votado en plenario una nueva legislación REACH (Registro, Evaluación, Autorización y restricción de sustancias químicas) que, aunque contiene algunas mejoras, todavía queda mucho para que sea un reglamento que asegure protección frente a las sustancias peligrosas, según las organizaciones ecologistas WWF/Adena, Ecologistas en Acción y Greenpeace.
La legislación, cuyo objetivo era sustituir a unas 40 distintas normativas existentes, sólo constituye un pequeño paso hacia un modelo innovador de gestión de sustancias químicas. Entre las nuevas medidas adoptadas, las empresas deberán aportar datos respecto a los impactos a la salud y el medio ambiente de las sustancias químicas que importen o produzcan en grandes cantidades Además, la nueva legislación contiene un mecanismo que obliga a sustituir las sustancias químicas persistentes y bioacumulativas siempre y cuando existan alternativas más seguras.

Los ciudadanos tienen el derecho de solicitar información sobre la presencia de determinadas sustancias químicas perniciosas en artículos de consumo. Incluso antes, las empresas químicas podían poner en el mercado cualquier sustancia química sin suministrar información sobre su impacto en la salud y el medio ambiente. Además, las sustancias químicas peligrosas sólo se prohibían después de que saliera a la luz un escándalo sobre su alta toxicidad.

Como parte negativa de esta nueva ley, existen algunos vacíos legales que aún permitirán el uso continuado de muchas sustancias químicas que son conocidos cancerígenos, que provocan defectos congénitos, enfermedades reproductivas... Otras concesiones para la industria han sido excluir la exigencia de aportar datos significativos de seguridad a aquellas empresas que producen y importan sustancias químicas por debajo de 10 toneladas por año – es decir el 60% de las sustancias químicas que entran el sistema REACH -.

En los próximos años, los políticos europeos necesitarán realizar un seguimiento minucioso de la puesta en marcha de la nueva ley y de la Agencia Química europea, que se creará a raíz de esta nueva legislación para asegurar protección efectiva a la ciudadanía europea frente a las sustancias químicas más peligrosas.

Por otro lado, muchas sustancias químicas “extremadamente preocupantes” quedarán autorizadas en el mercado si los productores afirman que la exposición a aquellas sustancias puede ser “controlada adecuadamente”. De hecho, el enfoque de “control adecuado” no asegura la protección, ya que el ciudadano no se expone a una sola sustancia química sino a un cóctel de sustancias que pueden tener un efecto combinado que se desconoce. Otras razones son, por ejemplo, la vulnerabilidad de las funciones hormonales y de las primeras fases en el desarrollo infantil.

Destacadas asociaciones científicas, grupos de consumidores y empresas innovadores en Europa han lanzado un llamamiento para que todas las sustancias químicas peligrosas sean sustituidas de manera obligatoria bajo REACH, como requisito mínimo y necesario para proteger contra su amenaza.

Las concesiones dadas a la industria y los vacíos legales debilitan el reglamento REACH y lo dejan vulnerable a los intereses de la industria química. Por ejemplo, deja en manos de ésta la posibilidad de ignorar una alternativa más segura a las sustancias existentes y no verse obligados a presentar un plan de sustitución. La nueva Agencia Química europea, ubicado en Helsinki, deberá seguir de cerca la legislación para asegurar su éxito. Si no funciona adecuadamente, las sustancias químicas peligrosas continuarán contaminando el medio ambiente y la salud, y REACH será en un fracaso.

Recibe nuestros artículos en tu correo. Pincha aquí.

Vótalo en y en votar. Y si te gustó el artículo

también puedes difundirlo en Facebook, Twitter, etc. pinchando en:

No hay comentarios:

Si el tamaño de la página no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Ctrl y moviendo la rueda del raton arriba y abajo